fbpx

Latinoamérica en cifras: El problema de la ineficiencia en el gasto público

La región ha sufrido debido al mal manejo de los presupuestos nacionales, costándole alrededor de US$ 220.000 millones anuales, según el Banco Interamericano de Desarrollo

Latinoamérica en cifras: El problema de la ineficiencia en el gasto público

América Latina y el Caribe es una región que ha luchado por cubrir presupuestos cada vez más apretados. Según un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la ineficiencia en el gasto público latinoamericano ha resultado en un 4.4% del PIB regional en desperdicio, es decir, casi USD $ 220.000 millones.

Read in english: Latin America in figures: The problem of public spending inefficiency

Esta es una cifra mayor al mismo PIB de Perú, que se encuentra en USD $ 190.000 millones. De acuerdo con el mismo informe, esta cifra sería suficiente para eliminar la pobreza extrema en varias zonas de la región. 

¿A qué se refiere la ineficiencia?

Estas ineficiencias se refieren al malgasto y mal uso del gasto nacional de cada país, así como en compras gubernamentales, servicios públicos, transferencias, entre otras. Las decisiones débilmente analizadas, como la falta de organismos lo suficientemente especializados y la corrupción regional han llevado a este gran desperdicio del gasto público. 

Así pues, el informe da varias recomendaciones como un mayor uso del costo-beneficio para determinar mejores opciones presupuestarias, o crear organismos específicos para planear estrategias. "Mejorar la eficiencia y equidad del gasto público van de la mano. Una fuerte inversión pública, aumentar la transparencia e invertir en profesores parecen ser la clave del éxito". 

También sugiere que se aumente el gasto en educación por alumno, así como incrementar los controles de anticorrupción para evitar que los recursos se desvíen. En América Latina y el Caribe (ALC), el gasto público es de casi un 29.7% del PIB de la región, siendo casi 6 puntos porcentuales más que a principios de los 2000.

Un gasto público correspondiente a otra época

Después de la crisis financiera mundial, varios países vieron crecer sus ingresos por la venta de materia prima. Asimismo, decidieron elevar sus gastos en estas áreas, como en salarios del sector público y pensiones. Ahora se les ha visto complicado sacarle el máximo provecho a sus ingresos tributarios. 

Parte del problema se ha visto en la escasa inversión pública que se ha hecho, y esta es clave para asegurar un crecimiento económico. Esta ha perdido más de 8 puntos porcentuales en el presupuesto de los gastos corrientes, cuando en todas las demás regiones del mundo ha crecido en promedio más del 50%. 

El BID explica cómo esto se debe en parte a la desconfianza del pueblo con respecto a sus gobiernos. Esto implica que los votantes prefieran las políticas públicas que ofrecen beneficios inmediatos y las transferencias antes que la inversión en educación e infraestructura, pues estos beneficios son solo notables en un largo plazo. 

También le puede interesar: Así impactaría el alza del precio del petróleo a América Latina 

Un ajuste necesario para reducir la desigualdad

Por otro lado, si no se logran corregir las ineficiencias en distribución, el aumento del gasto gubernamental no ayudaría a mejorar la brecha de desigualdad de la región, según el BID. En 16 países de ALC, los impuestos directos y las transferencias de efectivo tan solo logran reducir esta desigualdad en un promedio de 4.7%, cuando en países desarrollados es de un 38%. 

En América Latina, tan solo con el escándalo de la Odebrecht se reconocieron USD $ 737 millones en sobornos entre 2011 y 2016. El malgasto de fondos públicos en sobornos llega a casi 26% de los costos de los proyectos. Para establecer un punto de comparación, y según un estudio de RAND, la corrupción le cuesta a Europa un promedio anual de 990.000 millones euros, es decir, aproximadamente 3.5% del PIB de la Unión Europea. 

Por otro lado, los salarios de los empleados públicos representan un 29% del gasto de la región, más que el 24.2% de los países de la OCDE. Es decir, un 8.4% del PIB de América Latina. El Salvador, Costa Rica, Paraguay, Guatemala, Bolivia y Argentina son los que más gastan en salarios. 

Los países con la mayor y menor ineficiencia

Chile y Perú han demostrado ser los países que mejor calidad de gasto público tienen, pues el primero tan solo usa un 1.8% de su PIB, mientras que el otro un 2.5% del suyo. Por el contrario, los países que más gastan son Argentina, Brasil, Ecuador, Trinidad y Tobago, y Uruguay, con más del 35% de su PIB. En Argentina, por ejemplo, la ineficiencia les cuesta más del 7% de su PIB. 

 

LatinAmerican Post | Valentina Moya

Copy edited by Diana Rojas Leal

Escucha éste artículo