fbpx

El gobierno canadiense no está tratando de importar gente joven para poblar el país

Sus expectativas y las de los canadienses con respecto a la inmigración tal vez no son del todo congruentes

El gobierno canadiense no está tratando de importar gente joven para poblar el país

Canadá no está buscando jóvenes, ni parejas, ni familias con niños. Si bien es el segundo país más grande del mundo, el gobierno no tiene un plan para llenar las áreas y bosques inhabitados, ni pretende prepararse para repoblar su territorio en caso de que la próxima guerra mundial o una terrible epidemia diezme su población. Lo que sí tiene el gobierno canadiense es un programa para trabajadores capacitados que estén en condiciones de instalarse en su país y aportar a la economía nacional.

Pero no se desanime, si bien el gobierno canadiense no está regalando casa, carro y beca para atraer jóvenes extranjeros, el país del norte ofrece un buen estándar de vida para profesionales con el perfil adecuado, simplemente hay que ser realista en cuanto a las expectativas y las condiciones que se requieren. El sistema para aplicar por un permiso de residencia se denomina Express Entry y es mucho más competitivo de lo que muchos imaginan.

Para aplicar, usted debe crear un perfil en la página del gobierno canadiense; es gratis, seguro y tiene 60 días para completarlo. Pero antes de cualquier cosa, usted necesita demostrar que puede comunicarse en inglés o francés, verificar que sus títulos y diplomas son aceptados en Canadá, y que su experiencia laboral es válida. Cumplir con estos puntos no quiere decir que está listo para trasladarse y que solo necesita empezar a comprar ropa térmica y renunciar a su trabajo actual.

Si tiene los requisitos mínimos (los tres de arriba son solo algunos), entonces puede completar su perfil y en caso de ser apto para el programa de Express Entry, entrará a competir con los miles de candidatos que hayan pasado el primer filtro y que son clasificados según una escala de 1,200 puntos. Solo los candidatos con los puntajes más altos son invitados a aplicar por el permiso de residencia permanente así que evalúe sus posibilidades antes de invertir tiempo y dinero.

Además de información básica sobre nacionalidad, edad, dominio del idioma y educación, le harán preguntas relacionadas con su experiencia laboral en la última década, cuánto tiempo ha trabajado en Canadá en los últimos 3 años, cuánto dinero va a llevar y las ofertas de trabajo que tiene en ese país, entre otras cosas. Recuerde que los canadienses están interesados en llevar gente preparada, pero eso no significa que el gobierno le va a dar trabajo, así que usted mismo debe buscarlo.

Una forma de obtener puntaje extra es si tiene un hermano mayor de 18 años que sea ciudadano o residente, lo cual le sumaría 15 puntos a su aplicación. Otra cosa que le añadiría puntos, y que probablemente está más bajo su control, es hablar francés. Solo por tener un segundo idioma, usted recibe 24 puntos y si su nivel de francés es avanzado, puede obtener hasta 30 puntos adicionales.

Si usted está entre los puntajes más altos y es invitado a aplicar, deberá enviar una serie de documentos como prueba de que no va a traer más problemas que beneficios al que es hoy en día el séptimo país más feliz del mundo (según esos extraños estudios que se publican cada año). Por ejemplo, necesitará certificados de policía para comprobar que no tiene antecedentes criminales y exámenes médicos para demostrar que usted o sus familiares no serán una carga muy grande para los servicios de salud y seguridad social.

Canadá tiene menos de 37 millones de habitantes en un territorio que equivale casi al doble del de Colombia, México, Perú y Bolivia puestos juntos, pero la idea de que están desesperados por llevar gente de otros lugares está bastante lejos de la realidad. Los canadienses están abiertos a recibir profesionales con perfiles destacados y un plan para sostenerse y aportar a la economía. Si bien el proceso de aplicación no es complicado, es importante ser realista en cuanto a lo que buscan.

 

Latin American Post | Paula Bautista 

Copy edited by Susana Cicchetto