fbpx

Bolivia recibirá 575 millones de euros para mejorar la vida de sus ciudadanos, cortesía de la UE

Con ayuda de los europeos y sin abandonar la coca, Bolivia ha logrado que buena parte de la población salga de la pobreza

Bolivia recibirá 575 millones de euros para mejorar la vida de sus ciudadanos, cortesía de la UE

Read in english: Bolivia will receive 575 million euros to improve the lives of its citizens, courtesy of the EU

Bolivia es el país de América Latina que más recibe dinero de la Unión Europea después de Haití. Al parecer, los bolivianos han logrado usar de manera efectiva la ayuda que les da Europa, por lo que consiguieron un nuevo acuerdo de cooperación por 575 millones de euros (687 millones de dólares). Según la Unión Europea, esta estrategia de cooperación busca mejorar la vida de los bolivianos enfocándose en ocho áreas prioritarias: cultura y turismo, desarrollo rural y seguridad alimentaria, desarrollo integral con coca y lucha contra el narcotráfico, educación, gobernabilidad, medio ambiente y cambio climático, salud, desarrollo económico y empleo.

La UE viene apoyando económicamente a Bolivia desde hace años. Algunos de los logros que han resultado de esta cooperación tienen que ver con el narcotráfico y los cultivos de coca. Según datos oficiales, la superficie con cultivos de coca se ha reducido en un 26% desde el 2010. Si bien estos son legales en el país andino, hay un límite de 22.000 hectáreas destinadas a la producción de coca (lo cual equivale casi a la mitad de la superficie de la ciudad de La Paz). En ese sentido, el gobierno se enfoca en la erradicación del exceso de coca, no en la eliminación total de la misma, al tiempo que incentivan la producción de otros cultivos para diversificar la economía.

Te podría interesar: Conozca el Caribe, la moneda que ahora imprimirá Venezuela

Además, según las cifras de la UE, también la pobreza ha disminuido en las zonas de cultivo de coca. El 7% de las personas han salido de la pobreza extrema a la vez que el número de personas que declaran satisfechas sus necesidades básicas, en términos de agua, salud y educación, ha aumentado un 8%. Todavía hay cerca de un tercio del país que vive en la pobreza, pero los índices han mejorado de manera considerable, pues en el 2005 más de la mitad de la población vivía en esa condición, es decir, con menos de dos dólares al día.

El nuevo plan de ayuda surgió por la decisión de varios países europeos de coordinar sus programas de intervención en Bolivia. Francia, España, Reino Unido, Italia, Suecia, Alemania y Suiza, han determinado alinear sus esfuerzos para potenciar el impacto de su apoyo al país latinoamericano. De la lista, los cuatro primeros están entre los países con porcentajes más altos de consumidores de cocaína a nivel mundial por lo que no es extraño que inviertan recursos en la lucha contra el narcotráfico. Sin embargo, a diferencia de Estados Unidos, los países europeos usan un modelo de ayuda que no está centrado exclusivamente en los intereses del donante.

Con relación a este punto, el presidente Evo Morales escribió a través de Twitter: “Estamos agradecidos y resaltamos la firma de este acuerdo para bien de todos los bolivianos y sin ningún condicionamiento. Antes, Bolivia recibía cooperación de EEUU, pero estaba totalmente condicionada a la privatización de nuestras empresas, al plan coca cero y a la represión”.

Lee también: La renegociación del TLCAN, ¿favorable o perjudicial para América Latina?

Según el diario boliviano Cambio, las áreas de cooperación señaladas por los países europeos para el nuevo acuerdo fueron definidas con base en la agenda de desarrollo de Bolivia. El Plan de Desarrollo 2016-2020 del gobierno boliviano incluye temas como soberanía alimentaria, salud, educación, soberanía ambiental, erradicación de la pobreza extrema y universalización de los servicios básicos, entre otros. Por lo menos en el papel, es posible ver la relación entre las estrategias del gobierno boliviano y el plan que han anunciado en cooperación con la Unión Europea.

 

Latin American Post | Paula Bautista
Copy edited by Marcela Peñaloza