fbpx

SOS: Así es como Maduro trata de desviar la atención de la crisis en Venezuela

En los últimos días, Nicolás Maduro ha dado declaraciones que demuestran que el país se encuentra en un estado de SOS y que solo buscan desviar la atención de la crisis

SOS: Así es como Maduro trata de desviar la atención de la crisis en Venezuela

La presión internacional y la amenaza de una intervención militar estadounidense que ha recibido el presidente Nicolás Maduro como consecuencia de la crisis económica, social y política que atraviesa Venezuela, lo han llevado a tomar decisiones y a dar declaraciones apresuradas que no hacen sino crear más problemas y demostrar que el país se encuentra en un estado de SOS.

Read in english: SOS: This is how Maduro tries to divert attention from the crisis in Venezuela

Nacionalizar extranjeros en su país

El 25 de septiembre, mientras Venezuela era el tema central en la Asamblea General de las Naciones Unidas, Maduro anunciaba la nacionalización de más de 8.000 extranjeros, entre ellos 5.000 colombianos. Estas declaraciones se llevaron a cabo en un acto público frente a varios migrantes y transmitido por TeleSur.

¿Es una acción para mejorar su política exterior? No. De hecho, todo sería un argumento que usó el mandatario para después retar a Donald Trump pidiéndole que legalizara a todos los latinos que habitan su país. Esto como una respuesta ante las declaraciones que hizo el mandatario estadounidense en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"Yo reto al Gobierno de Estados Unidos (...) le propongo públicamente al Gobierno de Estados Unidos que legalice y firme un decreto estableciendo los papeles y la legalidad a todos los latinoamericanos y caribeños que viven en Estados Unidos", expresó Maduro.

Más tarde, el presidente venezolano publicaría un trino anunciando su presencia en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y con ella la posible reunión con Trump para tal vez negociar en esta una salida a la situación de su país.  

Pero no se hizo la reunión con Trump. Los argumentos fueron que por motivos de agenda, el mandatario estadounidense no podía, de acuerdo un comunicado de la Casa Blanca a la agencia EFE. Por lo tanto, el cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela quedó en el limbo. 

Lea también: Reportaje: 3 fallas del Estado colombiano en la protección de líderes sociales

"Venezuela más fuerte que nunca"

El discurso de Nicolás Maduro pronunciado en la Asamblea General de las Naciones Unidas se centró, en gran parte, en mostrar una Venezuela que en palabras del mandatario chavista "ha resistido todos los ataques de diferentes países, las sanciones económicas y más". 

También dijo que "a pesar de las diferencias históricas, ideológicas y sociales estaría dispuesto a estrechar la mano y dialogar con Trump. Estoy dispuesto a hablar con agenda abierta sobre todos los temas que quiera hablar (…) Creemos en el diálogo político, como la forma de solucionar los conflictos". Sus palabras, en el fondo, pueden significar un una señal de socorro para solucionar la realidad de su país.

Sin embargo, para despejar toda sospecha de SOS, en el desarrollo de su discurso desconoció la realidad migratoria que enfrentan millones de venezolanos, diciendo que "se ha tratado de enfocar una pretendida crisis migratoria en Venezuela para justificar lo que desde hace años se viene anunciando: una intervención".

"Se ha construido un expediente contra nuestro país para pretender una crisis humanitaria para justificar una coalición de países, encabezados por EE.UU. y sus gobiernos satélites, para ponerle la mano a nuestro país. Pretenden desviar las verdaderas crisis migratorias que hay en el mundo", agregó.

Le puede interesar: La CPI podría investigar a Venezuela por crímenes de lesa humanidad

"Lo reto Iván Duque"

En su afán por desviar la atención de su país, Nicolás Maduro retó al presidente de Colombia, Iván Duque, a un debate en el que hablarían de los problemas que ambos territorios enfrentan.

"Yo pudiera tener un debate, lo que pasa es que él me tiene miedo. Iván Duque me tiene miedo, yo lo reto a un debate público cuando quiera, como a él le gusta mucho Washington o Nueva York podemos hacerlo en Estados Unidos", dijo Maduro en TeleSur. 

"Si quiere un debate sobre los temas de Colombia y Venezuela, vamos a hacerlo, nos reunimos y lo transmitimos en vivo y directo, en cadena en Colombia y Venezuela para que lo vea todo el mundo (...) yo no le tengo miedo a eso, lo reto, reto a Iván Duque a un debate público", insistió.

"Tiene la orden de los gringos de no hablar con el gobierno de Venezuela por lo que hasta ahora no ha sido posible tener relaciones de diálogo y diplomacia normales. Es una insensatez. ¿Y cómo hacemos? ¿Cómo se hace con 2.200 kilómetros de frontera si los gobiernos no hablan?”, agregó el presidente venezolano.

Lo anterior podría significar otro intento más de Maduro por darle salidas a los problemas de Venezuela mejorando sus relaciones con Colombia. No obstante, su falta de diplomacia, demostrada en el tono que usa para referirse a mandatarios de países vecinos, lo hecha todo a perder, creando una nube de incertidumbre para millones de venezolanos que ruegan porque su país vuelva a la estabilidad.

 

LatinAmericanPost I Edwin Guerrero Nova

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…