fbpx

Mexico: ¿Coalición contranatural entre izquierdistas y evangélicos?

Las alianzas entre partidos ideológicamente contrarios demuestran la falta de objetividad en sus planes de desarrollo nacional y el interés de supervivencia política ante el sistema partidario

62 things you should know about Bitcoin in tis 10th anniversary

El inicio de las precampañas electorales en México estuvo acompañado de diversas polémicas partidistas que dejaron atónito a más de un ciudadano fiel a sus ideales políticos. Es claro que el objetivo principal de los candidatos de oposición en este país será apartar del poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual demostró ser ineficiente para resolver las principales problemáticas de la nación.

Sin embargo, las alianzas entre partidos ideológicamente contrarios demuestran la falta de objetividad en sus planes de desarrollo nacional y el interés de supervivencia política ante el sistema partidario.

La alianza más contranatura se observa en la coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por el partido Morena, Encuentro Social (PES) y el Partido del Trabajo (PT). A mediados del 2017, la unión entre el PT y Morena era casi evidente, partiendo de la lógica ideológica que comparten ambas asociaciones políticas: la izquierda radical.

No obstante el pasado diciembre se unió el PES, un partido con ideologías conservadoras, indiscutiblemente evangélico y con tintes discriminatorios hacia los derechos civiles de ciertos sectores de la población.

El presidente de dicho partido es el político Hugo Eric Flores Cervantes, quien ha desempeñado diversos cargos públicos en el país, apoyado de los diferentes partidos predominantes, mismos a los que hoy se enfrenta electoralmente.

Sin duda es uno de los políticos mejor preparados del país, ya que cuenta con dos títulos universitarios  de la Universidad de Harvard y uno en la Universidad Nacional Autónoma de México. Aunado a ello se le reconoce - aunque él mismo no lo ha confirmado- como pastor de una iglesia neo-pentecostal llamada Casa sobre la Roca.

El candidato Andrés Manuel López Obrador afirma que no existen entre ellos diferencias de fondo. Sin embargo, los hechos y posturas demuestran lo contrario. Un ejemplo de ello es la postura ante el matrimonio igualitario; abiertamente el PES está en contra, mientras Morena ha sido uno de los principales patrocinadores de la igualdad en la unión civil; el aborto también presenta posturas contrarias y sin faltar la contradicción en la legalización de la marihuana para fines lúdicos.

Sin duda, esta decisión provocó numerosas críticas por parte de académicos y activistas que apoyan el proyecto del movimiento de regeneración nacional.

Funcionarios de ambos partidos señalan que la parte ideológica no será problema en la futura administración, pues no se incluyó en el programa de gobierno de López Obrador, pero hay que preguntarnos, ¿qué pasará con esta coalición cuando se deban tomar las decisiones más importantes en el congreso? ¿Cómo responderá el candidato a unos partidarios divididos ideológicamente? Y ¿qué credibilidad dará México en el exterior en caso de llegar esta coalición al poder?

Sin duda, la unión “juntos haremos historia” tiene enormes posibilidades de ganar, según las encuestas nacionales. El eterno candidato a la presidencia está apostando a un nuevo electorado del cual no se tiene la certeza de apoyo incondicional; a cambio podría estar sacrificando el voto de la comunidad LGBTTTI, los gremios feministas y los académicos que apoyan las iniciativas de izquierda. Las elecciones México 2018 se tornan inquietantes, con coaliciones de izquierda disfrazadas de derecha y derechistas con bandera de izquierdistas; será interesante ver si eso funciona para sacar del poder a lo que ellos llaman “el mal gobierno”.

 

Latin American Post | Jorge Francisco Vuelvas Lomeli 

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…