fbpx

Mundial de Baloncesto China 2019: ¿Será la nueva era de la FIBA?

El organismo que rige el ‘deporte de los gigantes’ en el mundo, espera que su máximo torneo ya no sea más el ‘segundón’ del Mundial de Fútbol

Mundial de Baloncesto China 2019: ¿el inicio de una nueva era para la FIBA?

Es difícil competir, -para cualquier deporte que celebre un campeonato mundial de su especialidad-, contra el de Fútbol que organiza la FIFA, solo comparable en magnitud y alcance con los Juegos Olímpicos. Eso lo entendió la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), que sacrificó el 2018, año en el que le correspondía celebrar su torneo ecuménico, para reprogramar las eliminatorias por zonas geográficas, y disputarlo el próximo año en China, lejos de la fiebre por el fútbol. El plan es regresar al tradicional formato de cada cuatro años, pero sin coincidir con el máximo evento de la FIFA.

Read in english: Basketball World Cup 2019: the new era of FIBA?

A simple vista, la decisión parece lógica y positiva. Por ello, queremos repasar los detalles que dejarán como consecuencia este cambio de año para el Mundial de Baloncesto, y la nueva repartición de eliminatorias por regiones geográficas. Lo primero que se debe decir es que, a nivel de publicidad y marketing, el Mundial de baloncesto siempre estuvo por detrás del de fútbol, sobre todo porque comercializar su evento el mismo año en el que se celebraba otro con más tradición -por ser un deporte más popular en el planeta-, era una terrible desventaja.

Como aficionado al Deporte de los Gigantes recuerdo otro punto en contra para el principal torneo de selecciones de la FIBA, y era la fecha en la que se celebraba. El Mundial de baloncesto se jugaba usualmente un mes después de culminado el de fútbol, que históricamente se ha disputado en junio y julio, mientras este lo hacía tradicionalmente en agosto y septiembre. La efervescencia baja notablemente los meses posteriores al mundial de fútbol, incluso con las mismas actividades relacionadas con el balompié, y con más razón, ocurriría lo mismo con el baloncesto o cualquier otra especialidad.

Quizá te interese leer: Conoce los cambios del mundial de baloncesto de la FIBA 2019

Los cambios y sus efectos

Anteriormente, la FIBA hacia sus eliminatorias (para dar cupos al máximo torneo) con eventos que se denominaban pre mundiales y se celebraban justo el año previo al mundial en cada una de las zonas geográficas adscritas al mencionado organismo, con un país fungiendo de sede por cada continente. Para los Juegos Olímpicos, se hacía lo mismo pero con la diferencia de que el nombre que se le adjudicaba a estos certámenes era Preolímpico. 

Si bien, los eventos de naciones que se celebran en corto espacio de tiempo suelen generar mayor interés, no es menos cierto que este sistema por grupos a partidos de ida y vuelta (respetando las zonas geográficas) muy similar a las eliminatorias del mundial de fútbol, generan mayor paridad pues todas las naciones cuentan con más tiempo para hacer los ajustes necesarios para el siguiente partido y ser más competitivos. Es una manera también de que países pequeños y con poca historia como las Islas Vírgenes en la zona americana, por ejemplo, pueda ser sede de varios partidos y así extender el alcance del baloncesto.

En el caso de Latinoamérica, selecciones como Brasil o Puerto Rico, con tradición olímpica y mundial, aún no aseguran su presencia en la edición de China 2019 a falta de dos jornadas, mientras otros como Canadá o Venezuela, están muy cerca de lograrlo. Hay emoción hasta el último momento y repito, motiva mayor paridad porque le brinda más oportunidades a las naciones que no son potencia. Amparado en esos dos puntos de vista, un éxito rotundo.

Lo que falta por evaluar tiene que ver con el Mundial como tal, que se desarrollará en una nación que es potencia y exporta talentos en este deporte como lo es China. Solo en 2019 sabremos si la comercialización del torneo tendrá menos trabas que cuando se hacia el mismo año que el Mundial de Fútbol, pero todo apunta a que sí, porque suele ser un año ‘muerto’ en el fútbol de naciones, solo con la celebración de la Copa América, la cual tiene poca repercusión en el resto del planeta.

En términos de aficionados, es preciso recordar que tampoco será un año de Juegos Olímpicos, otro certamen que genera una movilización tal que puede opacar a campeonatos mundiales de otras disciplinas deportivas. El éxito para generar interés en la afición y ampliar el espectro del baloncesto puede llegar en mediano plazo con estas modificaciones, sobre todo para la edición del 2023. De momento, parece una decisión acertada e inteligente no competir con el ‘monstruo’ de la FIFA. Algo similar hizo el béisbol con el Clásico Mundial, y le fue mejor. Aunque en este caso, es un torneo invitacional que no disputa eliminatorias previas. Mi opinión es que sí funcionará.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…