fbpx

El polémico escándalo de Rosalía por su nuevo disco

La cantante catalana acaba de lanzar su disco ‘El mal querer’, en el que se encuentra su éxito ‘Malamente’ y la polémica se ha desatado en España

El polémico escándalo de Rosalía por su nuevo disco

La cantante Rosalía es sin duda un fenómeno musical. Se llevó dos Grammys Latino por su sencillo ‘Malamente’ este jueves pasado y el video musical de esta canción tiene ya más de 34 millones de vistas. En su disco la cantante hace fusiones entre el flamenco, su más clara influencia musical, y otros ritmos como el trap y el pop. En España se ha desatado una polémica alrededor de que una catalana esté volviendo comercial la música gitana del sur de España.

Read in english: The controversial Rosalía scandal for her new album

La polémica

Podría decirse que la polémica empezó, como muchas, en redes sociales. Noelia Cortés, una usuaria gitana de Twitter, explicó a través de este medio en diciembre del año pasado porqué la música de Rosalía le parecía ‘antigitanista’. En respuesta a esta crítica, el periodista Raúl Guillén escribió una columna para el medio Jenesaispop, revista de cultura pop española, en la que argumentaba que, muy por el contrario de ofender la cultura gitana, lo que hacía Rosalía era abrirle las puertas a otro público como ya antes lo han hechos otros como Paco de Lucía.

A esto, Noelia Cortés, quien habría iniciado el debate en redes, responde con otra columna en el mismo medio en la que expresa la molestia que le causa que la llamada salvadora del flamenco sea una joven catalana ‘disfrazada’ de romaní. Dice también que se apropia de una música de resistencia de un pueblo oprimido, el gitano.

Lea también: ¡Dejen de criticar el reguetón! Hasta Beyoncé lo ama

¿Cuáles son los límites de la apropiación cultural?

El tema de la apropiación cultural ha sido un tema muy comentado en los últimos años. Sin duda la música de Rosalía no es el primer caso. Hay muchos de cantantes de música pop que se valen de símbolos de otras culturas para su estética y para su puesta en escena. Pero, ¿cuál es el realmente el límite de la apropiación cultural y de las influencias musicales?

Rosalía no es andaluza, es catalana. Y a toda vista se ve que no es gitana. Pero ¿depende del color de la piel si puedes o no cantar flamenco? Si bien es cierto que el flamenco ha sido una música de resistencia durante siglos, también es cierto que dado la cultura nómada gitana, este ritmo se ha esparcido por toda Europa, por su naturaleza misma.

Detrás del blues, por ejemplo, está el grito de los esclavos negros en las plantaciones de Louisiana. Este ritmo fue mutando al jazz y luego al swing, que bailaban los blancos en los clubes del sur de Estados Unidos. Así, creo que es de mayor valor que estos ritmos, que eran la música del oprimido, llegaran a los clubes a donde bailaban los blancos, pues es a las esferas de poder a donde debían llegar, y no quedarse en las plantaciones para siempre. Lo mismo ocurrió con el rap y el hip hop. Cuando Eminem quizo firmar su primer contrato con Dr. Dre, muchos le aconsejaron a este último que no lo hiciera porque Eminem tenía los ojos claros y era rubio. Él, al ver el talento de este joven Eminem, decidió hacerlo igual. Y es que el rap no podía quedarse en las calles de Nueva York o Los Ángeles, debía sonar en la radio, debía acompañar a los riots de los años 90 en Los Ángeles, pues hablaban de una realidad, hablaban de racismo.

En este sentido, creo que es más importante que estos ritmos que vienen de una resistencia alcancen las esferas de poder, que se esparzan por todo el mundo para que todos podamos escucharlos, no solo por su mensaje sino por su calidad musical. Es preferible el esparcimiento de estos ritmos que la defensa de una pureza. Considero, además, que esto no es solo bueno que pase, sino que es inevitable. Hoy en día en este mundo globalizado en el que vivimos es casi imposible que los ritmos alrededor del mundo no se mezclen. Shakira claramente no es una mujer árabe, nació al otro lado del planeta. Pero usa estas influencias en su música e hizo que en Colombia los adolescentes escucharan estos ritmos en los años 90, ritmos originarios del otro lado del planeta.

El caso flamenco

En el caso del flamenco, además, debemos recordar que tiene también influencias árabes, ¿es esto entonces apropiación cultural de una comunidad oprimida? No, es una influencia musical. El flamenco toma elementos de la música árabe y no es acusado de lo mismo de lo que se le acusa a Rosalía. Es claro que todo esto debe hacerse con respecto. Es totalmente legítima la molestia de Noelia Cortés al sentir que la cantante ‘se disfraza’ de gitana, pero considero injusta la acusación de antigitanismo. Creo que es posible amar y admirar ritmos y símbolos de otras culturas y, por qué no, usarlos en la propias producciones culturales, siempre y cuando se haga con respeto. 

 

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

 

Escucha éste artículo