fbpx

Bolivia: ¿Podrá la oposición frenar a Evo Morales?

Escucha este artículo


La colectividad acude a la OEA y la CIDH para evitar la reelección del mandatario de Bolivia

Bolivia: ¿Podrá la oposición frenar a Evo Morales?

Carlos Mesa, expresidente y candidato presidencial para las elecciones de octubre de este año, encabeza los esfuerzos de la oposición boliviana para frenar la reelección de Evo Morales, que va por su cuarto mandato consecutivo. En primera instancia, la oposición busca el respaldo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Read in english: Bolivia: Will the opposition be able to stop Evo Morales?

Según la agencia AFP, el primer recurso al que apelará Mesa es la Carta Democrática Interamericana de la OEA, que vela por la estabilidad de las instituciones democráticas en los gobiernos del continente. En el pasado la carta de ha convocado en casos como la situación política en Venezuela y el gobierno de Nicolás Maduro.

Esta Carta ha sido ratificada por todos los estados de América. En ese sentido, esta no sirve sino como un instrumento de presión diplomática. La situación en Venezuela no ha tenido un cambio significativo más que el retiro de apoyo internacional por parte de los estados americanos. No parece ser una solución al problema de Bolivia.

La segunda instancia a la que acudirá Mesa es la Corte IDH, el órgano judicial especializado en derechos humanos de la OEA. La Corte podría echar mano de la llamada Convención Americana sobre Derechos Humanos, que contempla el derecho de los ciudadanos a ser elegidos a cargos públicos; este es el centro del desarrollo de esta pugna política. Para entender esto, es necesario entender cómo Morales tiene vía libre para presentarse a las elecciones.

Antecedentes

En 2016, Evo convocó un referendo constitucional para consultarle a los bolivianos si estaban de acuerdo con que el actual mandatario se presentara a un cuarto periodo presidencial. El 51.3 % de los votantes (casi 2,7 millones de personas) le dijeron no a la iniciativa promovida por el mismo Morales.

Así comenzó una batalla judicial por parte del oficialismo para forzar la candidatura del presidente. El Movimiento al Socialismo (MAS), partido al que pertenece el mandatario, ha hecho una fuerte campaña para justificar a través de la cantidad de militantes. Para elecciones primarias de enero pasado, el MAS logró registrar poco más de 900 mil militantes pero solo el 45.6% votó por el binomio Evo Morales - Álvaro García. Esto muestra un apoyo menor al que se esperaba.

Sumado a los cuestionamientos en contra de estas primarias, impulsadas por el MAS, también hubo rechazo por parte de la oposición frente a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Bolivia, que ratificó la candidatura de Morales a través de un fallo. La sentencia apela a la posibilidad de este a presentarse por hacer parte de sus derechos humanos.

Quizá le interese leer:Brasil y México: ¿Cuál es el balance en sus primeros meses de gobierno?

¿Qué puede hacer la Corte IDH?

Dado que la Corte IDH proporciona conceptos alrededor de los derechos humanos, es posible que la denuncia de la oposición boliviana sea apoyada. Por una parte, por tratarse la participación política de un derecho contemplado en las democracias, puede que se impulse la tesis de que Evo Morales está ejerciendo su pleno derecho ciudadano, a pesar de las restricciones constitucionales.

No obstante, y este es el escenario más posible, la Corte puede contemplar la insistencia de Morales y el MAS por presentarse a las elecciones como un atropello a las instituciones democráticas. Es decir, el gobierno actual desconoció el resultado de una consulta popular, fabricó unas elecciones primarias para amasar apoyo y recibió un aval sospechoso por parte del TSJ que pasa por encima de la Constitución. Ninguna democracia plena debería admitir semejante escenario.

Según el portal Tele13, la OEA ya ha manifestado su incomodidad con la situación de cara a las elecciones, tildando el una eventual reelección de Morales como una “sin sustento”. Es probable que esta posición se replique con la Corte IDH, pero podría significar solo otro esfuerzo simbólico por deslegitimar las aspiraciones de Morales.

Finalmente, las encuestas en Bolivia no dan ganador al actual presidente. Según la agencia EFE, Mesa aventaja a Morales por escasos puntos en la mayoría de encuestas, además que este ha declarado en repetidas ocasiones que en octubre se replicarán los resultados de la consulta popular del 2016.  

 

LatinAmerican Post | Iván Parada Hernández

Copy edited by Vanesa López Romero

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…