fbpx

La ruptura de la unidad chavista y la picada de la mosca azul

¿Qué puede explicar la constante y fuerte enemistad al interior del partido político?

Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de Venezuela

La manera en que se ha desarrollado la situación social en Venezuela, así como el cubrimiento que buena parte de los medios han realizado al respecto, han formado en la opinión pública la imagen de que en ese país sólo existen dos grupos políticos: los chavistas y la oposición. Basta con echarle un ojo a la mayoría de los cubrimientos para notar la manera en que se retrata un país en el que hay un pueblo opositor cansado de los excesos del gobierno de Maduro o bien un pueblo fiel al gobierno que resiste los embates de la clase política que quiere retornar al poder.

En ambos casos, podríamos decir que el retrato está incompleto, pues la situación en Venezuela es mucho más compleja que el hostil enfrentamiento entre dos agrupaciones ideológicamente antagónicas.

Un ejemplo de esto es Luisa Ortega Díaz, Fiscal General del Ministerio Público, quien en los últimos meses se ha convertido en una figura representativa de la oposición al gobierno de Maduro, ha intentado marcar una ruptura con la oposición reunida en la Mesa de Unidad Democrática con un discurso que admite una identificación con el ideario político de Hugo Chávez. No sobra recordar que la Fiscal fue elegida por la Asamblea Nacional en 2007 y 2014, periodos en los que esta contaba con una mayoría chavista.

No es posible reducir la oposición venezolana a López, Capriles o Machado como no es posible reducir la izquierda venezolana al oficialismo. Una de las diferencias superlativas entre los gobiernos de Chávez y Maduro es la manera en que han realizado la articulación entre los muy heterogéneos sectores sociales que componen eso que denominamos chavismo.

Desde que Chávez estuvo en el poder, las discrepancias entre los sectores afines a su gobierno ya eran visibles, como el conocido caso del ex ministro de Planificación y Desarrollo Roland Denis (2002 – 2003) quien renunció a su cargo denunciando la burocratización abusiva de la que estaba siendo objeto el Estado y quien ha sostenido que el de Maduro es un gobierno manejado por las mafias. Pese a esta posición, Denis es uno de los referentes de la izquierda venezolana y alude constantemente a los sectores sociales que respaldaron los primeros años del gobierno de Chávez para que retomen el liderazgo del gobierno popular.

¿Qué puede explicar esta constante y fuerte ruptura al interior del chavismo?

Quienes intentan explicar esto, aludiendo al autoritarismo, la corrupción, la injerencia, la burocratización o la renta petrolera están en lo cierto, pero es necesario entender la manera en que se ha desarrollado. 

Para el investigador uruguayo Raúl Zibechi, la cepa de esta situación se resume en la emergencia de un nuevo sector social que ha logrado una acumulación considerable de capital utilizando al Estado para tal fin. Esta nueva élite, denominada popularmente como ‘boliburguesía’ está compuesta por altos funcionarios de empresas públicas, de las instituciones del Estado, militares de alto rango, algunos empresarios que se han enriquecido por su trabajo con esas instituciones y (recientemente con mucha fuerza) los nuevos banqueros. Para Zibechi, estas nuevas elites actúan como mafias con el fin de blindar su permanencia en el poder. No en vano, el ex ministro Denis insiste en eso de que Maduro es “un juguete de esas mafias”.

En 2006, Frei Betto publicaba en Brasil un libro titulado ‘La mosca azul’, una reflexión sobre el poder en ese país luego de haber sido asesor directo de Lula entre 2003 y 2004. Betto renunció denunciando la corrupción al interior del gobierno de Lula, así como el monopolio institucional que estaban conformando los sindicatos. Por eso lo de la mosca azul, “la picada de la mosca inocula en las personas dosis concentradas de ambición por el poder. Las personas, entonces, son más receptoras al veneno de la mosca cuando viven en situaciones en las cuales disponen, de hecho, de posibilidades más concretas de ejercer un poder mayor”.

 

Latin American Post | Pedro Rojas Oliveros

Copy edited by Susana Cicchetto