fbpx

No lo haga por moda: marchar en el orgullo gay es un acto de valentía y resistencia

¿Desde dónde construimos nuestra solidaridad y apoyo por causas como el orgullo gay?

No lo haga por moda: marchar en el orgullo gay es un acto de valentía y resistencia

El pasado domingo primero de julio, dos días después de que se celebrara el orgullo LGBTI a nivel internacional, miles de personas salieron a marchar en varias ciudades de Colombia bajo el lema de “Ni Un Paso Atrás” para exigir la protección de los derechos de esta comunidad. 

Al no estar en un sitio con movilizaciones organizadas decidí abrir Instagram en la noche para ver un recuento de lo ocurrido en el día. Las imágenes eran conmovedoras: niños de no más de seis años acompañando a sus padres a este tipo de eventos dan cuenta de un cambio en la educación, de una generación que va a crecer desde el respeto, la aceptación y el amor libre de prejuicios.  

Read in english: Do not do it because it's trendy: marching in gay pride is an act of courage and resistance

Adultos mayores defensores del libre “ser” y “hacer” transforman mi discurso de las “causas perdidas” y me permiten entender que siempre habrá un modo en el cuál, desde la acción, nuestro mensaje puede ser escuchado e incluso apropiado. 

Y claro, todo esto sin mencionar a mis amigos que, haciendo parte de esta comunidad, pudieron expresarse en total libertad por lo que, a mi parecer, fue un breve instante. Pero en esta búsqueda me encontré con algunas cosas cuestionables: mensajes de solidaridad acompañados del bonito y atrevido outfit del día, fotos grupales con #queer como caption, el uso del día y de la ocasión para hablar de otros problemas, y un sinfín de cosas que no quiero mencionar para no pasar como resentida. 

Lee también: Odio: El alto precio de ser migrante en Estados Unidos

Me asesoré de dos amigos muy cercanos para entender si el problema era yo no dejando “ser” al otro y encontré en ellos argumentos muy valiosos. Por un lado entiendo que cada quién maneja sus redes sociales como se le antoje y que las mismas son una plataforma de visibilización y libre expresión pero, por otro lado, se vuelve atrevido e incluso peligroso cuando alguien hace uso de momentos tan importantes y finitos para construir (o aumentar) su popularidad a través de imágenes bellas y mensajes adornados. 

Interesante sería apoyar desde la información, marchar teniendo en mente a las 286 personas asesinadas en Brasil en los últimos tres años por su identidad sexual; a Mónica Ortiz, la mujer trans que fue calcinada en su propia casa en Argentina; a todos aquellos que encuentran en el suicidio la única salida al acoso y la persecución; a las 6 mujeres trans que tuvieron que huir hacia los Estados Unidos después de que tres de sus amigas fueran asesinadas y a todos los que, siendo la causa, no pueden salir a marchar por temor a ser quienes son en plena libertad. 

Creo en el activismo y en el poder de la palabra pero también creo en la coherencia entre el decir y el hacer: ¿para qué los discursos elaborados y el pintarse de colores si no sabemos el contexto? ¿Para qué tanto mensaje revolucionario si nuestro accionar se va a limitar a predicar? 

No pretendo herir susceptibilidades con éste artículo; mucho menos generar un espacio de odio o reclamo, pero si invito a la reflexión consciente de cómo estamos usando nuestra posición de “ser” privilegiado en pro del otro y qué tanto estamos haciendo en realidad, en materia social, por cambiar las cosas. 

En los últimos años han surgido y se han diversificado diferentes organizaciones que son vitales para la construcción y el progreso de ésta comunidad. Si le interesa, la Fundación Mujeres de Ébano, el Grupo de Apoyo Oasis, Pink COnsultores y la Red de Apoyo a Transgeneristas son algunas de las organizaciones que se dedican a apoyar a la comunidad LGBTIQ en Colombia. No dude en comunicarse con las mismas si tiene algo que pueda enriquecer en materia de investigación o desea apoyarlas con alguna labor. 

LatinAmerican Post | Luisa Fernanda Báez

Otros

El encierro también libera

¿Qué logramos con nuestra presencia, aportar o arrebatar? No es el hecho de quedarnos ausentes para siempre, sino de saber cómo quedarnos

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…