fbpx

¡Preocupante! Las mujeres emprendedoras prefieren pagarse menos

¿Es dueña de un negocio o trabajadora independiente?  Es posible que esté ganando menos que los emprendedores hombres que se desempeñan en su mismo campo

¡Preocupante! Las mujeres emprendedoras prefieren pagarse menos

Investigaciones recientes demuestran que las mujeres que trabajan de forma independiente también reciben menos ingresos que los hombres. De acuerdo a la empresa J. Thelander Consulting, una mujer emprendedora promedio se paga a sí misma un sueldo anual de $179,444, mientras un hombre se paga $232,659 al año.

Read in english: Are you a female entrepeneur? You may be earning less than males

La empresa de contabilidad en línea FreshBooks reveló que en promedio las empresarias ganan o se pagan un 28% menos que sus compañeros hombres. El estudio se realizó entre más de 2.700 trabajadores estadounidenses tanto empleados como independientes.

A pesar de que el número de mujeres que empieza un negocio en profesiones con salarios bajos (como limpieza del hogar o cuidado de niños) es mayor al número de hombres que se desempeña en las mismas profesiones, el estudio demostró que la brecha de ingresos persiste incluso cuando se trata de puestos del mismo nivel y en el mismo campo laboral.

El 70% de las empresarias independientes afirma que decidieron trabajar por su cuenta en lugar de ser empleadas debido a que tuvieron que enfrentar la discriminación y desigualdad de género en sus trabajos anteriores, y al menos el 52% asegura que no habría sido posible que tuvieran un desarrollo laboral satisfactorio si continuaban trabajando para alguien más.

Lea también: Igualdad de género: lecciones que debemos aprender de Islandia 

Así se traduce la brecha salarial al emprendimiento

Lo que demuestran las cifras es que las mujeres deciden trabajar por su cuenta porque tienen que vivir la brecha de género en el campo laboral y son conscientes de que esa brecha las frena profesionalmente. Pero a pesar de eso, trabajando de forma independiente tampoco pueden pagarse tan bien como los hombres que se desempeñan en el mismo campo.

La razón principal de este suceso es que la misma discriminación de género hace que los clientes paguen menos a las mujeres. La quinta parte de las trabajadoras encuestadas afirmó que debían cobrar menos que sus colegas masculinos para atraer clientes.

El 30% dijo que los clientes confían más en el trabajo de un hombre que en el de una mujer, y el 20% dijo que tienen que trabajar más duro que los hombres en el mismo campo ya que muchos asumen que las mujeres trabajan menos porque se dedican más a la vida familiar. Por lo tanto, es innegable que la brecha salarial de género existe tanto en el pago a empleadas como en el trabajo independiente, pero a pesar de eso, el 78% de las mujeres emprendedoras dice que son más felices trabajando por su cuenta que como empleadas. Más del 90% asegura que decidieron trabajar de ese modo por elección propia y también afirman que no tienen ninguna intención de volver a trabajar para un empleador de nuevo.

Si bien todavía parece largo el camino para acabar con la brecha de género en el trabajo, las mujeres emprendedoras tienen una ventaja. Pueden manejar su propio sueldo y cuentan con más herramientas para oponerse a la discriminación y desigualdad, así como la posibilidad de demostrar que el pago por su trabajo debe ser proporcional a sus capacidades y experiencia.

 

LatinAmerican Post | María Fernanda Barinas Ortiz

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…