fbpx

¿Por qué Turquía ve potencial en Venezuela a pesar de su crisis?

En solo cinco meses, Venezuela exportó 834 millones de dólares a Turquía en piedras preciosas, hierro y acero  

¿Por qué Turquía ve potencial en Venezuela a pesar de su crisis?

Nicolás Maduro pasará a la historia como uno de los presidentes más impopulares y polémicos de América Latina. El presidente venezolano se ha ganado grandes enemigos más allá de sus fronteras. Sin embargo, un país en Medio Oriente parece aprobar su régimen y estar dispuesto a generar sólidas alianzas económicas. 

Read in english: Why Turkey sees potential in Venezuela despite its crisis?

 

Se trata de Turquía, nación liderada por Recep Tayyip Erdogan, uno de los primeros presidentes en condenar el supuesto atentado contra Maduro con drones y quien durante los últimos 12 meses ha establecido una serie de acuerdos con el mandatario venezolano en pro de beneficio mutuo. 

 

En 2017, Erdogan y Maduro firmaron una serie de acuerdos comerciales que incluían desde intercambios agrícolas hasta cooperación en materia de seguridad. Desde entonces, el líder venezolano ha visitado tres veces Turquía, afianzando sus relaciones bilaterales y convirtiéndose en el primer presidente de Venezuela en visitar la nación turca. 

 

Según cifras del Instituto de Estadística de Turquía, las relaciones comerciales entre los países solo en los primeros cinco meses de 2018 casi alcanzan los 900 millones de dólares. De los cuales 834 millones correspondieron solo a exportaciones de Venezuela de piedras preciosas, semipreciosas, productos de hierro y acero. Mientras las importaciones desde Turquía son principalmente productos de consumo básico, como harina de trigo, pasta, jabón, productos  higiénicos, dentales y medicinas.

 

Pese a la superioridad en el volumen de las exportaciones de Venezuela, la nación bolivariana atraviesa por una profunda crisis de desabastecimiento y de acuerdo con proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el índice de inflación cerrará en 2018 en el 1.000.000%.

 

Recursos a cambio de industria

 

Debido al desenfrenado desequilibrio de la moneda venezolana y los constantes cambios de la misma, los empresarios turcos han promovido el comercio del trueque para financiar las exportaciones y el intercambio de productos o servicios. 

 

Como lo indica para la BBC Turquía el presidente del Consejo de Relaciones comerciales Turquía-Venezuela, Selim Bora, Venezuela es aún considerada una de las naciones más ricas en recursos naturales y minerales del mundo, pero debido a su crisis tiene problemas para potenciar sus ventajas. Este factor hace que los empresarios turcos reconozcan la importancia del país sudamericano y quieran ofrecer su experiencia en la industria manufacturera y de servicios a cambio de productos que no son encontrados tan fácilmente bajo suelo turco. 

 

Lea también: Paraguay y Taiwán: Una relación improbable pero fructuosa 

 

Bajo esta dinámica, durante el último año, el gobierno de Venezuela ha fomentado la inversión de empresas turcas en su territorio ofreciendo una ganancia de 70 – 30. Lo que significa que el 70% de los recursos explotados quedarían bajo propiedad de la firma extranjera a cambio de la creación de instalaciones y realización de obras, mientras el estado venezolano se quedaría con el 30% restante, explica Bora a la BBC. 

 

Algunos analistas consideran la práctica un riesgo para ambas naciones, en el caso de Venezuela el trueque se interpreta como una fuga más de recursos, y en el escenario de Turquía, la volatilidad de la economía en la nación sudamericana no garantiza éxito al menos a medio plazo. 

 

En palabras de Bora entregadas a BBC, “las empresas y los países que aún no han dejado Venezuela y tratan de mantener su presencia allí no piensan en lo que está pasando ahora, sino en lo que pasará en el futuro", además de ello, el enfrentamiento de Turquía con EE.UU. ha dejado a la nación turca aislada y con carencia de nuevos aliados, por lo que Venezuela se convierte en un potencial incluso sumido en la crisis. 

 

 

LatinAmerican Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz