fbpx

Venezuela: No hay dinero para alimentos, pero sí para armamento

Con esta inversión el gobierno venezolano pretende llegar a un millón de miembros en la Milicia Nacional Bolivariana (MNB)

Venezuela: No hay dinero para alimentos, pero si para armamento

En el informe publicado por la ONG Human Rights Watch de 2017, Venezuela ocupa un deshonroso lugar en países con violaciones de derechos humanos, así como la clasificación de crisis humanitaria en el país por las condiciones en las que vive la población. Sin embargo, aún a pesar de esta clasificación, y de la dura resolución que la OEA voto el pasado 5 de junio, el Gobierno de Nicolás Maduro no contempla clasificar la situación del país en una crisis humanitaria. Por el contrario, el pasado jueves 7 de junio, el mandatario decidió aprobar una inversión para aumentar la MNB (Milicia Nacional Boliviana) y su armamento. Dicha situación tiene a politólogos cómo Julio Londoño, profesor de la Universidad del Rosario en Bogotá, cuestionándose en las prioridades que tiene el mandatario.

En el informe de Human Right Watch, se menciona como el gobierno venezolano ha dejado en total descuido a la población respecto a sus necesidades básicas, como son los alimentos, salud, educación y seguridad. “En los últimos años una fuerte crisis económica, social y política se ha desatado y golpeado fuertemente al país caribeño trayendo como consecuencia una de las más grandes migraciones de su historia” se logra apreciar en el informe.

Para un miembro de la oposición y consultado por El Clarín, que prefirió mantenerse en el anonimato, pero que hace parte de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática), “Maduro no ha podido controlar los problemas internos, la gente pide a gritos alimentos, las sanciones tiene frenados medicamentos en las costas y él prefiere hacer un gasto innecesario contra enemigos inexistente, él único enemigo es él mismo.”

Lee también: ¿Puede Nicaragua convertirse en otra Venezuela?

No hay dinero para necesidades, pero si para necedades

Para Londoño es increíble asimilar como un país con la riqueza que posee Venezuela se encuentre sumergido en pobreza, inseguridad, enfermedades, necesidades y abandono, todo a causa del mal manejo de su gobierno. Maduro, en la misma semana en que la OEA le castigaba fuertemente su relección como presidente, glorificaba a sus fuerzas armadas revolucionarias, bolivarianas y chavistas, anunciando en tono desafiante, que completará un millón de milicianos armados para defender la revolución de sus enemigos externos e internos. “Ha calificado a Colombia como uno de sus principales enemigos externos y a líderes de la oposición como sus verdaderos enemigos internos”, asegura Londoño en su columna de opinión para la revista Semana.

Venezuela, en una clasificación divulgada por el Consejo Noruego de Refugiados, sigue figurando en la lista de las diez naciones con las mayores crisis humanitarias del mundo, acompañada de la República Democrática del Congo, Sudán del Sur, República Centroafricana, Burundi, Etiopía, Palestina, Myanmar, Yemen y Nigeria. No figura Colombia con sus millones de desplazados internos por acción de los grupos armados y del narcotráfico, pero si lo hace Venezuela como resultado de un mal gobierno que aún no entiende como su población huye de la crisis, que a ojos chavistas no existe.

Te puede interesar: ¿Bioterrorismo?: Las abejas no son petristas y tampoco son uribistas

Londoño es enfático en señalar que Maduro no ha podido sobrellevar el poder de manera correcta, y por el contrario no le está poniendo atención a la población, sino a lo que él cree conveniente, cuando su pueblo clama por una solución rápida. La crisis humanitaria se está saliendo de las manos, y aunque el gobierno la niegue, está semana también le pidió a la OMS que le ayude a tramitar una vía de acceso rápido a medicamentos de primera necesidad.

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella