fbpx

Nuestros perros hacen una seña al vernos enfadados

Confirmado: los perros sienten nuestro mal genio y nos consuelan

Nuestros perros hacen una seña al vernos enfadados

Usualmente las personas enfadadas o irritadas por diversas situaciones requieren apoyo y comprensión por parte de sus seres queridos, pero ¿qué pensaría si el gesto que usted siempre ha asociado a “dame de comer” de su mascota en realidad quisiera decir: “estás enfadado y lo sé”?

Algunas personas encaprichadas con las muestras de simpatía de los perros han llamado a este gesto de lamerse la boca, “mlem”. Sin embargo, investigadores del comportamiento animal, llaman sencillamente este gesto “lamerse la boca” y ha sido asociado a una práctica que alivia el estrés de los animales, una muestra de excitación o manifestación de hambre.

Sin embargo, investigadores de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, como Natalia Albuquerque, autora de un artículo científico que estudió las reacciones de los perros frente a estímulos de expresiones humanas (especialmente de rostros humanos que enunciaban enojo) determinó que ‘el tigre no es como lo pintan’. La muestra se hizo sobre 17 perros adultos a los cuales se les mostraba en dos monitores a la vez, acompañados de audio, expresiones de humanos furiosos y felices y en otros dos monitores, las mismas manifestaciones emotivas en perros.

Al avanzar la investigación y al comparar detenidamente las reacciones que presentaban los 17 individuos de la muestra, se pudo determinar que lamerse la boca o el popular “mlem” se disparaba al observar expresiones de desaprobación, enojo o rabia en los humanos en todos los casos.

“Son las señales visuales de enojo las que provocan el gesto de lamerse la boca en los perros”, afirmó Albuquerque, candidata a doctorado en psicología experimental de la Universidad de Sao Paulo. La experta añadió que “los perros se lamían la boca más a menudo al observar expresiones relacionadas con emotividad negativa por parte de los humanos, más que al observar otros perros, las reacciones iban directamente relacionadas más con los humanos que con sus pares”.

Lo perros además observaron durante más tiempo las imágenes en donde aparecían humanos cuyo audio era congruente con la expresión demostrada, mientras que al mostrar imágenes de enojo combinadas con audios relacionados con expresiones de felicidad y cariño, los perros perdían rápidamente la atención y desviaban la mirada.

El estudio claramente resulta útil, según la autora, porque “estos resultados demuestran que los perros pueden extraer e integrar la información sensorial bimodal y discriminar entre las emociones positivas y negativas de los humanos y los perros”.

Las manifestaciones de inteligencia de los perros no son una novedad, pues es ampliamente reconocido el entendimiento de los cánidos a estímulos provocados por los humanos. Sin embargo, se estima que esta demostración podría sugerir una evolución conductual por parte de los perros para afianzar los lazos comunicacionales con sus dueños.

Los investigadores, autores del estudio consideran que este proceso de comunicación íntima entre perros y humanos se pudo haber dado incluso en el proceso de domesticación canina, cuyo origen ha sido descrito en la obra “Cuando el hombre encontró al perro” del médico, filósofo y catedrático de anatomía comparada y psicología animal, Konrad Lorenz.

Los perros actuales, según Lorenz, provienen de una relación entre el chacal, en unos casos, y el lobo nórdico, en otros, con el humano, en la cual uno prestaba un servicio igual de valioso al otro. Chacales y lobos nórdicos servían como centinelas a los humanos ante la proximidad de un depredador mayor que significara un potencial peligro para hombres desprevenidos y a su vez, los humanos compartían parte de los botines de caza obtenidos con la ayuda, en muchos casos, por los cánidos.

En ese proceso de domesticación y cercanía con los hombres primitivos, se hizo cada día más necesaria la comunicación entre unos y otros, los autores del estudio de la universidad brasilera de Sao Paulo sugieren que esta manifestación podría haberse dado como consecuencia de la necesidad de agudizar el entendimiento entre los dos viejos socios de cacería y compañía.

Latin American Post | Alberto Castaño Camacho

Copy edited by Santiago Gómez Hernández

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…