América Latina: ¿un futuro en la industria espacial?

¿Qué posibilidades tienen los latinoamericanos de unirse a la carrera espacial?

América Latina: ¿un futuro en la industria espacial?

Históricamente, solo países como Estados Unidos y Rusia eran capaces de reunir el talento humano y los recursos financieros necesarios para llevar a cabo tan audaz emprendimiento. Era una tarea impulsada por la curiosidad humana, las guerras frías, y recientemente, la necesidad de buscar otros posibles hogares para la raza humana. Pero los tiempos han cambiado, y pocas naciones pueden darse el lujo de invertir en la exploración espacial, aún si se consideran los avances en conocimiento y en tecnología que surgen como producto de ella. ¿Podría Latinoamérica participar en este tipo de actividades?

Con presupuestos como el de la NASA en el 2014 de $17.7 billones de dólares, es entendible por qué los programas de exploración espacial están comenzando a recibir fuerte oposición y cortes en presupuesto. Desde un punto de vista económico comienza a haber un problema, ya que las personas perciben que ese dinero se podría destinar a otras causas “más urgentes” como la educación, la infraestructura de una región, o servicios médicos, entre otros. A medida que se incrementan los problemas sociales y de intervención inmediata en nuestro planeta, tenemos que preguntarnos: ¿qué le espera a la exploración espacial del hombre si los estados están cada vez menos dispuestos a invertir en ella?

El sector privado en la exploración espacial

Probablemente has escuchado de Elon Musk, el sudafricano que comenzó vendiendo videojuegos de niño y llegó a ser el CEO de Tesla, y a quien comúnmente se le compara con el personaje de historietas Tony Stark. Desde carros eléctricos de alta velocidad hasta cohetes que aterrizan de manera vertical, Musk viene rompiendo preconcepciones desde hace algunos años de lo que se puede o no hacer.

En el 2002 Musk fundó la compañía SpaceX con el propósito de crear cohetes comerciales capaces de llevar pasajeros al espacio. Fue tal la planeación y visión que propuso Musk para la empresa y para el futuro que podía tener en la industria, que la NASA le concedió un contrato para llevar carga hasta la ISS. Actualmente cuenta con contratos por alrededor de 10 billones de dólares.

Entonces, ¿podrían empresas como SpaceX ser el futuro de la industria espacial?

Los sucesos recientes apuntan a que la exploración espacial va a recaer sobre el sector privado a medida que pasen los años. Con otros personajes como Jeff Bezos de Amazon con su empresa Blue Origin y Richard Branson del Virgin Group con su empresa Virgin Galactic uniéndose a la carrera, comienza a verse la transición de la industria espacial a los grandes del sector privado. Incluidos también en esta lista de iniciativas privadas se encuentran Bigelow Aerospace de Robert Bigelow, the Mars One Project de Lansdorp y Wielders, y la nueva división aeroespacial de Boeing.

¿Qué se necesita en América Latina para hacer parte de la industria espacial?

¿Podría Latinoamérica jugar un papel importante en la exploración espacial? La respuesta es sí. El pasar de ser una industria predominantemente de manejo estatal a ser una de manejo privado presenta una oportunidad especial para la región. Debido a que a nivel estatal sería complicado poder invertir en esta industria por todos los problemas sociales a los que aún se enfrenta, la privatización podría llevar a que surjan empresas latinoamericanas que estén preparadas para enfrentarse al reto. No olvidemos que Latinoamérica viene teniendo una participación activa desde hace algunos años en la exploración espacial desde centros científicos como el Observatorio del Cerro Tololo, el Observatorio Paranal, y el Observatorio Gemini, entre muchos otros.

Entonces, ¿qué necesitaría una empresa latinoamericana para poderse desenvolver en la industria espacial? Aunque es difícil decir con total certeza lo que haría o no que una empresa fuese exitosa en este emprendimiento, se pueden distinguir algunas características clave que comparten muchas de las empresas que ya lo están haciendo. Estas son:

  • Tener un líder excepcional: a la cabeza de la empresa se encuentra una persona soñadora, determinada, y que constantemente desafía lo establecido. Es el motor y la cara de la compañía, y está dispuesto a hacer lo que sea por cumplir su misión.
  • Talento humano: antiguamente el talento aeroespacial se concentraba en organizaciones estatales como la NASA y la JAXA, pero las nuevas empresas privadas se han enfocado en atraer a ese talento a sus empresas. La industria viene incorporando todo tipo de perfiles, variando desde físicos, a biólogos, a arquitectos.
  • Músculo financiero: no es sorpresa que la industria de la exploración espacial requiera de grandes inversiones que probablemente no den retorno sino hasta dentro de un sin numero de años, si es que el proyecto tiene éxito. Tener un músculo financiero en el cual depender es vital para poder incurrir en este emprendimiento.
  • Especialización: la exploración espacial tiene un alto nivel de complejidad, por lo que las empresas han tendido a especializarse en solo ciertas actividades. Estas incluyen el turismo espacial, el desarrollo de cohetes, la colonización espacial y los sistemas de seguridad en viajes espaciales, entre muchos otros.

 

Latin American Post | Felipe Botero

Copy edited by Laura Rocha Rueda 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…