fbpx

La guerra contra el asbesto: en Latinoamérica todavía es legal

Escucha este artículo


Este dañino material sigue siendo utilizado a pesar de que ha sido relacionado con la aparición de enfermedades como el cáncer

La guerra contra el asbesto: en Latinoamérica todavía es legal

El pasado 4 de marzo, Leonardo Gallego, juez administrativo de Bogotá, le puso freno al uso del asbesto en Colombia. El fallo ordena que el Estado implemente una política para sustituir el uso de este material. El plazo para sustituir el peligroso mineral es de 5 años.

Read in english: No more asbestos: in Latin America it is still legal

Gallego tomó la decisión, sujeta a ser apelada y resuelta por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, tras evaluar que este mineral es nocivo para la salud. Diferentes instituciones como el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y la Oficina de Protección Ambiental (EPA) han clasificado este material como cancerígeno.

Sin embargo, el material sigue siendo utilizado para fabricar baldosas, tejas y productos de cemento. Por su parte la OIT, desde 1986, había advertido “que es un peligro para la humanidad, las enfermedades por el asbesto se pueden producir 20 años después de haber tenido contacto con este material”.

La OMS, hace 26 años, advirtió que este cancerígeno incide en el desarrollo de:

  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de laringe
  • Cáncer de ovario
  • Mesotelioma
  • Enfermedades respiratorias, como fibrosis pulmonar

La IARC ha encontrado que hay otros tipos de cáncer que se producirían como:

  • Cáncer de estómago
  • Cáncer de faringe
  • Cáncer de colon y recto

La decisión es histórica y protegería a miles de personas que trabajan y que adquieren productos que contienen este material. No obstante, el fallo ya se ha encontrado con detractores, como el alcalde de Campamento, Antioquia, Jorge Durán. El mandatario alega que este municipio es el único con mina de asbesto en Colombia, lo que dejaría sin empleo a un gran número de personas.

Lee también: ¿Existen las Democracias Verdes? 

La pregunta sería ¿qué es más importante: la vida o la minería? Cifras de la OMS revelan que anualmente se producen 107.000 muertes por contacto directo con el asbesto.

El asbesto en Latinoamérica

Lo interesante es que no solo en Colombia todavía se hace uso de este material. De hecho, de acuerdo con EFE, solo seis países en Latinoamérica lo vetan:

  1. Chile: desde 2002, el país austral prohibió la producción, importación, distribución, venta y uso de materiales que tengan asbesto.
  2. Argentina: la nación gaucha, hizo lo propio en 2003 y eliminó el uso de este material.
  3. Uruguay: al igual que Chile, en 2002, esta nación latinoamericana vedó la producción y comercialización del asbesto.  
  4. Perú: en 2014, el país inca “prohibió el uso de asbesto anfíbol y reguló el uso del asbesto crisotilo”.
  5. República Dominicana: el país restringió el uso de este mineral tras adherirse al Convenio de Rotterdam (2006) y el convenio 160 sobre asbesto.
  6. Brasil: en 2017, el gigante latinoamericano el uso, producción y comercialización de cualquier tipo de amianto.
Te puede interesar: Luto mundial: el cambio climático cobra otra víctima 

En otros países latinos, el uso está regulado, pero no eliminado o prohibido. Por ejemplo, en Paraguay se hace uso, aunque le exigen a las compañías garantizar la seguridad de sus empleados expuestos a partículas de amianto. En Bolivia, hay una ley vigente que ratifica el convenio de la OIT sobre la normatividad para trabajadores en contacto con asbesto.  

En Panamá, el sindicato de trabajadores alega que a pesar de existir normativa para la protección el uso no está restringido o reglamentado. En México, por otra parte, EFE explica que “la Ley General para la Salud y la Ley General para la Prevención Integral de los Residuos prohíbe el uso del asbesto y en 2011 la Ley General de Salud de la Ciudad de México adoptó medidas sobre el uso de ese material para limitar la exposición al mismo”.

 

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…