fbpx

Dejemos el odio y vivamos en paz

La xenofobia es un gran problema que está afectando a muchos países de Latinoamérica y las redes sociales solo ayudan a aumentar esto

Así se puede disminuir la xenofobia

La incapacidad de los gobernantes de países como Honduras, Venezuela, El Salvador y Nicaragua de trabajar por el bienestar de su gente, asumiendo sus gobiernos como un acto de servir para mantener un bienestar general y no como un lucro económico personal, sumado a otras problemáticas producto de masivas violaciones a los derechos humanos, ha hecho estallar un éxodo migratorio en toda Latinoamérica. 

Read in english: This is how we can reduce xenophobia

"No hay cómo vivir" es la frase en la que la mayoría de migrantes coinciden cuando responden a medios internacionales que indagan en las causas de su exilio. En su intento por buscar una mejor vida, madres cabeza de familia, mujeres en estado de embarazo, niños, jóvenes y adultos mayores caminan expuestos al sol, al hambre, al frío, a enfermedades y algo más grave: la xenofobia.

Pero ¿cómo mitigar el rechazo hacia el migrante? La respuesta, en el caso de Colombia, puede ser visibilizando al buen migrante que es aquel que se adapta a las leyes del país, que no las infringe, que es agradecido y que sabe comportarse.

En tal panorama, los medios de comunicación juegan un papel importante. Si se cuenta en la televisión, radio y prensa escrita al tipo de migrante que menciono, el colombiano empezará a tener un imaginario positivo del migrante venezolano en nuestro caso. Estoy seguro que será tratado de una forma más amigable.

Sin embargo, los medios de comunicación perdieron el poder de ser los únicos en informar y mostrar su contenidos desde su mirada. Hoy las redes sociales informan y lo hacen sin ningún tipo de filtro.

El problema es que la información que se muestra está contribuyendo a aumentar la xenofobia. Basta con navegar en tu red social para encontrarte con videos o imágenes que muestran a ese migrante que infringe la ley y no sabe comportarse.

Esto, sin duda alguna, aumenta la xenofobia y pone en riesgo la imagen de quienes sí se saben comportar. A pesar de dicho problema, las redes sociales también pueden destacar lo bueno en pro de mitigar la xenofobia.

Lea también: Dos años del acuerdo de paz: ¿Y los indígenas Embera? 

Más allá de las redes, existe otro problema y es el alto nivel de competencia que representa el migrante en términos laborales. En Colombia, las débiles políticas de generación de empleo tienen a colombianos compitiendo con venezolanos por un puesto de trabajo. 

Lamentablemente, algunas empresas deciden contratar más venezolanos que colombianos, pero pagándoles mucho menos. Como consecuencia, esto ha creado una rabia colectiva hacia el venezolano.

Por lo tanto, las empresas colombianas ayudarían a mitigar la xenofobia contratando por igual y con el mismo salario a venezolanos y colombianos, que cambiaría únicamente por su nivel de experiencia y estudio. Así se evitaría caer en el error de preferir uno más que al otro y se puede mitigar la xenofobia.

Dejar de naturalizar la xenofobia hacia el migrante y rechazarla desde cualquier lugar en donde la presenciamos ayudaría a mitigar la xenofobia, pues si no somos parte de la solución, nos convertimos en constructores del problema.

 

LatinAmerican Post | Edwin Guerrero Nova

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

Escucha éste artículo

 

Otros

Ni silencio ni olvido

Guardar silencio y no denunciar legalmente los abusos sexuales por miedo, no evita que sigan pasando, peor aun, recrudece la violencia sexual.