fbpx

¡Bernie Sanders al ruedo de las presidenciales estadounidenses!

Escucha este artículo

 

Con 50 años de carrera política, Bernie Sanders, senador progresista, buscará llegar al despacho oval de la Casa Blanca en 2020; el camino hasta ahora comienza

¡Bernie Sanders al ruedo de las presidenciales estadounidenses!

50 años como político y un intento por la presidencia en su carrera política, le han valido a Bernie Sanders una lucha infatigable por alcanzar el poder en la potencia norteamericana. Ideas políticas de inclinación progresista y trabajo político independiente, son algunos de los aspectos que conforman su plan de trabajo.

Read in english: Bernie Sanders to the ring of the American presidential!

Recientemente, Sanders, senador por el estado de Vermont, anunció su aspiración por la candidatura del Partido Demócrata definidas en las elecciones primarias, luego de haber perdido ante Hillary Clinton en la misma contienda durante 2016.

Un socialista demócrata

Con 77 años, de los cuales ha dedicado 50 a la política, Bernie Sanders busca la presidencia de los Estados Unidos con el propósito de revolucionar la perspectiva económica y social del país, trayendo a colación sus ideales democráticos socialistas.

Sus inclinaciones progresistas, evidentes durante su trayectoria, han sido una pugna consistente de convicciones sobre la justicia social y la desigualdad; lo que lo ha llevado a formular diferentes propuestas reformistas y graduales con el fin de transformar, por ejemplo, el sistema de salud americano, la educación y la reivindicación de los derechos civiles; propuestas que ha consignado con entereza en su libro "Nuestra revolución, el combate continúa", publicado luego de perder contra Hillary Clinton la candidatura por el Partido Demócrata en 2016. 

Durante un discurso en la Universidad de Georgetown en 2015, se autodenominó socialista demócrata, acuñando que esta vertiente de ideas se trata nada más de un preámbulo real y certero para derrotar la política tradicional estadounidense y así promover una economía justa que beneficie a la clase trabajadora.

“El socialismo demócrata significa que debemos reformar un sistema político que es corrupto, y que debemos crear una economía que funcione para todos, no solo para los ricos”, señaló.

En el mismo discurso, Sanders exaltó el éxito del socialismo democrático en países nórdicos. “Partimos del éxito de muchos otros países del mundo, que han hecho un trabajo mucho mejor que nosotros a la hora de proteger las necesidades de sus familias trabajadoras, de los ancianos, los niños, los enfermos y los pobres”, agregó, con la ilusión de poder replicar estos mecanismos sociales en EE.UU.

Así las cosas, en el anuncio de su candidatura actual por el aval del Partido Demócrata, hecho a través de correo electrónico, Sanders volvió a exaltar la necesidad de trabajar colectivamente para derrotar no solo a Donald Trump, sino a los “intereses especiales” de una “clase política peligrosa” dirigida por el actual presidente.

A su vez, Bernie Sanders tuiteó: “Les pido que se unan a mí como parte de una campaña popular sin precedentes e histórica que comenzará con al menos 1 millón de personas de todo el país”.

Quizá le interese leer: Elecciones en EEUU: 'Kamala Harris: para la gente'

Inicia la carrera

A pesar de que es muy temprano para iniciar la contienda por la presidencia de los Estados Unidos, los demócratas ya empiezan a perfilarse en una nutrida lista de aspirantes a candidato.

Dos de las más escuchadas en el panorama, son Kamala Harris, senadora por California desde 2017, y Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts desde 2013; quienes a pesar de haber anunciado sus aspiraciones con prelación, quedan opacadas ante el poder político y popular que Bernie Sanders todavía posee, después de haber logrado multitudinarias manifestaciones y apoyo en su campaña de 2016.

"Sanders es popular hasta en los feudos de Trump, donde ningún demócrata osaría poner los pies, como en Virginia Occidental, donde logra que multitudes de mineros se desplacen para escucharlo decir que los problemas del país no provienen de los extranjeros, sino de la corrupción y la mala distribución de la riqueza. Y repite que es necesario modernizar las infraestructuras del país para crear empleo", acusa Virginia Rosas de El Comercio. 

Luego de anunciar su candidatura, Sanders logró recoger en menos de 24 horas, 6 millones de dólares de diversas fuentes donantes, en especial, las de los ciudadanos que siguen sus ideas, según lo informó The New York Times. 

Ahora bien, su mayor reto es apropiarse de la energía de un renovado congreso de mayoría demócrata, lleno de nuevas ideas de izquierda por parte de mujeres, jóvenes y minorías étnicas. 

Sus propuestas

Como lo indica su página web, algunas de sus propuestas continúan siendo las mismas que en 2016, las cuales fueron adoptadas por gran parte de los partidarios demócratas.

“Hace tres años, durante nuestra campaña de 2016, cuando presentamos nuestra agenda progresista, nos dijeron que nuestras ideas eran radicales y extremas”, afirma Sanders en texto que publica The New York Times. “Pues han pasado tres años. Y, como resultado de millones de estadounidenses alzándose y luchando, todas esas políticas y más son apoyadas ahora por una mayoría”, añade.

"La sanidad universal, los impuestos altos a los ricos, la subida del salario mínimo o la lucha contra el cambio climático, son sus políticas progresistas", declara Pablo Guimón, corresponsal del diario El País. 

 

LatinAmerican Post | Jorge Becerra

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…