fbpx

¿Por qué Argentina, Brasil y Uruguay han producido los mejores futbolistas?

¿Habrá algo especial en esta tierra que explique de dónde sale tanto buen futbolista? ¿El clima? ¿El agua? ¿La comida? ¿El aire?  

¿Por qué Argentina, Brasil y Uruguay han producido los mejores futbolistas?

Read in english: Why Argentina, Brazil and Uruguay have produced the best players?

El fútbol mueve millones de dólares al año. Para que ese flujo de dinero se mantenga, y crezca, además, es necesario que un grupo de hombres con un talento extraordinario den buenos espectáculos. Los futbolistas deben llenar canchas, deben vender mercancía, deben hacer goles y deben llevar sus equipos a la victoria. Aquellos capaces de realizar todo eso junto son ‘cracks’ y no cualquiera llega a serlo.

Cracks ha habido de todas partes del mundo: europeos, asiáticos, africanos y suramericanos. Sin embargo, por alguna razón, son estos últimos quienes más han brillado en el ‘Deporte rey’. Si se hiciera una estadística, Brasil, Argentina y Uruguay son los países que más nombres han puesto en la cumbre del fútbol. Además, estas son las únicas 3 selecciones americanas campeonas del mundo y las más ganadoras de Copas América.

Lionel Messi, Gabriel Batistuta, Alfredo Di Stefano, Pelé, Neymar, Ronaldo, Ronaldiño, Roberto Carlos, Diego Forlan, Luís Suárez, Edison Cavani, son apenas algunos de esos jugadores que han hecho historia. Todos son latinos. ¿Habrá algo especial en esta tierra que pueda explicar de dónde sale tanto buen futbolista? ¿El clima? ¿El agua? ¿La comida? ¿El aire? 

El secreto es la calle

La razón más importante para que el futbolista latinoamericano –especialmente el de esos tres países–, es que aquí el fútbol no es sólo un deporte. Esta disciplina se vive y se siente como una pasión intensa, a veces desmedida. Desde niños, los latinos se acercan al balón antes que a cualquier otra cosa. Se podría decir que los niños primero aprenden a hacer goles que a decir el ABC.

Toda esa pasión se vive en la calle. Los jóvenes futbolistas latinos salen de la cancha del barrio, a la que asisten horas enteras al día, y en la que se enfrentan a todo tipo de rivales. Al respecto, el técnico francés Arsene Wagner declaró que “cuando juegas en la calle, si tienes 10 años te gusta jugar con los que tienen 15. Para hacerlo tienes que demostrar que eres bueno, tienes que luchar y ganar pelotas imposibles”.

En entrevista con la BBC, Sergio Agüero, máximo goleador de la historia del Manchester City, dijo que “en donde yo vivía de chico había un campo justo afuera de mi casa. Sólo tenía que salir y comenzar a jugar. Si he llegado a donde estoy se debe al esfuerzo que he hecho y a que me pasaba todo el tiempo en el campo jugando desde los cinco años”.

Agüero aseguró también que "en las calles es donde aprendes, es el lugar en el que te sientes libre de hacer lo que quieres y eso lo pasas a la cancha. Ves a Messi o a Neymar y ellos no tienen miedo de hacer lo que saben”.

El hecho de que desde la infancia haya una relación con la cancha del barrio, lugares que en muchas ocasiones atraviesan condiciones de miseria y violencia, hace que el futbolista latino no sólo vea el deporte como un pasatiempo sino como una opción de vida. Por medio del fútbol, los niños pueden dejar atrás esas condiciones que los aquejan. En este sentido, los deportistas son buenos en el fútbol porque saben que sólo el talento podrá sacarlos del terrible lodazal de la pobreza que intenta siempre extender sus tentáculos por Latinoamérica. 

Ya sea de los barrios o de escuelas de fútbol, los jugadores casi siempre salen a formar parte de las divisiones menores de equipos locales. Desde allí, los deportistas salen a formar parte del mismo club o son reclutados por casa talentos europeos para ser parte de las canteras de los oncenos más poderosos del mundo, que siempre tienen un ojo puesto en las canchas de Latinoamérica porque ahí hay algo más. No sólo es fútbol: es ponerle convicción al asunto. 

Latin American Post | David Fernando Barrera