fbpx

¿Por qué no ha sido posible la integración en América Latina?

En América Latina los procesos de integración no han cumplido con su objetivo y la región sigue fragmentada

¿Por qué no ha sido posible la integración en América Latina?

La influencia de terceros o de instituciones en el desarrollo interno y externo de los países es una característica de la globalización. Durante los últimos años, en todo el mundo se ha promovido la creación de organizaciones y mecanismos regionales que articulen esfuerzos sobre diversos temas, con el fin de solucionar problemas regionales y buscar el desarrollo económico y social a través de la cooperación entre Estados.

Read in english: Why has not integration been possible in Latin America?

En los últimos años, los gobiernos latinos han buscado con vehemencia la creación de organizaciones supranacionales para integrar a la región. Según un reportaje de la BBC, son muchas las iniciativas pero poco cumplimiento y voluntad de parte de los Estados, lo cual ha provocado que la historia de integración latina tenga como protagonista diversos mecanismos regionales. Con lo anterior, se puede destacar al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), una iniciativa de integración económica que tenía grandes metas, entre ellas, promover la prosperidad a través de la creciente integración económica y el libre comercio entre los países del hemisferio, pero fue golpeada por uno de los grandes obstáculos de la región: Las diferencias políticas.

Causas de la no integración latinoamericana

Mucho se ha hablado en la academia sobre este fenómeno. América Latina ha trabajado para integrase pero los resultados no son los esperados.

Según la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), uno de los obstáculos más relevantes es la debilidad institucional de las organizaciones regionales. “América Latina y los desafíos para la integración regional”, señala la Facultad. La institucionalidad de la integración tiene grandes diseños pero la debilidad vinculante de los acuerdos, la poca capacidad de algunos Estados miembros y la poca voluntad de los gobiernos provoca el fracaso de estos modelos de integración.

De igual forma, la presencia de muchas plataformas regionales, auspiciadas por diferentes gobiernos, impide generar una identidad única como región. Lo cual provoca que los Estados prioricen iniciativas y descarten mecanismos, dificultando la creación de sinergias en el continente.  

Así mismo, según la BBC, la complementariedad de las economías latinoamericanas impide una integración efectiva y eficiente. La economía latina se ha caracterizado por tener como prioridad económica la relación con Estados Unidos y China, es decir, la postura política económica esta direccionada a crear acuerdos comerciales con gobiernos fuera del continente. De acuerdo con datos entregados por el medio, el comercio interregional latinoamericano es del 20%.

Lee también: La decadencia de Unasur: El rechazo a la nueva sede en Bolivia

Sin embargo, como se recalcó anteriormente, la diferencia de corriente política es el mayor obstáculo de la integración. El socialismo del siglo XXI, promovió un modelo de desarrollo alternativo y desligado del neoliberalismo de las grandes potencias occidentales. Razón por la cual, la región empezó a debatir sobre el modelo de desarrollo que se debería adoptar y los puntos de la agenda regional que se debían tomar en cuenta, ya que hay diversidad de intereses en la zona, los cuales varían según la ideología política.

En consecuencia, se puede concluir que la institucionalidad de la integración se sigue fragmentando y los obstáculos o limitantes son más fuertes que la voluntad política de los gobiernos. La crisis en UNASUR es un ejemplo reciente que compila las causas anteriormente nombradas y es el reflejo de una historia de fracasos en integración regional.

Otros medios

Tras el fracaso en la integración latinoamericana por mecanismos grandes y limitados, los gobiernos han optado por hacer alianzas bilaterales o multilaterales. Los acuerdos o alianzas  entre gobiernos cada vez son más comunes. Los resultados de estos acuerdos generan mayores réditos y la prospección de estas alianzas son esperanzadoras.

La Alianza para el Pacifico, conformada por Perú, Colombia, Chile y México es un ejemplo de lo anterior. El futuro promisorio de alianza genera optimismo en la región, los avances en materia educativa, migratoria y comercial crean un panorama positivo para el futuro. 

Dado lo anterior, América Latina puede ser estudiada como una región en la que los choques ideológicos y la diversidad de intereses ha impedido la integración de los Estados en la región. La variedad de actores a nivel regional complica el panorama, lo cual ha conllevado a que los gobiernos busquen otros medios para conseguir sus intereses regionales.

LatinAmerican Post I Bryan Andrés Murcia

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…