fbpx

El uso de bolsas plásticas va en retirada

Los países latinoamericanos luchan por el medio ambiente con leyes y campañas de concientización

El uso de bolsas plásticas va en retirada

Latinoamérica cada vez toma más conciencia del mal que le estamos haciendo al planeta y está queriendo contribuir con varias iniciativas que buscan proteger el medio ambiente y reducir la contaminación. Ya son varios los países de Latinoamérica que tienen normativas que restringen el uso de bolsas pláticas, principalmente por el poco uso que se les da y por el gran daño que causa en el medio ambiente, ya que el tiempo que necesita para degradarse es demasiado en comparación con otros materiales.

Según estudios una bolsa plástica necesita entre 100 y 200 años para degradarse por completo. Este tiempo es demasiado ya que somos grandes consumidores de bolsas plásticas, sobre todo para hacer las compras y para botar la basura. Las bolsas de plástico están hechas de etileno, que es un producto derivado del gas y petróleo. Los daños que causan son catastróficos, sobre todo cuando llegan a varar al mar. Se han encontrado grandes cantidades de deshechos en el mar, muchos de ellos son plásticos, bolsas y redes que ocasionan la muerte de más de 1 millón de aves marinas y más de 100 mil animales del mar. Los animales muchas veces al tratar de comer estos desechos terminan muertos, capturados por la misma basura, o algunos son mutilados.

Los gobiernos destinan mucho tiempo y dinero en la actualidad para recoger plásticos y este tipo de basura difícil de degradar. Para mitigar este tipo de gastos países de todo el mundo han prohibido su uso, por medio de restringirlo o de aplicar impuestos a las bolsas, para motivar a las personas a utilizar bolsas de otros materiales. Así sucedió en Argentina, donde se pretende cambiar el hábito de las personas: "La gente estaba muy acostumbrada a recibir bolsas de supermercado por cualquier compra mínima. Y de un día para el otro se dejaron de dar. Las personas se acostumbraron a buscar cajas de cartón para ir de compras” dijo Marcelo Ojeda, inspector de la Secretaría de Ecología y Protección ambiental de Puerto Madryn, institución estatal cuyo objetivo el cuidado del medio ambiente.

El gobierno argentino ha prohibido el uso de bolsas plásticas en algunas provincias y se espera continuar con la restricción de su uso en todo el país con la insignia “Ambiente libre de bolsas”. Según Ojeda, "Ahora cambiaron los hábitos de la gente. Las personas las reutilizan para otras cosas. Cada bolsa comprada se guarda para poner la basura, transportar pertenencias, conservar comida… Es decir, se siguen reutilizando con múltiples propósitos. Ya no se ve tanta bolsa tirada en la calle".

Colombia también está consciente de esto y se realizan campañas como “Reembólsale al planeta” para lograr cambiar la mentalidad y la costumbre de la gente para no usar más bolsas plásticas. México en el 2010 prohibió el uso de bolsas plásticas, práctica que continúa expandiéndose por la región. Los vendedores que entreguen bolsas gratis a los consumidores mexicanos se exponen a una multa de 10 mil dólares.

Venezuela también ha aportado en esta materia. Desde el 2011 está prohibido el uso de bolsas plásticas. En Chile son varias ciudades y comercios de todo el país que han prohibido o restringido y entregan alternativas a las bolsas de basura, como bolsas ecológicas, bolsas de género y cajas. La experiencia en Brasil vas desde el 2012, cuando el gobierno decidió enfrentar al problema con el lema “Vamos a sacar al planeta de su ahogo" con la ayuda de la Asociación Paulista de Supermercados (APAS) que tomaron la decisión de solo usar bolsas biodegradables. Otros países que otorgan multas e impuestos y prohíben la entrega de bolsas en el comercio son Suiza, Taiwán, Israel, Singapur, Canadá, Dinamarca, Italia entre otros.

Hacer un cambio de mentalidad no es difícil. Solo hay que dejas prácticas que dañan el medio ambiente y matan animales todos los años y reemplazarlas con nuevas prácticas como siempre traer consigo un par de bolsas de género si se va de compras, o preferir cajas de cartón, entre otras.

 

Latin American Post | Daniella Páez Otey

Copy edited by Susana Cicchetto