Colombia: Pros y contras de eliminar los tres ceros en la moneda

Mientras algunos consideran que la medida podría mejorar la economía, otros creen que generará inflación

Colombia: Pros y contras de eliminar los tres ceros en la moneda

Desde hace casi dos décadas, diferentes senadores y organismos han propuesto eliminar tres ceros de la moneda local de Colombia (peso colombiano). La iniciativa que el año 2000 llegó hasta el Congreso de la República ha sido rechazada en varias ocasiones. Sin embargo, ahora la propuesta vuelve a escucharse y esta vez el proyecto parece ser impulsado por el propio gobierno, liderado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

El proyecto de ley que, según lo ratificó el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, será llevado el 16 de marzo ante el Congreso para ser estudiado, divide al país en una serie de confrontaciones respecto a los beneficios y consecuencias que traería la eliminación de los tres ceros en la moneda.

Para muchos, la transición sería un costo innecesario que produciría inflación y perjudicaría tanto a comercios como habitantes, para otros, el sistema facilitaría las transacciones y representa una oportunidad de modernizar el sistema financiero y poner a la nación al nivel de las economías emergentes.

Como lo señala el docente e investigador de la facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad del Bosque, Wilson Solano, “con esta iniciativa el Banco de la República busca poner [la economía colombiana] en estándares internacionales”, agregando para el medio especializado Portafolio que este movimiento es de vital importancia para Colombia, ya que la nación podría situarse en condición favorable en cuanto a parámetros internacionales.  

Primero una adaptación cultural

La eliminación de los tres ceros en la moneda de Colombia que, hasta ahora, se contempla –nuevamente- como una posibilidad, parece esta vez tener mayor probabilidad de éxito. Esto no solo por el impulso de Hacienda desde donde proviene el proyecto, sino por el ‘coincidencial’ cambio que se puede apreciar en la nueva familia de billetes entrando actualmente en circulación en el país.  

El Banco de la Repúblico suprimió los ceros en los nuevos billetes colombianos y los reemplazó con la palabra ‘Mil’. Ante esto el gobierno indicó que se había acordado dicha modificación con el objetivo de reducir costos e impactos ante un eventual cambio radical en la moneda y para ayudar a la comunidad a acostumbrarse al sistema.

¿Cuáles serían las consecuencias?

De acuerdo con un informe publicado por el Banco de la República bajo el nombre “Situación monetaria en Colombia: costos y beneficios”, la eliminación de los tres ceros en la moneda local del país no ocasionaría ningún desajuste macroeconómico, pero sí traería consigo complicaciones logísticas y posibles postergaciones de inversionistas tanto nacionales como extranjeros, quienes esperarían la estabilización económica y cultural para desarrollar sus proyectos.

Otro tema que se menciona en el informe y preocupa a la comunidad en contra del cambio monetario, es la posibilidad de desatar la inflación, ya que al eliminar los tres ceros los comercios y agentes económicos tendrían que adoptar una nueva forma de ajuste de precios que se conoce como “redondeo”.

Esto consiste en alzar el valor de un servicio o producto hacia la cifra inmediatamente superior que mantiene el mismo, es decir, un producto que en este momento puede adquirirse por 15.400 pesos colombianos, es probable que después de la transición se cobre por 14 pesos. Sin embargo, al eliminar los tres ceros el mecanismo pasaría a ser el mismo utilizado con los dólares, puesto que los pesos como por ejemplo 200, 400 o 500 pesos, pasarían a ser centavos: 20, 40 y 50 centavos.

Analistas y expertos también remarcan que el cambio en la moneda podría costarle al país 800.000 millones de pesos, dinero y esfuerzo que podría enfocarse en atender situaciones de mayor prioridad en la nación como los sistemas de pensiones, la economía debilitada, la inequidad salarial y la masiva llegada de inmigrantes venezolanos al país.

¿Cuáles son las ventajas?

Los principales beneficios que traería el cambio monetario se adjudican a la mejora logística de transacciones y contabilidad tanto de ciudadanos como de grandes empresas, puesto que al tener menos números se hacen más simples las transacciones y los sistemas de ahorro.

De aprobarse el proyecto de ley, se establecería una fecha límite para cambiar por completo tanto el sistema de precios como la moneda en circulación. Algunos especialistas en economía consideran esto como una oportunidad para que los ilegales con ‘caletas’ escondidas pierdan sus dineros o sean expuestos ante la justicia, ya que se verían forzados a cambiar su dinero antes del término de transición. Sin embargo, este hecho aún no es tan factible, puesto que en su mayoría las ‘caletas’ ilegales están guardadas en dólares.

Así quedarían los nuevos pesos colombianos de ser aprobado el cambio: 

 

COP 1.000.000 = 1.000

COP 100.000 = 100

COP 50.000 = 50

COP 20.000 = 20

COP 10.000 = 10

COP 5.000 = 5

COP 2.000 = 2

COP 1.000 = 1

COP 500 = 50 centavos de peso

COP 200 = 20 centavos de peso

COP 100 = 10 centavos de peso

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edidted by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…