fbpx

¿Por qué Standard & Poor’s redujo la calificación crediticia de Bolivia?

La agencia calificadora disminuyó la calificación de Bolivia como resultado de un continuo déficit comercial

¿Por qué Standard & Poor’s redujo la calificación crediticia de Bolivia?

Standard & Poor’s, una de las ‘tres grandes’ agencias calificadoras de riesgo, redujo la semana pasada la calificación crediticia de Bolivia, que pasa de un BB a un BB-. Para la agencia, el cambio responde a una “débil posición del país en el sector externo”, argumentando que un déficit de la balanza comercial amenaza con mermar el crecimiento del país en años venideros.

Read in english: Why did Standard & Poor's lower Bolivia's credit rating?

El rol de una agencia crediticia, como lo es Standard & Poor’s, consiste en ofrecer una opinión experta acerca de las capacidades de pago de un país en deuda. La capacidad de pago de un país depende en gran medida de la coyuntura económica en la que se encuentra, y por esta razón las agencias crediticias actualizan sus calificaciones cada año.

Las calificaciones van desde AAA, la que indica menos riesgo, hasta C, la que indica más. Las que se encuentran en el rango de AAA a BBB se consideran de bajo riesgo, y sugieren a posibles prestamistas que hay pocas dudas acerca de la capacidad de pago efectiva de su contraparte. Por otro lado, las que se encuentran entre BB y C sugieren que los países poseen cierto grado de vulnerabilidad y se les puede dificultar el pago de la deuda adquirida.

Para los países, mantener una calificación crediticia alta es una tarea importante, pues es a partir de esta evaluación que los prestamistas establecen la tasa de interés con la que cuentan sus préstamos.

Te puede interesar: Las economías más sanas de América Latina

Un llamado de atención

Bolivia, por consecuente, debe interpretar la caída en su calificación como un llamado de atención por parte de las calificadoras de riesgo acerca del impacto que sus políticas en el sector externo pueden tener en sus capacidades de pago de deuda. Consecuentemente, y con efecto inmediato, la tasa de interés a la que tendrá que atenerse Bolivia para cualquier nuevo préstamo que reciba será más alta para compensar el aumento del riesgo al que se enfrenta el prestamista.

En un comunicado de prensa, la agencia Standard & Poor’s expresó que la que puede convertirse en principal causa de incertidumbre para posibles prestamistas es el significativo déficit que maneja Bolivia en la su balanza comercial. Standard & Poor’s argumenta que la posición privilegiada que Bolivia había adquirido durante el boom de los commodities ya ha comenzado a debilitarse, ante la rentabilidad reducida que este tipo de exportaciones representan en el presente.

Además, la agencia cita que una fuerte politización de la economía continúa representando riesgo tanto para inversionistas como para prestamistas. Califican los procesos de toma de decisión como ‘altamente centralizados’, algo que podría traer problemas para inversionistas debido a una percibida falta de contrapesos a las decisiones del gobierno central con respecto a sus inversiones.

Finalmente, se podría citar la alta dependencia de Bolivia hacia sus exportaciones de hidrocarburos, particularmente de gas natural como una de las principales causas de volatilidad en su economía. Los precios del gas natural tienen una fuerte correlación con los del petróleo, y por tanto fluctúan mucho, generando inestabilidad en una economía que depende de ellos para mantener su crecimiento.

El lado positivo, un panorama estable

Si bien la reducción en la calificación se puede interpretar como un aumento en la desconfianza hacia las circunstancias actuales del país, Standard & Poor’s mejoró la calificación del panorama de inversión de ‘negativo’ a ‘estable’.

Esta calificación difiere de la calificación crediticia en que mide los prospectos de un país para la inversión, y no su capacidad de pago de deuda.

La denominación de ‘estable’ se le otorga a Bolivia debido a una normalización en la tasa de crecimiento anual del PIB, que venía cayendo desde el año 2013, pero que ahora se proyecta a mantenerse alrededor de 4,7% anual.

Latin American Post | Pedro Bernal
Copy edited by Marcela Peñaloza