fbpx

Control de armas: ¿un problema sin solución en EE.UU.?

El reciente tiroteo masivo de Las Vegas ha dejado al menos 59 muertos y 527 heridos y ha sido el más mortífero de la historia moderna del país norteamericano

Control de armas

Estados Unidos. despierta esta semana en medio del tiroteo más mortífero de su historia moderna. En la noche del domingo, un hombre abrió fuego contra una multitud de personas que asistían al festival de música country en Las Vegas, disparó de manera descontrolada durante 15 minutos desde el piso 32 de un hotel y dejó decenas de muertes y centenares de heridos.

De acuerdo con los reportes otorgados por las autoridades, Stephen Paddock, el hombre de 64 años responsable del ataque, se suicidó luego de perpetrar la masacre. En la habitación del hotel desde donde cometió el acto fueron encontrados más de 10 rifles. Según las investigaciones, Paddock no tenía antecedentes penales, ni ninguna inclinación política o religiosa que se considerara extrema, pero bajo su posesión estaba más de una decena de rifles y pistolas listas para matar.

Un estudio realizado por la organización Small Arms Survay indica que en en EE.UU. más de 300 millones de armas están en manos de civiles. Como en ninguna otra parte del mundo, la posesión de armas en ese país está garantizada por la Constitución, lo que significa que es un derecho para todos sus ciudadanos, quienes con muy pocos requisitos pueden adquirir un arma, sea cual fuere su objetivo de tenerla.

Requisitos pobres y quebrantados

Para comprar un arma en EE.UU. es necesario ser mayor de 18 años, no tener antecedentes penales, no tener adicción a sustancias psicoactivas, no sufrir enfermedades mentales o haber sido internado en instituciones de salud mental. ¿Pero cómo lo comprueban? Los establecimientos de venta de armas están obligados a revisar los antecedentes para determinar si una persona es apta o no para adquirir un arma. Sin embargo, si el FBI no responde en un rango de 72 horas a dicha revisión, la compra se considera autorizada y el arma queda en poder de un sujeto, sin mayor cuestionamiento.

Según estadísticas de la organización Gun Violence Archive, en lo corrido de 2017 se han registrado 46.597 incidentes violentos con armas en territorio norteamericano. No todos estos son tiroteos en masa como el ocurrido este domingo en Las Vegas, pero sí son sucesos que casi a diario dejan al menos un herido o cobran una víctima mortal. Estas alarmantes cifras ponen en relieve la polémica del porte de armas en EE.UU., situación defendida por varios Estados en el país que indican que sus ciudadanos tienen el derecho y la necesidad de portar armas.

Cada día mueren 9 niños por el uso de armas en EE.UU.

Este porte de armas cobra cada día la vida de 9 niños en el país que mueren entre asesinatos, suicidios o por accidente. Según una investigación del Pew Reaserch Center, el 37% de los hogares estadounidenses tiene un adulto que porta un arma: de estos el 74% son hombres y el 82% de raza blanca. Así que oponerse a una reglamentación más estricta para adquirir armas de fuego es, de cierta manera, justificar y permitir el aumento de muertes causadas por dicha condición.  

En enero de 2016, bajo la administración de Barack Obama, se aprobaron una serie de medidas ejecutivas para aumentar el control de armas en el país. Estas incluían obligar a los vendedores de armas a contar con licencias, incluso los que operan por Internet, duplicar en un 50% el número de personal del FBI dedicado a la revisión de antecedentes, y exigir a los estados publicar y mantener actualizado la lista de las personas con problemas mentales o con antecedentes violentos, para calificarlos como no aptos ante un eventual intento de comprar armas.

EE.UU. es el país desarrollado con mayor número de muertes ocasionadas por el uso de armas de fuego. Pese a ello, las peticiones para regular la adquisición de armas por ciudadanos no parecen avanzar. Muestra de ello es la reciente masacre de Las Vegas, perpetuada por un sujeto, quien al parecer actuó como ‘lobo solitario’ en un acto de odio que pasará a la historia sin explicación.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…