fbpx

Bolivia: alerta por inundaciones y desbordamientos

Según reportes oficiales, más de 50.000 personas se encuentran en condición de damnificados

Bolivia: alerta por inundaciones y desbordamientos

Varios departamentos de Bolivia se encuentran en alerta naranja y roja por las fuertes lluvias, que han producido inundaciones, derrumbes y desbordamientos por todo el país, y los cuales ya han ocasionado la muerte de al menos 13 personas y han dejado a otras 50.000 en condición de damnificados.  

"El país se encuentra en alerta por las lluvias. Hay inundaciones y crecidas de ríos, en lugares como Tupiza, Villamontes, Guanay, Vinto y otras. He instruido a Defensa Civil y a las Fuerzas Armadas, tomar las medidas necesarias, para salvaguardar, sobre todo, la vida de las personas", comunicó el presidente Evo Morales, desde su cuenta oficial de Twitter.

Una primera evaluación entregada por los ministros de Estado, indicó que al menos 13 personas habrían fallecido hasta el momento, por causa de descargas eléctricas en el sector rural o por deslizamientos de tierra. Esta cifra podría continuar aumentando en los siguientes días, puesto que se esperan más lluvias intensas, que han sido reportadas por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).  

El desbordamiento del río Tupiza, de la ciudad boliviana que lleva el mismo nombre, ha sido uno de los acontecimientos más graves que hasta ahora deja el temporal en la nación andina. Según informes otorgadas por las autoridades locales, dos personas fallecieron durante la crecida del Tupiza y otras 47 familias habrían perdido sus viviendas por completo, cuando la fuerza del caudal, que alcanzó en algunas partes siete metros de altura, arrasó con paredes, cimientos, enceres, electrodomésticos y mascotas.

Equipos de atención de desastres indicaron también, que unas 1.000 personas quedaron en condición de damnificados en Tupiza y otros 50.000 ciudadanos, estarían afectados en el resto del país.

Cuatro meses de intensas lluvias

La época de lluvias en Bolivia suele prolongarse desde noviembre hasta marzo. Este año, siete de los nueve departamentos del país -Chuquisaca (sureste), Cochabamba (centro), Santa Cruz (este), La Paz (oeste), Tarija y Potosí-, se han visto fuertemente azotados, registrando inundaciones, deslizamientos y desbordamientos de ríos que han incluso impedido el tránsito de vehículos en algunos sectores.

Las zonas más afectadas por el temporal limitan con Paraguay y Argentina, y pese a que se han emitido alertas sobre posibles nuevos desbordamientos, hasta el momento no se conoce que se estén llevando a cabo evacuaciones preventivas en los sectores bajo riesgo. No obstante, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, anunció el envío de cuatro toneladas de ayuda humanitaria, para los más de 1.000 afectados por el desbordamiento del río Tupiza.

Las autoridades bolivianas han tenido dificultadas para llegar a los sectores más afectados del país, debido al mal estado en el que se encuentran gran parte de las carreteras ocasionado por las lluvias. Por su parte el presidente Morales anunció que suspenderá su agenda de actividades, para visitar a la región golpeada por el desbordamiento.

Durante los últimos meses Bolivia ha tenido que enfrentar enormes parálisis por manifestaciones, huelgas de hambre y paros civiles de diversos sectores sociales, que protestaban contra el nuevo Código Penal que quería imponer el gobierno de Evo Morales. El jefe de Estado dejó sin efecto político el polémico Código del Sistema Penal, pero las protestas continúan, ahora en contra de la reelección indefinida que pretende instaurar mandatario.  

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…