Venezuela y Portugal: ¿Política por pernil?

Nicolás Maduro acusó al gobierno luso de impedir la llegada de Pernil a su país

Venezuela y Portugal: ¿Política por pernil?

Crisis: una palabra que parece haberse conjugado con Venezuela. Desde cualquier punto de vista este país latinoamericano vive una de las situaciones más complicadas en su historia. Aspectos como la economía, seguridad, calidad de vida e incluso la salud y la alimentación, son parte de los problemas que debe sortear a diario el habitante de este país.

Actualmente, los sistemas de distribución de alimentos en Venezuela tienen un déficit marcado. La capacidad de poder llevar artículos de primera necesidad a la población en general es casi nula y, por si fuera poco, los insumos alimentarios que se encuentran en el mercado tienen precios que son inalcanzables para el obrero venezolano.

Si le resulta difícil de creer, analice el siguiente ejercicio: el salario mínimo legal con bonos alimentarios incluidos es de Bs. 457.000,00. Ahora tenga en cuenta que 1 Kg de carne tiene un precio de Bs. 230.000,00 y un cartón de huevos Bs. 260.000,00, es decir, con estos dos artículos ya habría gastado el total de su plusvalía mensual.

Trazado este ejercicio, hay otro aspecto que se debe considerar, el Gobierno venezolano ofrece esporádicamente al pueblo un sistema de distribución de alimentos, a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Con estos comités se “garantiza” a la población el abastecimiento total de servicios de la canasta básica.

El mismo ejecutivo nacional prometió que llevaría a través de las cajas del CLAP, pernil a todos los hogares venezolanos para darles “una feliz navidad”. Sin embargo, esto ocasionó una nueva crisis a la nación suramericana debido a que este jamón nunca llegó a los hogares y ha motivado fuertes protestas desde el 25 de diciembre en diferentes ciudades de la nación.

Desde la misma presidencia, el titular Nicolás Maduro Moros, explicó mediante un mensaje transmitido en el canal estatal Venezolana de Televisión, que la responsabilidad había sido de Portugal. Maduro atribuyó la falta de pernil a un “sabotaje” internacional. El mandatario dijo en la alocución que él había emitido los pagos necesarios a los ganaderos lusos, pero que el ejecutivo portugués “persiguió y saboteo” los barcos donde se estaba trasladando el alimento a Venezuela.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, expresó que esta nación no tiene responsabilidad alguna en las fallas de distribución del pernil a la nación latinoamericana. Adicionalmente, Santos Silva agregó que “el gobierno portugués no tiene poder para sabotear el pernil” a través de una entrevista al medio luso LTF.

Incluso esta misma situación motivo a que desde el gobierno portugués se revise la embajada para hacer las investigaciones referentes al caso, antes de poder dar alguna conclusión. Mientras tanto Maduro aseguró que se vengaría de esta intromisión portuguesa y que a pesar de este saboteo “nadie le quitará la alegría al pueblo venezolano”.

Hay que acotar que mientras se da este impase diplomático, en Venezuela, se han registrado fuertes protestas en sectores populares de la Caracas. En estos sectores se han enfrentado los manifestantes con la guardia nacional, en lo que han catalogado como la “revolución del pernil”. Por otra parte, se ha podido evidenciar en diferentes redes sociales, movilizaciones pacíficas y violentas, debido a los escases de alimentos que sigue imperando en esta nación.  

LatinAmerican Post | Julio Abella

Copy edited by Marcela Peñaloza

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…