fbpx

¿Netflix nos está consumiendo?

Escucha este artículo


Netflix tiene ahora muchos haters pero también muchos fans. La plataforma más importante de streaming ha cambiado la forma en que vemos televisión, ¿ha sido esto para bien o para mal?

¿Netflix nos está consumiendo?

Sin duda alguna, Netflix ha cambiado la forma en la que consumimos televisión. En un principio Netflix y los otros servicios de streaming significaron una ventaja por encima de la televisión por cable: podías ver tus series favoritas sin anuncios comerciales y sin horarios, cuando tu quisieras. No fue sorpresa cuando muchos dejamos de ver la televisión por cable para empezar a ser suscriptores de Netflix, pues es más fácil y cómodo. Sin embargo, los servicios de streaming y sus ventajas han traído también otras consecuencias, ya no solo para la televisión, sino también para la pantalla grande. Revisémoslas.

Read in english: Is Netflix consuming us?

¿Nos está consumiendo?

Netflix empezó siendo solo un servicio de streaming. Es decir, un mediador entre nosotros, el público, y las productoras. Así, Netflix nos traía a la casa mensualmente un catálogo de películas y series a cambio de una suscripción mensual. Luego se conviritió también en productora, entonces su catálogo se amplió. Ahora pareciera que solo consumimos originales de Netflix. Sin duda, el contenido que produce Netflix es de alta calidad, pero que seamos adictos a ver sus series y películas originales no se debe solo a la calidad de sus producciones. Dado que consumir contenido a través de la plataforma es la manera más fácil de ver televisión, no es sorpresa que ahora limitemos nuestra demanda de series al catálogo de Netflix. Y dado que Netflix nos promociona con mayor ahínco en el inicio de la plataforma sus propias producciones, por obvias razones, nosotros nos vemos seducidos por ellas. 

De esta manera, Netflix se encarga de que consumamos, sobretodo, su catálogo original. ¿Qué significa esto? Puede significar, por un lado, que la plataforma ha limitado en gran medida nuestro consumo de contenido. Ahora es normal que la  pregunta cuando le recomiendas una película o una serie a alguien sea "¿está en Netflix?" pues es la manera más cómoda de consumir series y películas. En este sentido, Netflix parece consumirnos, obligarnos a ver solo sus producciones originales y a ir sacando de taquito a otros contenidos que también están en la plataforma pero que no son igualmente publicitados. Así, es una pérdida para nosotros, los consumidores, que ahora tenemos, en teoría, menos oferta de producciones, pues el servicio de streaming no es ya un mediador sino una productora que nos hace ver solo su contenido original.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Netflix Latinoamérica (@netflixlat) el

Lea también: América Latina se toma Netflix: 4 series que todo latino debería ver

¿Qué contenido estamos consumiendo?

Ahora, echemos un vistazo al cotenido que Netflix "nos hace ver". En primer lugar, no puede negarse que es un contenido variado y diverso. Netflix ha producido contenido variado en términos de géneros y de formatos: hace terror, ciencia ficción, documentales, comedias románticas, stand up comedy, thriller, animados, etc. En este sentido, aunque podría decirse que Netflix nos limita a los espectadores con contenido exclusivo de su productora, no puede decirse que el contenido sea limitado, pues encontramos series y películas para todos los gustos y de distintos formatos. Por otro lado, la productora ha demostrado un gran interés por el talento de los países a los que entra. Se encuentran en la plataforma producciones originales de muchos lugares alrededor del mundo. Así, aunque no haya diversidad de productoras en la plataforma, sí la hay en series y películas de distintas partes del mundo y en esta medida Netflix sí hace el papel de mediador, pues nos trae a América Latina, por ejemplo, producciones alemanas y españolas, contenido que no estaba al alcance de nuestra mano antes. Y visceversa, lleva el contenido latinoamericano a otras partes del mundo.

Según esto, tal vez la limitación de productoras se vea compensada por la diversidad de producciones. Distinto es de, por ejemplo, las películas que podemos ver a través de la televisión por cable: provenientes de distintas productoras, pero la mayoría son norteamericanas. Llevamos mucho tiempo consumiendo casi exclusivamente contenido estadounidense y tal vez Netflix haya llegado a cambiar esto un poco. Creo que si bien Netflix se está apoderando de nuestra forma de consumir televisión, está aprovechando ese poder para traer a la pantalla chica producciones de buena calidad de alrededor del mundo y documentales de gran valor político. Netflix usa su voz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sr.Sömmer (@sr.sommer) el

 

¿Cómo afecta esto a la industria cinematográfica?

Ahora, no solo Netflix sino las plataformas de streaming en general ya no están cambiando solo nuestra forma de ver televisión sino también nuestra relación con el cine. En la carta abierta a Netflix que publicó el Film Journal, se expresaba el inconformismo de algunos profesionales de la industria porque la plataforma se niega a estrenar sus películas primero en las salas de cine y se argumentaba que las plataformas de streaming acabarían con el cine europeo como es concebido hasta ahora. Según el portal espinoff, esta negativa de Netflix puede deberse a que, dado que sus producciones generan tanta expectativa, la exclusiva puede traerle suscriptores. Distinto del servicio de streaming, ahora también productora, Amazon, cuyas producciones no generan aún tanta expectativa y por eso prefieren estrenar sus películas primero en salas de cine. 

Lo cierto es que las películas hechas para la pantalla chica existen desde hace mucho. HBO, antes de contar con un servicio de streaming, ya producía películas originales exclusivas de sus canales por cable. En los premios Globo de Oro hay incluso una categoría para la Mejor Película o miniserie hecha para televisión, y esta existe antes de las series web y los servicios de streaming. Lo que pasa es que solo hasta este momento, el cine web y para la pantalla chica representa una competencia para el cine para la pantalla grande. Y no solo una competencia económica sino una competencia en los reconocimientos. Nunca antes una película hecha para televisión había sido galardonada en un festival europeo, y este año Roma, original de Netflix, ganó el León de Oro en el Festival de Venecia. Hay algunos, claro, que siguen defendiendo a su nicho, como el festival de Cannes, que no contó con la participación de esta película por ser una película producida por un servicio de streaming.

Lo que prueba esto es que tal vez la industria cinematográfica no estaba preparada para un poco de competencia. Nosotros como consumidores lo que podemos hacer es ampliar nuestro espectro. Consumir lo mejor de Netflix pero sin limitarnos solo a él, no olvidemos que existen otras plataformas y otras productoras pequeñas que nos pueden ampliar la oferta de contenido. 

 

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

*La opinión del redactor no representa la del medio

Otros

El encierro también libera

¿Qué logramos con nuestra presencia, aportar o arrebatar? No es el hecho de quedarnos ausentes para siempre, sino de saber cómo quedarnos