fbpx

¿Un diminuto molusco tiene la solución para el cambio climático?

Un animal del mar del nordeste de los Estados Unidos es capaz de sobrevivir mediante fotosíntesis

¿Un diminuto molusco tiene la solución para el cambio climático?

Todos los humanos del mundo producen cerca de 1 mil 362 millones de toneladas de CO2 al año. Esto equivale al 10% de las emisiones de CO2 producidas por el hombre. Sin embargo, los científicos de la universidad de Rutgers en Nueva Jersey, Estados Unidos descubrieron un animal que es capaz de, no solo no producir CO2, sino que es capaz de absorberlo.

Read in english: Does a tiny mollusk have the solution to climate change?

Los expertos están sorprendidos con el descubrimiento que hicieron del animal llamado nudibranchi. Estos son unos pequeños moluscos que, al parecer, se comportan como plantas y son capaces de hacer fotosíntesis. Los investigadores creen que esto es casi como poder agregar unos paneles solares a un cuerpo humano y que este pueda funcionar mediante energía solar.

Este molusco “chupa” la materia prima que utilizan las algas para poder producir energía solar de por vida

La investigación indica que los nudibranquios jóvenes se alimentan de algas cafés no tóxicas y de esta forma se convierten en animales fotosintéticos, lo que significa que están siendo potencializados por la luz solar.

Estos moluscos sin caparazón logran ser "amigables con el medio ambiente" luego de robar millones de plásmido -moléculas de ADN- de las algas que trabajan como pequeños paneles solares y los guardan en su intestino.

El estudio explica que "la fotosíntesis es cuando las algas y las plantas usa la luz solar para crear energía química (azúcares) a partir de dióxido de carbono y agua. Los plásmidos de las algas marrones son organelos (los órganos de las plantas) fotosintéticos con clorofila y pigmentos verdes que absorben la luz".

La subespecie de babosa marina Elysia clorótica se encuentra en las aguas de Nueva Escocia, Canadá y Massachusetts y Florida en Estados Unidos. Este animal puede llegar a medir hasta 2 pulgadas.

Te podría interesar: Las especies más amenazadas del Triángulo de Coral: ¿dejará de haber sushi de atún?

"Es una hazaña notable porque es muy raro que un animal se comporte como una planta y sobreviva únicamente con la fotosíntesis", aseguró Debashish Bhattacharya, autor principal del estudio. "La implicación más amplia está en el campo de la fotosíntesis artificial. Es decir, si podemos descubrir cómo la babosa mantiene plastidios robados y aislados para fijar el carbono sin el núcleo de la planta, entonces quizás también podamos utilizar plastidios aislados por eternidad como máquinas verdes para crear bioproductos o energía. El paradigma existente es que para hacer energía verde, necesitamos la planta o alga para ejecutar el orgánulo fotosintético, pero la babosa nos muestra que no tiene por qué ser así".

El científico además explicó que "cuando la babosa marina hace un agujero en la pared externa de la célula, puede absorber el contenido de la célula y reunir todos los plastidios de algas".  Basado en estudios de otras babosas marinas, algunos científicos han argumentado que roban y almacenan plastidios como alimento para ser digeridos en tiempos difíciles, como los camellos que almacenan grasa en sus jorobas. Este estudio demostró que ese no es el caso de Elysia chlorotica con energía solar.  "Tiene esta notable capacidad para robar estos plástidos de algas, dejar de alimentarse y sobrevivir a la fotosíntesis de las algas durante los próximos seis a ocho meses", dijo.

El siguiente paso que deberán tomar los científicos es determinar cómo la babosa marina mantiene los plásmidos y la fotosíntesis por meses sin que los núcleos de las células que se necesitan para que estos organismos sigan funcionando.

Latin American Post | Santiago Gómez Hernández
Copy edited by Marcela Peñaloza