fbpx

¿La UEFA debería cambiar los sorteos en la Champions League?

Escucha este artículo

 

Tres series de octavos de final dejarán a tres grandes europeos eliminados de la competición. A partir de esa posibilidad, evaluamos las condiciones de los sorteos del torneo

¿La UEFA debería cambiar los sorteos en la Champions League?

Atlético de Madrid, Juventus, Liverpool, Bayern Munich, Paris Saint Germain y Manchester United, tres de estos seis grandes equipos europeos de la actualidad y de la historia en algunos casos, se despedirán de la presente edición de la UEFA Champions League apenas en la fase de octavos de final, tras el sorteo celebrado a inicios de esta semana en Nyon, Suiza.

Read in english: Should UEFA change the draws in the Champions League?

Si bien es cierto que, desde el punto de vista del fanático, se garantizan grandes duelos desde la primera ronda de eliminación directa, lo cual es siempre atractivo, no es menos cierto que otro sector de especialistas consideran que varios de estos cruces de ‘muerte súbita’ se pudieran evitar si en el sorteo de octavos de final (la ronda en la que más se critica esta forma de determinar los emparejamientos), se eliminaran las condicionantes como “no pueden enfrentarse equipos de un mismo país”, y algunos otros más radicales, “no pueden enfrentarse equipos que ya estuvieron en el mismo grupo”.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de FutbolMundial.24/7 (@futbolmundial.24.7) el

 

Yo estoy de acuerdo con que el sorteo debería ser más puro y sin condicionantes, aunque debo admitir que ver en octavos de final un encuentro que ya se dio dos veces en la fase de grupos me resultaría algo aburrido. Lo del mismo país no lo comparto, pues si les toca jugar porque la suerte así lo decidió pues que jueguen.

Algunos han asegurado en los años recientes, que la UEFA se cuida en salud para evitar en fases tempranas un Real Madrid vs Barcelona, por lejos el duelo europeo de mayor marketing en los últimos años y en el que apuestan pueda darse pronto como una final, lo cual hasta la fecha no ha ocurrido.

Entonces, partiendo del último punto, cuesta creer que el sorteo sea 100% al azar. Sin embargo, a la UEFA tampoco le conviene una final con equipos de un mismo país, pues el partido pierde interés y este a su vez, se focaliza en una sola nación. De las últimas seis ediciones de la Champions League en tres el partido por el título ha tenido como protagonistas a clubes de una misma confederación.

En 2013, Bayern Munich versus Borussia Dortmund, y en 2014 y 2016 Real Madrid vs Atlético de Madrid, en este caso, peor aún, dos equipos de una misma ciudad. Por lo que, haciendo análisis de la situación, tampoco podemos asegurar que sea tan premeditado el sorteo si se quiere evitar una final como las anteriormente mencionadas.

Pero mantengo mi posición de que el sorteo debe ser cambiado y quitar las condicionantes para evitar suspicacias y comentarios. Para nadie es un secreto que el camino hacia la final para los equipos importantes suele ser más accesible que el de otros clubes.

Para nadie es un secreto que nombres como Real Madrid, Barcelona, Manchester United y Juventus, son atractivos para los ingresos televisivos y la idea es hacerles el camino más sencillo para que las posibilidades de jugar la final se incrementen, por lo que al menos fuerte o con menos fanaticada le corresponde hacer una campaña casi perfecta para aspirar llegar al partido por el título. Como por ejemplo lo consiguieron Atlético de Madrid en 2014, y el Liverpool en la campaña anterior.

Quizá te interese leer: ¡Averigua por qué peligra la Champions League!

¿Cuáles son las desventajas del sistema actual?

La primera desventaja es que no puede evitar partidos tan atractivos en fases tan tempranas, aunque claro, si alguno de los favoritos no cumple con la lógica de ser primero de grupo sino segundo (otra vez como Atlético y Liverpool) casi indefectiblemente le corresponderá jugar contra un fuerte.

Ahora bien, el no poder jugar contra rivales de un mismo país en los octavos de final desbarata muchas veces la justicia. El año pasado clasificaron a octavos de final los cinco equipos ingleses y cuatro de ellos quedaron primeros de grupo, y el único que no lo logró, el Chelsea, -al no poder jugar contra su mismo rival de grupo ni con los otros cuatro primeros (porque eran de su país) -estaba indefectiblemente destinado a verse las caras con el Barcelona de España, como terminó pasando. Chelsea fue segundo detrás de la Roma solo por diferencia de goles.

Este año, el Atlético de Madrid por ser segundo, nuevamente por diferencia de goles, estaba destinado a un rival de peso: porque Real Madrid y Barcelona primeros de grupo no podían enfrentarle, tampoco el Dortmund que ganó su zona. Sus rivales podrían ser Bayern Munich, Manchester City, PSG, Juventus (como en efecto ocurrió), y en menor medida el Porto de Portugal. Su suerte estaba sentenciada y en vez de 7 posibles rivales, prácticamente tenía cuatro asegurados, lo cual le quita la emoción al sorteo, pues algunos clubes ya van sentenciados antes de salir las esferas del bolillero.

Estamos seguros de que, sin condicionantes, el sorteo de octavos de final nos traería partidos igualmente de muerte súbita en una fase media del torneo, pero al menos ningún equipo iría sabiendo su suerte de antemano, tomando como base los equipos de su país que también clasificaron y su otro rival clasificado de primera fase. Quizá hasta pudiéramos ver un Barcelona vs. Real Madrid si alguno de los dos clasifica como segundo, como ocurrió con el elenco merengue en las dos recientes ediciones (2016-2017 y 2017-2018) en la que terminó alzando ‘La Orejona’.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

*La opinión del redactor no representa la del medio