fbpx

¡Necesitamos ampliar la licencia de maternidad en Colombia!

El debate sobre si se debe aumentar o no el tiempo de permiso para las madres que tienen bebés debe ir más allá de los intereses de los adultos

¡Necesitamos ampliar la licencia de maternidad en Colombia!

En Colombia, integrantes del Senado han hecho la propuesta de ampliar de 18 a 24 semanas la licencia de maternidad para las mujeres. Esta idea ha generado un debate en torno a si es conveniente o no, ya que tiene implicaciones directas en el sistema laboral del país, concretamente en lo que se refiere a la estabilidad de empleos.

Según Alicia Arango, ministra de Trabajo, el aumento no sería factible debido a que ya existen permisos especiales que se ofrecen a padres o a madres con hijos en condiciones especiales de salud. Por su parte, los empresarios han manifestado que no están de acuerdo con la aprobación de la iniciativa, ya que plantearía una estabilidad reforzada a los trabajadores que causaría estragos serios, incluso la quiebra.

Te puede interesar: Permiso de paternidad, una cuestión geográfica

En medio de las discusiones sobre si llevar a cabo o no la medida, se ha recordado que en Colombia aún son muchas las empresas y organizaciones que ven con malos ojos que una mujer en su nómina quede embarazada. Además, varias mujeres en estado han tenido que soportar despidos sin causa justa.

Además, especialistas en temas médicos y sociales han llamado la atención acerca de la importancia de que la madre esté junto a su bebé tanto tiempo como sea posible en sus primeros meses de vida. Tanto en cuanto a alimentación como en cuanto a otros elementos del desarrollo humano del nuevo ser, algo de lo que poco se habla en los ámbitos políticos y económicos.

La trabajadora social Tatiana Zamudio señala, como argumento a favor del aumento de la licencia de maternidad a 24 semanas, la importancia de la alimentación de las criaturas: "(Este) es el tema principal, aunque hay otros detalles. Pero (además de) el tema de la lactancia exclusiva durante los seis meses iniciales, que es básica y fundamental para la salud del bebé, aparte de la crianza con apego, es necesario el contacto madre-hijo y el cuidado exclusivo de la madre, con el apoyo del padre en lo posible. (Así, se) hace indispensable que esta medida sea aprobada".

Zamudio es enfática al señalar que la ciencia ha demostrado que un pequeño alimentado exclusivamente con leche materna, mínimo durante sus primeros seis meses de vida, desarrolla condiciones de salud mejores que las de otro que no ha sido nutrido de esta forma.

Por otra parte, "la leche que se almacena cuando la madre se extrae la leche va perdiendo propiedades de alguna manera y no es lo mismo emocionalmente para el bebé darle la leche materna con un biberón que dárselo en su empaque natural, digámoslo así, que es directamente del seno de la madre", asegura la especialista.

A esto hay que agregar el hecho de que la lactancia es una actividad que requiere espacios y momentos especiales. Ciertamente, los ambientes laborales en los cuales nos movemos difícilmente los ofrecen.

Lee también: ¡Cuidado! La preeclampsia podría poner en peligro tu vida y la de tu bebé 

La crianza con apego, concepto señalado por Zamudio, debe también ser considerada ponderadamente en el debate. Su origen está en el "attachment parenting" acuñado por el pediatra estadounidense William Sears y desarrollado junto a su propia familia. Este indica una forma de crianza cimentada en la cercanía entre padres e hijos pequeños, y en la permanente atención hacia estos a partir de una idea fundamental: durante los primeros meses de vida de un bebé, sus necesidades y deseos son una misma cosa.

Como ideas para responder a esta realidad, los Sears han propuesto ocho ideas básicas conocidas como "las 8 B" (debido a que en inglés se identifican con palabras o expresiones que comienzan con esa letra).

En lo que atañe al tema de este escrito, resulta muy interesante una de esas "8 B": "beware of baby trainers", o tener cuidado con los adiestramientos. Criar rígidamente a un bebé, a partir de calendarios exactos e inflexibles, y a partir de contar minuciosamente el tiempo en el reloj, no es una forma natural de cuidarlo.

Es muy interesante la forma como lo expresa la directora del portal Bebés y más, Lola Rovati: "No hay que olvidar que las necesidades del bebé están por encima de los horarios y de los deseos de los adultos". En un sentido específico, lo que necesita un pequeñito o una pequeñita está entonces por encima de intereses comerciales y del sistema laboral de un país, los cuales lamentablemente están estructurados para el beneficio pleno de unos pocos.

El llanto de un bebé que tiene hambre o que se siente solo no puede estar en función de si las empresas donde trabajan sus padres tendrán consideración con él y con ellos. Los seres humanos, con nuestras estructuras culturales y nuestras ambiciones, le hemos dado la espalda a tal punto a la naturaleza de la provenimos, que incluso hemos llegado a trastornar el vital vínculo entre madres, padres y bebés que existe desde nuestro comienzo como especie.

Finalmente, ¿dónde se escuchan las voces de las familias, las principales afectadas e interesadas en este caso? ¿Quién lo hace realmente? El periodista Luis Ospina y su pareja se convirtieron en padres hace pocas semanas por primera vez. Ellos manifiestan estar de acuerdo con ampliar la licencia de maternidad, no solamente con el establecimiento de las 24 semanas, sino también con la consideración particular del caso de cada nuevo ser, de sus condiciones de salud especialmente y de la situación de la madre.

Te recomendamos: 7 consejos para que almacenes la leche materna 

Ospina agrega: "Pensando en la licencia del padre, que es apenas de una semana hábil y de la que casi no se habla, creo que debería tener un poco más (de tiempo). En Europa, por ejemplo, sin hablar de Finlandia o de Dinamarca, donde dan mucho tiempo, sino de España, a los padres les dan por los menos dos semanas hábiles. Eso da tiempo para acoplarse a la nueva vida, porque es un cambio de ritmos, de levantarse, de trasnochar".

Por todo lo anterior, ampliar la licencia de maternidad a 24 semanas no solamente es justo y necesario para las madres, los padres y la sociedad. También es una forma de retomar la senda trazada por la madre natura. Es una medida sensata que nuestros gobernantes y nuestros empresarios deben considerar con seriedad para empezar a desarrollar un sistema laboral más humano.

 

LatinAmerican Post | Carlos Novoa

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…