fbpx

Premio Nobel de Economía: Una victoria para el medio ambiente

Dos estadounidenses se llevaron el Premio Nobel de Economía por sus contribuciones al crecimiento económico sostenible

Premio Nobel de Economía: Una victoria para el medio ambiente

El Premio Nobel de Economía, cuyo nombre completo es Premio en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, fue entregado el día lunes 8 de octubre en Estocolmo a los economistas estadounidenses William Nordhaus y Paul Romer por su participación en "la integración de la innovación y el clima con el crecimiento económico". Esto según el comunicado de prensa de la Academia Sueca.

Read in english: Nobel Prize in Economics: A victory for the environment

Nordhaus, profesor de economía en la Universidad de Yale, recibió el premio por "integrar el cambio climático en el análisis macroeconómico a largo plazo". En sus más de 50 años de trayectoria profesional, él ha sido autor o editor de más de 20 libros, la mayoría enfocados en las interacciones de la economía con el cambio climático.

Romer, por su parte, recibió el premio por "integrar las innovaciones tecnológicas en el análisis macroeconómico a largo plazo". Él es profesor en la escuela de negocios de la Universidad de Nueva York, y ejerció el cargo de economista en jefe y vicepresidente del Banco Mundial hasta enero de este año.

Dos economistas que enseñan a hacerle frente a la escasez

Para la Academia Sueca, Nordhaus y Romer han estado a la vanguardia en su campo, al diseñar "métodos para afrontar algunas de las preocupaciones más básicas y urgentes de nuestro tiempo". Específicamente la cuestión de cómo conciliar el crecimiento económico sostenido con el medio ambiente.

Desde 1970, Nordhaus ha investigado la injerencia de las actividades económicas de la sociedad en la naturaleza. En los años 90, fue la primera persona en crear lo que se llama un integrated assessment model, es decir, un modelo integrado de evaluación. Este es un modelo cuantitativo que permite estudiar la interacción entre la economía y el clima.

Este modelo se ha vuelto un estándar a la hora de estudiar las consecuencias de las políticas medio ambientales, como lo pueden ser los impuestos a la emisión de dióxido de carbono.

Lea también: Energías renovables: De utopía a una posibilidad real para Latinoamérica 

En 1990, Romer publicó el trabajo fundacional de lo que hoy se llama endogenous growth theory, es decir, la teoría de crecimiento endógeno. Esta establece que las ideas se comportan diferente a los otros bienes en el mercado y requieren de condiciones especiales para prosperar y generar riqueza. Su trabajo ha sido elemental para reposicionar a la innovación tecnológica como factor clave en el desarrollo económico.

Un cambio de imagen para el premio

El Premio Nobel de Economía premia a los ganadores con 9 millones de coronas suecas, aproximadamente un millón de dólares. Sin embargo, desde su inicio este ha sido blanco de críticas. Por un lado, quien otorga el premio es el Sveriges Riksbank, el banco central de Suecia. Esto ha llevado a muchos a pensar que este está hecho para premiar economistas cuyos estudios aporten al crecimiento de las arcas del gobierno por encima del desarrollo

Por otra parte, se ha criticado que el premio prioriza la investigación en corrientes ortodoxas o dominantes en la economía, dejando poco espacio para que se desarrollen las corrientes alternativas.

A los trabajos de algunos de los galardonados anteriores, como el economista Friedrich Hayek, se les atribuye responsabilidad por problemas actuales de la economía, como la desigualdad y el cambio climático. 

La entrega de este año a Nordhaus y Romer, sugiere que la Academia Sueca quiere demostrar compromiso con el desarrollo de corrientes alternativas de la economía, que aporten soluciones a los problemas del modelo capitalista que domina la economía mundial del presente.

 

LatinAmerican Post | Pedro Bernal

Copy edited by Diana Rojas Leal

Escucha éste artículo