fbpx

La tecnología está al servicio de la guerra

Escucha éste artículo


EE. UU. y Francia acaban de contratar servicios de compañías como Microsoft para dotar a sus ejércitos de elementos tecnológicos para el combate

¿La tecnología está al servicio de la guerra?

La innovación tecnológica es tan maravillosa y constante que puede servir en cualquier campo. Sin embargo, sus más recientes usos han abierto la polémica: los ejércitos de Estados Unidos y de Francia acaban de introducirse en materia tecnológica para potenciar su efectividad y letalidad en combate, levantando varios detractores. ¿Qué elementos tecnológicos utilizarán en sus operaciones?

Read in english: Technology is at the service of war

Ejército de los EE. UU.: lentes para mejorar todos sus sentidos

La poderosa compañía tecnológica Microsoft firmó un contrato con el ejército de Estados Unidos por 480 millones de dólares para dotar a sus soldados con 100.000 unidades de gafas de realidad mixta (combinación de realidad virtual y realidad aumentada), llamadas HoloLens. El acuerdo salió a la luz los primeros días de diciembre.

Según la BBC, el gobierno norteamericano afirmó que las HoloLens “incrementarán la capacidad letal de los soldados, al mejorar la habilidad de detección, decisión y enfrentamiento al enemigo”. Las gafas son capaces de reproducir hologramas sobre imágenes reales y de trabajar autónomamente, pues no necesita de ninguna computadora ni de ningún celular para funcionar.

Los lentes, creados por el ingeniero brasileño Alex Kipman, multiplicarán las destrezas de los soldados gracias a características como la visión nocturna, protección auditiva y conexión wifi. Además, de acuerdo con la BBC, los lentes poseen sensores térmicos capaces tanto de monitorear conmociones cerebrales como de medir signos vitales como la respiración y la capacidad de lectura.

Ejército de Francia: patineta voladora

El pasado 24 de noviembre, en el Foro de Investigación de Defensa, el Ejército de Francia presentó la Flyboard Air, una patineta voladora desarrollada por Franky Zapata, piloto y empresario francés especializado en la creación de vehículos acuáticos y aéreos.

En la demostración de innovación y poderío militar, un piloto maniobró la patineta voladora sobre el río Sena en París, demostrando la eficacia y seguridad de este artefacto. De acuerdo con CNN, la compañía de Zapata afirma que la Flyboard Air tiene una autonomía de vuelo de 10 minutos y puede alcanzar una velocidad máxima de 150 km/h.

El secretario de Estado para Asuntos Digitales, Mounir Mahjoubi, afirmó en su cuenta de Twitter oficial que “este es un hoverboard militar. Nuestro ejército siempre debe estar a la vanguardia de la innovación”. La Flyboard Air fue desarrollada con éxito gracias al financiamiento gubernamental que recibió Zapata, estimado en 1,5 millones de dólares, con el objetivo de mejorar el dispositivo para uso militar.

Lee también: Estas son las tecnologías sensibles que EE.UU se niega a darle a China

De acuerdo con Infobae, los objetivos principales de la Flyboard Air son neutralizar hombres armados en labores de reconocimiento, evacuar heridos, ejecutar combate urbano y trabajar en labores antiterroristas, además de otras actividades de guerra. “La innovación está en acción con este flyboard, que es esencial para preparar los combates del mañana”, sostuvo Florence Parly, ministra de Defensa francesa.

 

 

 

Las personas no quieren que la tecnología esté al servicio de la guerra

Millones de personas en el mundo defienden la postura de que la tecnología debe servir a la humanidad, procurando su bienestar, y no debe ser desarrollada para lastimarla ni destruirla. Este también es el pensamiento de cientos de empleados de Microsoft, empresa que firmó el contrato con el ejército norteamericano para dotarlo con las HoloLens.

Según la BBC, estos empleados emitieron un comunicado a mediados de octubre en el que pedían a Microsoft retirarse del proyecto JEDI (Joint Enterprise Defense Infrastructure) con el cual trabajarían para el Pentágono, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Los empleados exigían que las tecnologías no se usaran para causar dolor o sufrimiento humano. “Si Microsoft es resposable de los productos y servicios que fabrica, necesitamos establever líneas éticas claras”, sostiene el comunicado.

Sin embargo, Brad Smith, presidente y director jurídico de Microsoft, sostuvo que la compañía continuará vendiendo su software al ejército norteamericano, y que los empleados que tengan diferencias éticas con los proyectos desarrollados pueden cambiarse de puesto de trabajo dentro de la empresa.

Los empleados de Microsoft no son los únicos en tener esta postura de rechazo a la tecnología sirviendo a la guerra, pues los trabajadores de Google protestaron a mediados del presente año y provocaron que la compañía no renovara su proyecto Maven, el cual desarrollaba inteligencia artificial con el Pentágono. “Creemos que Google no debería participar en el negocio de la guerra”, afirmó la empresa después de retirar su proyecto, según la BBC.

Por ahora, la tecnología iniciará labores fuertemente al servicio de la guerra, sin tener un previo aviso o estudio de la gravedad de las consecuencias que esto podría tener. La polémica acaba de surgir.

 

LatinAmerican Post | Javier Aldana

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…