¿En qué gastan su fortuna los grandes del fútbol?

Estas son algunas de las inversiones y gastos que hacen las estrellas del fútbol mejor pagados

¿En qué gastan su fortuna los grandes del fútbol?

31,4 millones de dólares anuales es la cifra que recibe Neymar da Silva Santos Júnior, el jugador de fútbol mejor pagado a nivel mundial en la actualidad. Al considerar tamañas cifras, no puede uno dejar de preguntarse adónde va a parar el dinero que ganan ídolos como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Antonie Griezmann o Robert Lewandowski. Al investigar sobre cómo gastan sus salarios estos cracks, se pueden encontrar todo tipo de posibilidades. Desde los que buscan multiplicar sus multimillonarias cifras mediante inversiones en proyectos de emprendimiento, hasta los que entregan pequeñas fortunas a cambio de noches de fiesta, alcohol y descontrol.


Aqualina, una de las propiedades que adquirió Lionel Messi.

Jugadores como Leo Messi, el actual 10 del Barcelona, e Iker Casillas, el portero principal del FC Porto y ex capitán del Real Madrid, han dado por ser responsables en administrar su dinero, pensando en lo corta que puede llegar a ser la carrera de un futbolista y asegurando un futuro sin carencias económicas. El argentino y el español están involucrados en la compra, venta y alquiler de terrenos rurales y urbanos, haciéndose con múltiples propiedades cuya producción va a parar al bolsillo de los deportistas, incluso cuando ya no lo sean más.

Por otro lado, Cristiano Ronaldo, el goleador estrella del Real Madrid, inauguró en su país de origen, Portugal, una discoteca llamada “Seven”, haciendo referencia al número que lleva el dorsal de su camiseta para no dejar lugar a dudas de que el lugar es de su propiedad. El actual capitán del Barcelona y un apasionado por los vinos, Andrés Iniesta, es el orgulloso dueño de un viñedo de más de 120 hectáreas de extensión, donde produce vino de diferentes variedades.


Seven, la discoteca que pertenece a Cristiano Ronaldo. 

La gastronomía como negocio es otro de los campos por donde se mueven las ganancias de los cracks. Sergio Ramos, compañero de Ronaldo en el Real Madrid y defensa estrella del equipo, invirtió en la creación de una empresa, “Mercado de San Pedro”, que se dedica a la mercantilización de la mejor gastronomía gourmet que uno podría esperar. Ivan Rakitic, jugador del Barcelona, comparte con Sergio Ramos la afinidad por la gastronomía, pues tenía bajo su tutela un restaurante en Sevilla, el cual se vio obligado a clausurar, paradójicamente, por problemas con la frecuente llegada de hinchas del fútbol.


Andrés Iniesta en la bodega de su viñedo. 

Dani Alves, también ha manifestado interés en la gastronomía como mercado para invertir, pero no solo en la gastronomía, pues el español tiene entre sus bienes cinco empresas en la ciudad de Barcelona, ubicadas en el mercado inmobiliario, la moda y la gastronomía.

Neymar Júnior, por su parte, es poseedor de una empresa que se ocupa gestionar y llevar contratos deportivos, además de asesorar jurídicamente a otros deportistas. La empresa del actual delantero del Paris Saint Germain está a cargo de su padre y registra entradas de dinero superiores a los 30 millones de euros anualmente.


Neymar Júnior junto a la persona a cargo de su empresa, Neymar padre.

Pero no todo es miel sobre hojuelas -como reza el adagio-, pues el buen cuidado de las finanzas no es por lo que destacan la mayoría de los ídolos deportivos. Casos como la del jugador uruguayo Fabián O’Neil, quien asegura haber visto irse toda su fortuna en “mujeres rápidas, caballos lentos y timbas”, o el irlandés George Best, que “gastó mucho dinero en vino, mujeres y autos, y el resto lo despilfarró”, son muy explicativos de los gastos pueriles que puede hacer una persona sólo porque puede hacerlo.

Nombres como Peter Crouch, Paul Gascoigne, Diego Armando Maradona, Garrincha o Adriano leite Ribeiro pertenecen a leyendas del futbol que han convertido su capital ganado en serios problemas con el alcohol, las drogas y la prostitución, lo que los ha llevado a ser víctimas de depresiones serias, problemas judiciales y, en algunos casos, a morir en la absoluta miseria.


Diego Armando Maradona, a 13 años de haber dejado de consumir drogas. 

Pensar en las razones por las cuales una persona desperdiciaría una fortuna en semejantes despropósitos o simplemente en bienes y experiencias absurdas, también nos hace pensar que nosotros mismos seríamos mucho más prudentes si tuviésemos que administrar una fortuna propia. Y eso nos lleva a un dilema que ya ha sido resuelto de la forma más sencilla por el jugador italiano Mario Balotelli, quien al ser sorprendido por la policía mientras conducía un lujoso Maseratti con 25.000 libras en efectivo, y ante la pregunta de por qué traía semejante cantidad a la mano, responde de forma absolutamente franca diciendo: “porque soy rico”.

 

Latin American Post | Esteban Gutiérrez

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…