fbpx

Perros, gatos y habitantes de calle en un mismo albergue

Escucha este artículo

 

La alcaldía de Bogotá, Colombia, es pionera en la implementación de hogares de paso en donde los habitantes de calle son bienvenidos con sus mascotas

Perros, gatos y habitantes de calle en un mismo albergue

El Distrito de Bogotá, con el propósito de dignificar la vida de los habitantes de calle y carreteros, puso en marcha este innovador lugar que le permite a los habitantes de calle pasar una noche tranquila, sin dejar en las calles expuestos al frío y los peligros de la noche a sus animalitos de compañía.

Read in english: Dogs, cats and homeless people in the same shelter

Los Mártires está ubicada en la zona centro-sur de la capital de Colombia, es una localidad es de 651 hectáreas, equivalente al 1,7% del suelo urbano de la ciudad, con una población de 94.130 ciudadanos en la cual confluyen cientos de habitantes de calle que se dedican principalmente al reciclaje. Muchos de ellos padecen de graves adicciones a las diferentes sustancias psicoactivas que se encuentran disponibles en las calles gracias a las redes de micro-tráfico presentes por casi toda la ciudad.

Clara Lucía Sandoval, directora del Instituto de Protección y bienestar Animal (IDPYBA) le concedió una entrevista exclusiva a Latinamerican Post en la que expone las razones que llevaron a la alcaldía mayor de Bogotá a implementar este novedoso albergue para humanos y sus mascotas.

Perros, gatos y habitantes de calle en un mismo albergue

“Esto hace parte de toda una política para el cuidado de los Habitantes de Calle. Entonces, dentro de todo ese trabajo, se identifica que hay una población que no está accediendo a estos servicios que se están prestando porque ellos quieren estar con sus animales de compañía. En ese sentido, el Instituto empieza a mirar la forma en que se pueda tener un lugar para la atención de las personas y también de sus animales”, afirmó la alta funcionaria distrital.

En muchos casos, la única familia que los habitantes de la calle tienen para pasar las duras horas, los interminables días de un trasegar sinfín en las calles de la capital colombiana, son sus animales. Bajo el sol y la lluvia, con calor o frío, no hay ser más fiel y bondadoso que aquel que sigue con su mirada a quienes consideran sus dueños y amigos humanos; son los perros los que alientan a los habitantes de calle en los momentos más difíciles. Además, cuando el hambre apremia, son profundamente emocionantes las escenas en las que lo poco que las personas tienen, se convierte en el tesoro a compartir con los peludos que alegran su vida.

Miles de historias de fidelidad y de extraordinaria amistad que merecen ser contadas, se dan diariamente entre aquellos que recorren las calles sin un rumbo fijo y sus mascotas que, al igual que sus dueños, tampoco tienen un destino fijo dónde llegar.

Sandoval asegura que “estos hogares de paso que han venido creciendo por toda la ciudad, acogen con amor a los habitantes de calle y en esos lugares se les provee de servicios de aseo y una cama en buenas condiciones y segura en la que pueden descansar, pero también se realizan actividades de lectura e incluso de capacitación para algunas habilidades, espacios lúdicos en donde las personas se sientan queridas. Pero ahora, en esos albergues temporales, se les está diciendo a muchos de los que allí llegan, que hay uno especial en la localidad de Los Mártires en el que pueden encontrar también personal que recibirá a sus mascotas”.

Pero ¿cuál es el factor diferencial de este albergue, aparte de recibir a las mascotas? 

La directora del Instituto nos cuenta que “todos los servicios que los habitantes de calle y carreteros encuentran en todos los albergues que la alcaldía de Bogotá ha dispuesto por toda la ciudad, los encuentran en este centro, pero además, encuentran camitas para sus perros y gatos, además, charlas de capacitación sobre tenencia responsable para que ellos conozcan la importancia que tiene esterilizarlos, darles cuidados y protección necesaria y también, si se requiere una urgencia veterinaria, lo atendemos de manera inmediata, tenemos servicios de esterilización y por supuesto alimento y bebida”.

Con una exigencia suprema en temas de aseo para las áreas tanto de las personas, como de los animales, se marca un importante factor que impide que animales como pulgas y garrapatas, entre otras, proliferen y puedan causar otro tipo de complicaciones para la salud tanto de una población como de la otra.

Otro de los servicios que presta este hogar de paso es la esterilización gratuita de los perros y gatos que llegan con sus amigos humanos. Al respecto, Clara Lucía Sandoval aclara que este es un servicio voluntario y por convencimiento, “al igual que a ti no te pueden quitar tu perro y esterilizarlo sin que tu quieras, del mismo modo respetamos la voluntad del habitante de calle con respecto a su mascota. Sin embargo, procuramos convencerlos de que esta es la mejor manera de evitar que más perritos y gaticos estén vagando solos por las calles sufriendo toda suerte de dificultades y peligros”.

Perros, gatos y habitantes de calle en un mismo albergue

Esterilización para las mascotas

Se practicaron en Bogotá más de 60 mil esterilizaciones durante el 2018 por parte de la alcaldía mayor en estratos 1, 2 y 3. Estas fueron, no solamente para aquellos perros en condición de abandono o de propiedad de habitantes de calle, sino para personas que desearan adquirir estos servicios. El propósito es incrementar esta cifra durante el presente año con la colaboración de la ciudadanía que se ve interesada en generar procesos para la disminución de mascotas abandonadas vagando y reproduciéndose por las calles.

Lee también: 7 beneficios de esterilizar a tu mascota

Sin embargo, es muy baja la tasa porcentual de negaciones que tienen los habitantes de calle para el servicio de esterilización de sus animales. A través del programa conocido como “Huellitas de la Calle”, combinado con este primer hogar de paso, la alcaldía de Bogotá busca reducir no sólo el número de perros y gatos abandonados, también la dignificación de los que en estos momentos están en compañía de habitantes de calle o solos.

Perros, gatos y habitantes de calle en un mismo albergue

Tratar con una población vulnerable debe ser un trabajo arduo, extenuante y supremamente triste en ocasiones. Cuando se le pregunta a la directora del Instituto de Protección Animal si alguna vez ha llorado al ver a estas personas que van a los albergues con sus perros y gatos, ella, muy sensible y con la voz entre cortada, responde que:

“Más que mis ojos, mi corazón ha llorado en este programa pero de la emoción que despierta ver a los habitantes de calle que cuando juegan con sus perros, parece que lo olvidan todo, no existen problemas, necesidades, no existe la autocompasión en ellos, no existe el hambre o la tristeza, en esos momentos el universo desaparece y pareciera que sólo existieran él o ella y su perrito, eso me emociona, me ha emocionado mucha veces y sí, confieso que me han sacado lágrimas de dicha, de emoción, de felicidad”.

Este es un programa pionero en Latinoamérica, pues en otras ciudades del continente se encargan de los habitantes de la calle y de las mascotas por separado, pero en ningún otro país han combinado el sentimiento de unos y otros para hacerlos comulgar en un solo lugar en que puedan encontrar cuidados, cariño y seguridad para perros, gatos y humanos.

 

LatinAmerican Post | Alberto Castaño 

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…