Canadá piensa en un mundo sin el TLCAN

Con la amenaza de Estados Unidos de abandonar el TLCAN, es necesario analizar qué pasaría con la nación norteamericana

Canadá piensa en un mundo sin el TLCAN

Read in English:Canada contemplates on a world without NAFTA

La terminación del TLCAN ciertamente afectaría la economía canadiense, pero los efectos exactos no serán claros hasta que se cree un reemplazo para el acuerdo comercial. Un acuerdo comercial bilateral entre Canadá y Estados Unidos podría reemplazar al TLCAN, pero eso no necesariamente resolvería los problemas.

Si Estados Unidos se apega a las regulaciones establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Royal Bank of Canada (RBC) predice que el PIB canadiense podría caer en un total del uno por ciento en hasta 10 años. Las reglamentaciones de la OMC, que Estados Unidos acordó previamente, establecerían un arancel "generalizado" de alrededor del 3,5 por ciento entre los dos países.

Nathan Janzen, economista senior del banco RBC, explicó que los tres países del TLCAN también forman parte del acuerdo de la OMC. "Entonces, si el TLCAN fuera eliminado por completo, Canadá, Estados Unidos y México estarían sujetos a las tasas arancelarias de la OMC y esas tasas arancelarias en realidad no son tan altas como se podría pensar. Si pasas del libre comercio al arancel promedio de 3,5%, no es nada y no es bueno para la economía a largo plazo, pero tal vez no sea desastroso a corto plazo", afirma Janzen.

Incluso, si los aumentos de tarifas son pequeños, el informe del RBC estima que 500,000 empleos canadienses en "sectores altamente sensibles al comercio" se verán afectados si se cancela el TLCAN. Los aranceles más altos afectarán a docenas de otras industrias manufactureras, como productos electrónicos y productos de limpieza.

Si bien la posible cancelación del TLCAN es una de las principales preocupaciones de los funcionarios canadienses, los legisladores estadounidenses declararon que la renegociación del TLCAN no es la mayor prioridad económica del país. Es el último golpe para los funcionarios canadienses y mexicanos que han estado trabajando para mantenerlo vivo. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mantenido a lo largo de las conversaciones comerciales que el país abandonará el acuerdo si las cosas no salen como lo desea.

La portavoz de la Embajada de Canadá en Washington, Christine Constantin, le dijo al Washington Examiner que su país todavía tenía esperanzas de una conclusión de "ganar-ganar-ganar" para las conversaciones. Pero agregó,"No aceptaremos ningún cambio en el acuerdo que no esté en los intereses de nuestro país. Estamos buscando un buen acuerdo para Canadá y uno que haga a América del Norte en su conjunto más competitiva en los próximos años; continuaremos negociando de buena fe y presentando soluciones pragmáticas ".

Es posible que Trump exija restricciones más estrictas a las reglas de origen como condición para continuar la participación de EE. UU en un posible TLC. Esto significaría restricciones más estrictas sobre Canadá que utiliza importaciones de terceros países en la producción de bienes destinados al mercado de Estados Unidos.

Vistas estas situaciones, Donald Trump tiene mucho que ganar y poco que perder. Si Canadá y México aceptan todas las demandas de los EE. UU, Trump gana. Si no están de acuerdo y el TLCAN se culmina, Trump también gana. Los escenarios hipotéticos son muchos, pero, hasta ahora, el interés de Canadá es que el TLCAN siga vivo por el interés de la región.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…