¿Agua en la Luna?

Este hallazgo podría significar una nueva fuente de agua potable para exploradores espaciales

¿Agua en la Luna?

 

La teoría de que el agua en la Luna estaba totalmente extinta se ha derrumbado en los últimos años debido a los inesperados resultados de recientes investigaciones. Datos obtenidos por la sonda Chandrayaan-1 de India, ya habían demostrado mediante el análisis de las capas de roca formadas por posibles erupciones, que en el profundo interior del asteroide natural habrían depósitos de agua.

 

Ahora, una nueva investigación llevada a cabo a partir de información recogida por sondas lunares ha evidenciado la existencia de agua en la superficie lunar. Se trata de un estudio conducido por el Instituto de Ciencias Especiales (SSI, por sus siglas en inglés) ubicado en Colorado, Estados Unidos, y liderado por el científico Joshua Bandfield. En este se indica que puede evidenciarse presencia de agua en la Luna a cualquier hora del día o de la noche lunar, el cual dura 29,5 días terrestres, y en “cualquier latitud”.

 

“Hemos detectado que no importa a qué hora del día nos fijemos en ella ni en qué latitud, la señal que indica la presencia de agua parece estar presente siempre […] No parece que la presencia de agua dependa de la composición de la superficie y el agua permanece inmóvil”, expresa Bandfield en comunicado oficial de la NASA.  

 

En investigaciones anteriores se había manifestado que los rastros de agua encontrados en la Luna se concentraban en sus latitudes polares, pero el nuevo descubrimiento sugiere que las moléculas de agua pueden migrar a través de toda la superficie lunar.

 

¿La salvación de la humanidad?

 

El hallazgo de agua en la Luna no supone una fuente hídrica tal y como la encontramos en la Tierra, sino una sustancia generalizada e inmóvil que debe ser extraída de los minerales para poder ser utilizada. Como lo explican los especialistas, podría tratarse de una composición OH (grupo hidroxilo), formado por un átomo de oxígeno y uno de hidrógeno, diferente al H20, compuesto por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno.

 

Bajo este panorama, el hallazgo no es visto como una alternativa para sobrellevar la ausencia de agua que podría vivir la Tierra en el futuro, sino como una oportunidad para estudiar el origen de la sustancia en la Luna. No obstante, luego de esclarecerse la posibilidad de utilizar el hallazgo como recurso, su forma de uso y cantidad, los astronautas o exploradores espaciales podrían emplearlo como agua potable, convertirla en combustible para cohetes o incluso en oxígeno para respirar.

 

Lo que aún no está claro para la comunidad científica es el origen de las moléculas de agua encontradas en la superficie. Para algunos su procedencia responde a las cantidades de agua que evidencian tener los depósitos volcánicos de la Luna. Otras teorías sugieren que las partículas proceden de asteroides que impactaron con el satélite natural de la Tierra hace más de 4.000 millones de años. Diferentes análisis advierten también que podría tratarse de una reacción química y física ocasionada por el viento solar que golpea la superficie lunar. Sin embargo, no se descarta que el agua provenga del interior de la Luna y haya estado allí desde la formación del astro.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…