fbpx

Venezuela asume presidencia en la OPEP: ¿Qué significa este cargo?

Escucha éste artículo

 

La presidencia de la Conferencia de OPEP es rotativa, con Venezuela a la cabeza buscarán recuperar el precio del crudo y estabilizar su comportamiento.

Venezuela asume presidencia en la OPEP: ¿Qué significa este cargo?

La semana pasada el presidente de la petrolera estatal venezolana PDVSA, Manuel Quevedo, reveló que Venezuela tomará las riendas de la Conferencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en el cargo de presidente.

Read in english: Venezuela assumes presidency in OPEC: What does this position mean?

La edición número 176 de la conferencia será llevada a cabo en Vienna, Austria, sede de la organización, en abril de 2019. 

El cargo de presidente de la conferencia tiene naturaleza rotativa: cada año se designa un presidente y un presidente alterno que suple al principal cuando este no ejerce su cargo. La labor principal del presidente de la conferencia es presidir las discusiones y el desarrollo de la agenda durante la conferencia; sin embargo, el cargo no tiene poder más allá de los eventos de este tipo.

El nombramiento de Venezuela significa que los líderes de la industria petrolera en este país podrán elegir al individuo que ocupará el cargo. En este caso, este será el mismo presidente de PDVSA y ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo.

La presidencia alternativa será ocupada por Argelia, el ministro de Energía Mustapha Guitouni será el representante de la nación africana.

Una Venezuela débil encabeza el ‘cartel del petróleo’

En este preciso momento la OPEP está concentrada completamente en elevar los precios del petróleo a como de lugar. En la conferencia que acaba de terminar, presidida por los Emiratos Árabes Unidos, los países miembros de la organización se comprometieron a cortar la producción de crudo en 800.000 barriles diarios.

Sin embargo, para Venezuela reducir la producción no debe ser un reto, pues la crisis económica por sí sola se ha encargado de que la producción de crudo de Venezuela este en caída durante los últimos años, algo que preocupaba a las autoridades de la OPEP pero que no ha impedido que se le otorgue la presidencia al país latino.

Lea también: ¿Por qué la OPEP pierde a uno de sus miembros más antiguos? 

La producción de Venezuela cerró este año en 2,2 millones de barriles diarios según el portal Europapress, pero todo indica que caería hasta 1,5 millones de barriles diarios para 2025.

En el contexto de la OPEP, incluso en un momento dónde recortar la producción es beneficioso para cumplir con las metas de precio por barril, el deficiente nivel de producción de Venezuela es preocupante. Esto principalmente porque le quita poder a la organización que sus miembros no contribuyan significativamente a la producción global de crudo, la OPEP necesita que los aportes de sus países miembros sean suficientes como para que las decisiones de la organización afecten el mercado global en conjunto.

Pero, en un segundo lugar, Venezuela es uno de los pocos países miembros que cuenta con reservas petroleras probadas que compiten con las de Arabia Saudita. Por su increíble producción, Arabia Saudita es considerado frecuentemente como un líder de facto de la OPEP, pues sin importar si acata o no las decisiones de la organización, las acciones que toma respecto a la producción de petróleo a nivel doméstico son suficientes como para determinar el comportamiento de los mercados internacionales completos.

Si Venezuela no está en forma y produciendo bien para hacer un contrapeso, el poder comparativo de Arabia Saudita incrementa, algo que puede dañar la estabilidad de los mercados de crudo.

La meta de Venezuela

La agenda de Venezuela puede resultar diferente a la de muchos otros países miembros de la organización. Mientras que la mayoría están preocupados únicamente por el precio del crudo y a esto limitan su participación en la OPEP, países como Venezuela e Irán ahora tienen preocupaciones con lo que respecta a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos.

Para Venezuela la presidencia de la OPEP se presenta como una oportunidad para combatir, desde el poder y los mercados internacionales, las sanciones económicas que le han impuesto. El presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, ya se ha pronunciado al respecto.

“Nosotros rechazamos las sanciones en contra de nuestro país. El ataque a la economía de una nación productora de petróleo tiende a desestabilizar el mercado petrolero mundial” aseguró Quevedo.

Es quizás aquí en dónde recae el principal objetivo de Venezuela mientras ocupe el cargo presidencial en la OPEP: en conseguir la influencia necesaria para contrarrestar las sanciones impuestas por Estados Unidos.

 

LatinAmerican Post | Pedro Bernal

Copy edited by Luisa Fernanda Báez Toro

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…