fbpx

Río de Janeiro amplía programa de trabajo penitenciario no remunerado

Escucha este artículo


Por ley, a los internos se les debe pagar para que trabajen, pero el año pasado el gobierno de Río creó una nueva categoría de "trabajo voluntario" en el que solo reciben sentencias reducidas

Prisoners exercise during a class by the NGO Arte de Viver, in the Evaristo de Moraes prison in Rio de Janeiro

El gobierno del estado brasileño de Río de Janeiro ha ampliado un plan de trabajo no remunerado para los presos, que los expertos en derechos humanos han denunciado como ilegal, según muestran los documentos oficiales obtenidos exclusivamente por la Fundación Thomson Reuters.

Leer en español: Rio de Janeiro expands unpaid prison labor program

El sistema penal de Brasil ha dependido durante mucho tiempo del trabajo penitenciario barato para mantener sus instalaciones, con los reclusos cocinando, limpiando y manteniendo cuartos.

Por ley, a los internos se les debe pagar para que trabajen, pero el año pasado el gobierno de Río creó una nueva categoría de "trabajo voluntario" en el que los internos solo reciben sentencias reducidas.

El programa se desarrolló como una medida de emergencia para mantener a las prisiones en funcionamiento después de que el gobierno de Rio se quedara sin dinero para pagarle a los presos. Se suponía que el programa terminaría en enero, pero se extendió por 180 días el 25 de febrero y luego se amplió nuevamente.

Los documentos obtenidos, utilizando la Ley de Acceso a la Información de Brasil, muestran que la Secretaría de Administración de Prisiones del estado creó 749 nuevos puestos para trabajadores no remunerados en abril, lo que se traduce en un total de 1,990 internos para satisfacer la creciente demanda de mano de obra en las cárceles.

La Secretaría de Administración de Prisiones del estado no respondió a una solicitud de comentarios sobre la expansión del esquema.

Negar a los reclusos el pago por trabajo contraviene las directrices de las Naciones Unidas sobre cómo tratar a los reclusos. De hecho, los expertos en derechos humanos han dicho que Río estaba obligando a los reclusos a trabajar bajo conceptos de la esclavitud moderna.

Los presos que trabajan normalmente reciben el 75% del salario mínimo (unos 748 reales ($ 194 dólares) al mes) y se les reduce la pena de un día por cada tres días de trabajo.

La fiscal de trabajo Guadalupe Couto, quien se especializa en casos de esclavitud, dijo que se establecería un grupo de trabajo de tres fiscales para investigar la legalidad del programa.

Lea también: El trago amargo que deja la cosecha de café en Centro América

El defensor público de Río, Marlon Barcellos, dijo que era una violación de los derechos colectivos de los presos ofrecerles, como única opción, un trabajo no remunerado.

Barcellos, el coordinador de la Oficina del Defensor Público para asuntos relacionados con el sistema penitenciario, dijo que no se le había notificado formalmente la expansión, pero que estudiaría el asunto.

"Es un acto que viola los derechos colectivos", dijo.

El Mecanismo del Estado para la Prevención y Lucha Contra la Tortura, un organismo independiente creado para documentar las violaciones de los derechos humanos en los centros de detención, instó al gobierno de Río a reanudar el pago de los reclusos.

"Es fundamental que el acceso a las penas reducidas se conceda a todas las personas encarceladas en Río", dijo el organismo en un comunicado.

"Sin embargo, es igualmente importante que exista un plan para que los derechos consagrados en la ley para el trabajo de los presos vuelvan a implementarse en el estado en su máxima expresión".

 

Reuters | Fabio Teixeira
Translated from "Rio de Janeiro expands unpaid prison labor program"

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…