fbpx

Puerto Rico: bajo la amenaza de una bacteria mortal

La falta de agua potable en la isla ha hecho que las personas recurran a fuentes de agua contaminada

Puerto Rico: bajo la amenaza de una bacteria mortal

Tras más de un mes del devastador paso del huracán María por Puerto Rico, la isla continúa intentando recobrar su normalidad, sin embargo el 78% de los puertorriqueños sigue sin energía, el 28% de la población no tiene acceso a agua potable y el 11% de los supermercados permanece cerrado. Para hacer aún más titánica la recuperación de la región, ahora los sobrevivientes deben enfrentarse a una bacteria mortal.

Se trata de la Leptospira, una bacteria en forma de espiral que se encuentra en la orina de algunos animales, principalmente roedores. Esta se propaga luego de inundaciones, ingesta de agua contaminada, o el contacto con heridas abiertas. La leptospirosis causa fallas orgánicas que producen fiebres intensas y brotes en el cuerpo, dicha reacción en la mayoría de los casos puede ser tratada con antibióticos, pero en situaciones severas la infección puede llegar a ser fatal.

Es así como el Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico ha alertado sobre el incremento de casos y muertes que involucran la leptospirosis. De acuerdo con el organismo, se han registrado en el último mes 76 casos y dos muertes confirmadas por leptospirosis, además de otros fallecimientos que podrían vincularse con esta infección, pero aún se esperan las respectivas pruebas de laboratorio para poder confirmarlo.

Según detalla Carmen Deseda, epidemióloga de Puerto Rico, en la isla normalmente se registran entre 63 y 95 casos de leptospirosis por año, pero el paso del huracán María y la carencia de agua potable que éste habría traído como consecuencia, estarían aumentando las infecciones de manera considerable.

En búsqueda de agua potable    

El huracán María borró casi por completó el sistema de aguas en la isla. Por ello, cientos de puertorriqueños han enfrentado una crisis aguda tratando de encontrar agua potable para beber y preparar alimentos. Debido a su escasez, los isleños se han visto forzados a buscar agua en lugares potencialmente peligrosos o contaminados, ignorando enfermedades o intoxicaciones que podría traer como consecuencia el consumo de aguas no potables.

Para esta población afectada, los riesgos de tomar agua intoxicada o no son los mismos, puesto que argumentan que si no la consumen, de todas maneras morirán. Las autoridades de aguas públicas en Puerto Rico han intentado prevenir a los ciudadanos respecto al consumo de estos líquidos y trabajan de manera pronta en restablecer el acceso a agua potable y analizar las fuentes líquidas de donde se están abasteciendo los habitantes de la región, para descartar así cualquier tipo de contaminación.

Sin embargo, la necesidad de los puertorriqueños por encontrar agua, los hace olvidar los riesgos de salud que conlleva consumirla de cualquier lugar, como consecuencia de ellos empieza a verse el preocupante aumento de casos de leptospirosis, infección que podría continuar sumando muertes, al devastador paso de María por la isla.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…