La crisis del sector rural colombiano

Colombia, un país rico en recursos naturales, posee el 50% del total de paramos del mundo, ocupa el segundo puesto en biodiversidad a nivel mundial y, cuenta con la posición geográfica más estratégica de toda América Latina

La crisis del sector rural colombiano

Pese a estas ventajas, la situación agraria del país enfrenta un panorama difícil e históricamente incomprendido. Según el Ministerio de Agricultura, el país cuenta con 42,3 millones de hectáreas para uso agropecuario, el 80% de estas está destinado a la siembra de pasto para explotación ganadera y el 20% restante destinado a la agricultura. De este porcentaje, 7,1 millones de hectáreas son utilizadas para la siembra de café, yuca agria, palma de cera y caña de azúcar. Aproximadamente, 1,4 millones de hectáreas son sembradas por cerca de 5 millones de pequeños campesinos que producen el 43% de los alimentos que se consumen en Colombia.

De acuerdo con las cifras, los pequeños campesinos viven con $200.000 mil pesos durante un mes, equivalente a aproximadamente 66 dólares mensuales. Asimismo, el 15% de ellos son analfabetas, el 83% de los niños y niñas no van a la escuela, el 80% no termina la secundaria, el 1% va a la universidad. Adicionalmente, el 60% de campesinos no tiene agua, el 85% no cuenta con servicio de alcantarillado y, el 65% de ellos nunca ha recibido asistencia técnica, maquinaria o crédito. Entonces, para analizar la situación de derechos humanos de forma proporcional a las condiciones socioeconómicas de los campesinos en Colombia, es necesario recordar que los Estados violan los derechos humanos de las personas bien sea por complacencia directa e indirecta y por omisión. Lo anterior conlleva a una responsabilidad estatal directa en las condiciones de pobreza, difícil acceso a la tierra, y vulneración de las comunidades rurales, indígenas y afro descendientes.

La tierra ha sido el catalizador que permite la continuación de la guerra y la violencia en el país, es la fuente principal de financiación de los grupos armados y, es también la fuente de poder y dominio de unos sobre otros. Se trata de un contexto de conflicto que lleva alrededor de 7 millones de personas desplazadas en el marco de disputa y enfrentamiento entre grupos armados de corte paramilitar, grupos armados guerrilleros y, grupos armados legales en el país. Además, las relaciones de amiguismo entre grupos armados paraestatales y grupos legales estatales dan muestra de la convivencia de carácter estructural que deslegitima la creencia en un estado protector y garantizador de derechos. Ejemplo de esto es la zona del Urabá, donde organizaciones sociales e investigaciones de instituciones como del Centro Nacional de Memoria Histórica dan cuenta de la complacencia del Estado colombiano hacia grupos paramilitares en el dominio, control y usufructo de la tierra en la zona.

La concentración de la tierra encontró como aliado la violencia y la intimidación para despojar y apropiar. Por su parte, el asesinato de líderes sociales reclamantes y defensores de tierras en Colombia  ha sido una constante, es en una herramienta con fines de dominación, control y explotación. Lo anterior, tiene como consecuencia la negación de capacidades de acción colectiva y el impulso del miedo y desconfianza refuerzan y legitiman estándares y ordenes sociales sustentados en la violencia. La Defensoría del Pueblo, reconoce que los grupos armados dedicados a fundamentalmente al narcotráfico y a las económicas ilegales,  “asociadas con intereses particulares, dedicados a la apropiación y despojo de tierras e impedir futuros procesos de reparación y restitución a las víctimas, configuran estructuras que despliegan acciones violentas, agresiones y amenazas contra los líderes sociales y comunitarios; defensores de derechos humanos y representantes de organizaciones sindicales, así como víctimas de desplazamiento forzado”.

Los ataques a defensores y defensoras de derechos humanos están enfocados principalmente en atentados contra la vida y la integridad personal. La información recolectada por la Defensoría del pueblo expone que “durante el año 2016 fueron asesinados 134 líderes sociales, comunitarios y defensores de derechos humanos en Colombia. Del total de víctimas, en Antioquia se presentaron 18 casos, […] Por otra parte, entre el primero (01) de enero y hasta el cinco (05) de marzo de 2017 se habían registrado 22 homicidios contra líderes sociales en el departamento de Antioquia”. La misma entidad logró identificar que el 69% de las víctimas de ataques en el país desarrollaban una labor comunitaria de reivindicación de derechos de zonas rurales. El 25% pertenecían a líderes originarios de pueblos y comunidades indígenas. En este sentido, existe un alto nivel de víctimas que ejercieron como líderes de Juntas de Acción Comunal y se evidencia que el Movimiento Social y Político Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos tienen un alto nivel de afectación.

Así, los conflictos territoriales destruyen la económica campesina, imponen proyectos de minería a gran escala, e implementan megaproyectos industriales o agropecuarios. Estas situaciones repercuten de manera significativa en la forma de vivir y estar en los territorios, pintando con colores maquiavelismos paisajes de desplazamiento, despojo, y destrucción ambiental.

Latin American Post | Laura María Díaz

Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…