fbpx

Ajolote Mexicano: ¿por qué este anfibio es único?

Aunque este anfibio se encuentra en peligro crítico de extinción, posee el genoma más grande que se ha podido secuenciar hasta ahora, aproximadamente 10 veces más grande que el de los seres humanos

Ajolote Mexicano: ¿por qué este anfibio es único?

El ajolote es un animal sorprendente; sus capacidades regenerativas y su amplio genoma lo han hecho un animal único aunque en el principio se le confundiera con las larvas de las salamandras tigre. Estos animales llegan a medir unos 25 cm en su adultez y muy rara vez llegan a sobrepasar los 30 cm, tienen la apariencia de un renacuajo gigante con patas y cola con una piel lisa y suave al tacto. Sin embargo, lo que hace realmente interesantes a estos animales es la capacidad de regenerar sus tejidos dañados u órganos amputados, en perfectas condiciones y con sus músculos, huesos, tendones y nervios en su lugar correcto tras un par de semanas. Esta maravillosa propiedad se debe al enorme tamaño de su genoma, puesto que cuenta con unos treinta y dos mil pares de bases de ADN, lo que supera unas diez veces el tamaño del genoma humano.

Más impresionante aún es su capacidad de reparar su médula espinal, por lo que si sufren daños, este animal puede recuperarse al cien porciento como si no hubiera sufrido daño alguno, una capacidad única en el reino animal. Investigadores del Instituto de Investigación de Patología Molecular (IMP por sus siglas en inglés) en Viena, han logrado mediante técnicas secuenciadoras de ultima tecnología y diseñadas específicamente para llevar a cabo el estudio, el análisis y la manipulación de los genes del ajolote, lo que en un futuro cercano permitirá emplear estos genomas en diversos campos como la medicina, la farmacéutica y la ingeniería genética, entre otros.

El futuro para el Ajolote

La doctora Elly Tanaka, trabaja arduamente por conservar esta especie y ha logrado conseguir uno de los laboratorios con la mayor cantidad de ajolotes cultivados, puesto que considera que "Este hallazgo será una poderosa herramienta para estudiar la base molecular de la regeneración de extremidades y otras formas de regeneración", como explicó en el artículo de la revista Nature. Tanaka asegura que la técnica es tan prometedora como la especie misma y con tanto empeño puesto en la compresión de esta particular especie plantea como objetivo: “Queremos entender los cambios inmensos en el ARN y las proteínas que producen las células para cambiar de una adulta a una madre”.

La investigadora explica responde “¿Cómo provoca una herida un cambio tan grande?" y explica "No podemos entender eso sin saber qué partes distintas del genoma son utilizadas para alterar cómo se comportan las células”Es la primera vez que se secuencia un genoma de este tipo de salamandra. La razón por la que no se había hecho es que tiene muchas partes repetidas, este requirió un inmenso esfuerzo computacional, con técnicas desarrolladas específicamente para el análisis.

En este momento, los investigadores trabajan por continuar en la identificación de los genes que son parte del proceso regenerativo, sean o no exclusivos del ajolote, en esta aventura el camino a recorrer es tan largo como los 150 años que lleva la investigación sobre este particular espécimen y se ha convertido en un nuevo hito en la historia de la ciencia moderna, por lo que en muchos casos se le compara con lo que fue en su momento la decodificación del genoma humano.

 

Latin American Post | Sergio Buitrago

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…