Costa Rica: récord de violencia y asesinatos

Desde el 2015 se han generado enfrentamientos armados y violentos entre pandillas de narcotraficantes en un país que era reconocido por ser pacífico

Costa Rica: récord de violencia y asesinatos

Costa Rica era considerada en años anteriores como uno de los países más pacíficos y seguros, pero el panorama de hoy es menos alentador. Esto porque desde el 2015 se ha generado una ola de enfrentamientos armados y violentos entre pandillas de narcotraficantes. Durante el 2017 se han registrado 582 asesinatos; una cifra histórica en el país, con 25 más que el año pasado. En su mayoría, los homicidios son de miembros que disputan el mercado de las drogas en Costa Rica, mercados de droga en barrios marginales que rodean San José. Desde el 2015 cada año son más y más las víctimas en estos enfrentamientos, los cuales por lo general corresponden a hombres de no más de 25 años. A tal punto ha llegado la violencia que incluso los vecinos de barrios aledaños evitan salir a la calle en los sectores conflictivos.

La Organización Mundial de la Salud estima que la situación en Costa Rica la consideran una “epidemia”. Mientras tanto, el Ministro de Seguridad, Gustavo Mata estima que debe declararse una “emergencia nacional”.  A su vez también explica que la sucesión de acontecimientos que data del 2015 hay que definirlo: “Ya no se debe hablar de “narcomenudeo” o “microtráfico”, sino de narcotráfico en todas sus letras”.

Wálter Espinoza, el jefe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) considera que los hechos y el panorama que está oscureciendo los logros mundiales del país, no son nada alentadores opinando que tras el asesinatos de los líderes de las bandas, podría generar ciertamente una ola de violencia. Además, el experto comenta sobre la formación de éstas bandas: “Por lo general tienen un carácter expansionista o tienen interés en generar más ganancias, mejorar el nivel de mercado al que se dedican y extenderse desde el punto de vista territorial. Todo esto nos va a generar enfrentamientos y riñas entre quienes lideran las organizaciones”.

Actualmente Costa Rica se prepara para los comicios generales a realizarse el próximo 4 de febrero. Debido al panorama, se ha dado el debate sobre una “mano dura” para un país sin ejército, con una sociedad dividida por la desigualdad que se viene generando desde hace 20 años. Para Espinoza la solución viene de resolver problemas desde sus cimientos ya que: “por más personas que metamos a la cárcel esta situación va a continuar”. El experto da una serie de medidas necesarias para generar menor tensión social, estos son recuperar espacios públicos, mejorar distribución de riqueza, más oportunidades de trabajo, más viviendas, un sistema educativo más inclusivo, actividades culturales, mejorar alumbrados y otras estrategias.

Costa Rica se ha caracterizado por ser un ejemplo de liderazgo en la región y a nivel mundial, pero debe asegurar esto a sus habitantes. Debiendo adoptar políticas públicas y asegurar garantías a pueblos indígenas, adultos mayores, migrantes, entre otras poblaciones. Cuando países centroamericanos estaban en conflicto durante los años 70 y 80, Costa Rica logró tener una situación sin violencia, sin armas, sin golpes de estado. Gozaba de una buena situación en general por lo que ganó su reconocimiento mundial como una de las democracias más sólidas del mundo, como un país de riquezas, con buenos índices de desarrollo, seguridad, libertad y progreso social.

Las próximas elecciones presidenciales deberán enfrentar una situación que cada día aumenta tanto en expansión, como en número de enfrentamientos con finales trágicos para lograr sacar a Costa Rica de un futuro poco prometedor en materia de seguridad.

 

Latin American Post | Daniella Páez Otey

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…