La mafia colombiana vuelve a enredar a los famosos

Con la captura de Sebastián Murillo, la farándula colombiana tiembla 

La mafia colombiana vuelve a enredar a los famosos

En un plan conjunto entre la Policía Nacional de Colombia, la DEA y la Fiscalía General de la Nación se logró la captura de siete integrantes de la estructura criminal conocida como “La Oficina de Envigado” en Medellín y Cartagena el pasado 8 de febrero.

Los operativos se dan después de más de dos años de investigación conjunta entre agentes estadounidenses y colombianos. Entre los detenidos está el líder de la organización Sebastián Murillo Echeverri, conocido con el alias de “Lindo” o “Lindolfo”, quien habría reemplazado al extraditado Fredy Alonso Mira Pérez, alias “Fredy Colas”.

Según su expediente delictivo, alias Lindolfo se inició en el mundo de criminal como reclutador de “mujeres prepago” para los jefes de esa organización criminal, pero ascendió rápidamente a cabecilla debido a sus habilidades criminales y a su osada y efectiva labor a favor de la mafia. Murillo conformó su propio grupo de sicarios y empezó a cobrar deudas de la mafia, obligando a la gente a entregarle escrituras de cientos de bienes en todo el país, especialmente en el bajo Cauca antioqueño.

Murillo había logrado evadir a la justicia al hacerse pasar por años como empresario de modelos y cantantes. Además, sostuvo una relación con la modelo y presentadora Vaneza Peláez, lo que le permitió acceder a personajes de la farándula colombiana. Sin embargo, para la Policía esta era solo una fachada de una de las figuras de la sanguinaria “oficina de Envigado”, dedicada al tráfico de cocaína, a la extorsión de comerciantes y el cobro de deudas de la mafia.

Aunque Peláez y Murillo anunciaron su separación en 2015, cuando los oficiales de la Dijín lo capturaron, Lindolfo estaba en compañía de la presentadora, quien intentó ocultar su identidad durante el operativo. En la indagación que la Policía llevó a cabo, se estableció que la presentadora tenía una pequeña participación en la empresa DanFive, de Daniela Ospina, la ex esposa de James Rodríguez.

Esto obligó a Ospina a salir a aclarar que la participación de Vaneza Peláez fue de 5 millones de pesos y que los pagó con su trabajo. Además, afirma que la totalidad del dinero de la compañía es de Ospina y su familia.

En un acta de la empresa, remitida por el abogado Abelardo de la Espriella, quien se encuentra al frente de la defensa de Daniela Ospina, consta que DanFive se constituyó en marzo del 2017 y que Vaneza Peláez, obrando en nombre de la sociedad Vaneza Peláez Models S.A.S., realizó el aporte el cual le representó un total de 500 acciones de las 5.000 que conforman la empresa.

De acuerdo con información oficial, Lindolfo tenía una lujosa finca en Santa Fe de Antioquia a la que solían ir a fiestas muchos integrantes de la farándula colombiana. Muchos famosos no solo departían en las generosas fiestas de Lindolfo, sino que, además, invertían en los negocios que este ofrecía como empresario. Sin embargo, esos mismos famosos están eliminando de sus redes sociales las fotos en las que aparecen con Murillo y Peláez.

El escándalo que se espera estalle pronto es comparado por la Revista Semana con el ocurrido con Camilo Torres, alias ‘Fritanga’, en 2012, cuyas fotos fueron reveladas salpicando a personalidades famosas que defendieron su nombre al decir que conocían vagamente a Torres. En esta ocasión, la diferencia más importante radica que los artistas y figuras de la farándula colombiana, de haber llegado a hacer negocios con el Murillo, podrían estar expuestos a procesos judiciales y de extinción de dominio.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…