fbpx

¡No tiene sentido la división de géneros en los premios cinematográficos!

¿Mejor actriz principal? ¿Mejor actor de reparto? No estoy de acuerdo con la división de géneros en los premios cinematográficos. Descubre aquí por qué

¡No tiene sentido la división de géneros en los premios cinematográficos!

Estamos en temporada de festivales internacionales de cine y se avecina la temporada de premios. Este lunes 17 de septiembre se entregarán los premios Emmy a lo mejor de la televisión en horario estelar de Estados Unidos. Esto me hizo pensar en los premios de cine y televisión y en sus categorías. Los premios cinematográficos empiezan a realizarse en la década de 1920.

Read in english: Film awards: The absurdity of gender categories

La primera entrega de los premios de la Academia se realizó en 1929 y la primera edición del Festival de Venecia fue en 1934. A través de los años, las categorías de estos premios han cambiado conforme cambia la industria. La categoría de mejor coreografía y mejor adaptación musical, por ejemplo, desaparecieron cuando dejaron de hacerse tanto musicales como antes. 

Lo que sí no ha cambiado es la división de la categoría de mejor actuación en los dos géneros sexuales. Así, en los premios de la Academia, por ejemplo, se otorgan cuatro premios: mejor actriz principal, mejor actriz de reparto, mejor actor principal y mejor actor de reparto. Esta es la única categoría que suele dividirse en géneros, pues no hay un premio a mejor director de cine distinto de mejor directora.

¿Por qué esta distinción? ¿No pueden acaso competir hombres y mujeres en la categoría de mejor interpretación?

División de géneros en otros premios

¿Por qué cuestionar la división en géneros en los premios cinematográficos si ya consumimos otras premiaciones de esta manera? Las competencias deportivas, por ejemplo, están divididas en géneros. Hay ligas masculinas y femeninas en los deportes de equipo y en los Juegos Olímpicos vemos también a los hombres competir entre ellos separados de las mujeres, que compiten también solo entre ellas.

En este caso, se argumenta que el cuerpo masculino y el femenino son distintos, y es cierto. Basta ver cómo los hombres se destacan más que las mujeres en algunos deportes, pero las mujeres también más que los hombres en otros. A veces, incluso, la superioridad de un sexo sobre el otro es relativa, pues no puede saberse dado que nunca hay competiciones mixtas, salvo en deportes muy nuevos.

Lee también: Empoderando a la comunidad LGBTI: ¡Actores trans para papeles trans!

No es este el caso de otros galardones, en los que no se trabaja con el cuerpo, sino con la mente. Sería absurdo, por ejemplo, que se diera un premio Nobel de literatura, de economía o de física a un hombre y a una mujer por separado. 

Aunque hombres y mujeres tengan experiencias de vida distintas y esto influya incluso en su profesión (una experiencia femenina pudo haber influenciado la literatura de Alice Munro, por ejemplo), deben ser tratados en igualdad de condiciones, creer que hombres y mujeres tienen las mismas capacidades. Este trato equitativo incluye, entonces, competir mano a mano.

El caso cinematográfico

El trabajo del actor puede ser una mezcla entre cuerpo y mente. La experiencia femenina, igual que en la literatura, podrá influenciar la forma en la que una actriz interpreta su personaje. ¿Pero es esto una razón suficiente para dividir el trabajo de actor en dos categorías?

Creo que no, pues hombres y mujeres pueden, sin duda, competir en una misma categoría. Mucho más ahora que existen cada vez más roles femeninos, más historias sobre mujeres y que vemos cada vez más mujeres en la pantalla. Así como no hay un premio a mejor directora distinto del de mejor director, debería haber solo una categoría a mejor interpretación.

Es curioso que MTV entendió esto antes que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. El año pasado, los MTV Movie Awards entregaron por primera vez en la historia del cine un premio a la mejor interpretación sin distinción de sexo. La ganadora fue Emma Watson por su papel de Bella en "La bella y la bestia", quien en su discurso dio el argumento más fuerte de todos. 

"MTV ha creado un premio sin distinción de género, es una decisión que tiene muchos significados para todos. Para mí significa que la actuación es la habilidad de ponerse en el lugar de otro, y eso no necesita estar separado en dos categorías distintas", dijo.

Te puede interesar: Óscar a Mejor Película Popular: ¿Qué tienen de malo las cintas comerciales?

Los premios cinematográficos deberán también tener en cuenta las nuevas sexualidades de hoy en día que además se han abierto paso en el mundo del espectáculo. Muchos nuevos intérpretes no se sienten cómodos con ninguno de los dos géneros, como es el caso de Asia Kate Dillon, quien presentó y entregó el premio a Watson y que se identifica de género no binario. 

¿En cuál categoría se les nominaría entonces? La solución no sería, entonces, abrir una categoría nueva sino que todos, hombres, mujeres y nuevas sexualidades, compitan por un mismo galardón en igualdad de oportunidades.

Por último, en los cambios que hubo alguna vez en los premios de la Academia, se eliminó la categoría de mejor director de comedia. Esto nos hace pensar ya no en los géneros sexuales, sino en los géneros cinematográficos, que son en los que debería interesarse la Academia. Creo que la diferencia entre interpretar un rol dramático y uno cómico es más valiosa, y debería resaltarse más.

Tiene sentido que las categorías estén divididas entre interpretación principal y de reparto, pues es difícil que un actor con menos líneas compita contra el protagónico.

¿Pueden, entonces, competir, comedia y tragedia? ¿Qué piensas tú?

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Copy edited by Diana Rojas Leal

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…