fbpx

Italia, Alemania y Francia: cuando en el fútbol no hay competencia

Escucha este artículo

 

Juventus, Bayern Munich y Paris Saint Germain no tienen rivales en sus campeonatos domésticos, y las diferencias con el resto parecen ser cada vez más abismales

Italia, Alemania y Francia: cuando en el fútbol no hay competencia

Juventus jugando horrible supera apenas por 1-0 a un limitado AC Milan. PSG por la liga doméstica golea cada 15 días y hace poco, fulminó por 9-0 al Guingamp. En la Bundesliga, el Bayern Munich al menos este año se consiguió con un entonado Borussia Dortmund, pero al revisar y ver que ha ganado las últimas cinco ligas en fila pues no es muy difícil predecir que son el gran candidato a volver a ganarla pese a su mal inicio. Juventus acumula siete seguidas, y PSG, cinco de la últimas seis.

Read in english: Italy, Germany, and France: when there is no competition in football

Dicho panorama no ayuda a recuperar el interés de los aficionados del fútbol mundial por las ligas domésticas del viejo continente, cada vez más supeditadas a lo que genera en ingresos e interés la UEFA Champions League, y a otros torneos coperos que rebosan el calendario anual y tienden a agotar la retina del público, que termina yéndose con el torneo menos predecible de todos, la Champions League, más allá de que en los últimos cinco años Real Madrid y Barcelona se han repartido la gloria.

Ya en la temporada pasada, la edición 2017-18, desde diciembre el mapa europeo de clubes nos mostraba ligas muy disparejas y ya con virtuales campeones. En España, era el Barcelona tras un categórico 3-0 al Real Madrid como visitante, en Alemania el Bayern, en Francia el PSG, e incluso hasta en la que para mí es la mejor de todas, Inglaterra, el Manchester City tenía una ventaja muy importante dejando lo interesante solo para ver quien se ubicaba como segundo de la tabla.

En aquel panorama de inicios de 2018, los amantes del fútbol esperaron con ansias la reanudación de la Liga de Campeones y así, hallar una razón para ver los partidos de sus equipos favoritos. Este año, la situación no es muy diferente, aunque en Inglaterra, el Liverpool solo tiene cuatro de ventaja sobre el propio Manchester City, en España Barcelona cinco sobre el Atlético, pero 10 sobre el Real Madrid. La salvedad está en Alemania, donde el Borussia Dortmund acumula seis de ventaja sobre el Bayern. Pero caemos en lo mismo en Italia y Francia: Juventus tiene 9 de ‘colchón’ sobre el Napoli y PSG 13 por delante del Lille.

Quizá te interese leer: ¿Hincha del fútbol europeo? Estos son los equipos con los boletos más caros

¿Cómo podríamos ver ligas más parejas e interesantes?

Es muy difícil porque todo parte del dinero. Pero no es imposible. Hay cierta élite de equipos, conocidos por todos, cuyo poderío económico les permite desmantelar a equipos de nivel medio, pero con aspiraciones de crecer y por eso, es difícil ver ejemplos como el de As Monaco y el Leicester, ambos de 2016, repetirse por más de un año.

En España, si bien el dominio no es de un solo equipo, sino de dos, un tercero en discordia, Atlético de Madrid ha competido de tú a tú en los últimos 7 años y gracias a eso, es que ha podido reforzar su plantel, aunque en lo que respecta a Ligas domésticas y Champions League ganó menos en ese período que los dos poderosos de siempre. Entonces, en ocasiones, ni así alcanza.

La Juventus, fue el único club italiano que pudo capear el temporal de una liga en crisis y eso le ha permitido armar un equipo de lujo, sin nada que envidiarle a los españoles e ingleses, y por ello, en una liga decadente que este año ha dado muestras de crecimiento con la presencia de Cristiano Ronaldo, no ha tenido rival. Es una grosería, pese al esfuerzo de clubes como Napoli y Roma por derribar tal dominio.

En Francia, PSG y un extranjero como el Manchester City se encargaron de desmantelar al AS Mónaco, único club que le competía a los parisinos y en una larga transición de otros competidores como Lyon y Marsella.

Alemania es un claro ejemplo del rico que le quita a los pobres, el Bayern se suele reforzar anualmente con jugadores provenientes de la propia Bundesliga más que de otros campeonatos y así debilitan al rival local. En Inglaterra hay más paridad y es la liga menos predecible y en la que al menos la torta se la reparten seis clubes (Manchester City, Manchester United, Arsenal, Chelsea, Tottenham y Liverpool), no dos o uno.

La única esperanza para los equipos chicos es cuando uno de los grandes incumplen con el Juego Limpio Financiero o Fair Play Financiero, reglamento que se añadió a los requisitos de licencias en 2011. En pocas palabras, cuando un club no paga a sus jugadores o no paga traspaso a otros clubes, a estos se les niega el acceso a competiciones de la UEFA. PSG y Manchester City estuvieron a punto de caer por incumplimiento, pero muchos aseguran que su poder va más allá de estas normativas. Si es así, es mucho más difícil esperar ligas parejas pues así los grandes clubes se equivoquen, jamás serán castigados.

Desde nuestro punto de vista y aunque parezca utópico, la UEFA debe promover, algún mecanismo similar al del Fair Play Financiero, para evitar que en una misma liga un equipo tenga en un solo jugador más millones invertidos que su rival en toda su nómina, que exista un mecanismo que establezca límites. Las ligas podrían establecer situaciones similares a los draft del deporte profesional norteamericano, brindando la oportunidad a los equipos pequeños de fortalecerse con algún jugador de mayor nivel. Si no implementan nada, las ligas europeas perderán cada vez más interés, y cuidado si no comienza a ocurrir algo similar con la Champions League. Amanecerá y veremos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de temploblanco_ {1'1k} (@temploblanco_) el

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…