Medellín: el jugoso negocio de las fotomultas

En la ciudad colombiana, las notificaciones de infracciones de tránsito se hacen arbitrariamente y los ciudadanos pagan sumas mucho mayores a la multa debida

Medellín: el jugoso negocio de las fotomultas

La Secretaría de Movilidad de Medellín sigue impartiendo de manera irregular comparendos por fotodetención a conductores paisas.  Los procedimientos de notificación son, en su mayoría arbitrarios, pues violan el derecho de los ciudadanos al debido proceso.

Ante esta problemática, las Secretarías de Movilidad en Colombia, entidades regionales, tienen represados miles de derechos de petición y tutelas donde se evidencian los reclamos justificados de los ciudadanos que al no ser reportados de manera personal se llevan la sorpresa de una deuda pendiente que supera hasta en un 100% el valor total neto de la infracción.

Los valores por interés de mora no son en vano. La Secretaría aun insiste en que las notificaciones pueden hacer a través del número de domicilio, el correo electrónico, mensajes de texto o publicación en carteleras de las instalaciones de la unidad de transito según la jurisdicción donde se cometió la infracción. De las anteriores, las únicas que cuentan con respaldo jurídico son la notificación al número de domicilio o cuenta personal de correo electrónico. Las demás violan la resolución 3095 en su artículo 10 que se refiere a la Comisión de Regulación de Comunicaciones. La resolución indica que deben ser dos los avisos de llegada. Es decir, dos intentos de entrega al infractor.

En la mayoría de casos los proveedores de mensajería de las Secretarías de Movilidad no hacen las notificaciones de manera efectiva, pues si no encuentran a nadie en la vivienda correspondiente se van sin dejar constancia de un intento de entrega. También pasa cuando no son capaces de dar con la ubicación exacta. Si a la segunda vez pasa lo mismo los proveedores marcan en el tablero de entrega la casilla de NO RESIDE dando por hecho que allí ya no vive el infractor. La realidad es otra. El infractor en realidad no estaba en su vivienda en el momento que la empresa de mensajería quiso hacer efectivo el aviso.

Es por eso que muchos meses después cuando los usuarios quieren consultar su estado de cuenta por infracciones de tránsito en el SIMIT (Sistema Integrado de Información sobre Multas y Sanciones por Infraccionesde Tránsito), se llevan la sorpresa de que adeudan sumas absurdas, muchas veces con recargos de hasta el 100 y 200% del valor de la multa.

En un pronunciamiento reciente, la Corte Constitucional ordenó a las Secretarías de Movilidad del País, que todos los avisos de notificación a infractores deben hacerse a través de entrega personal por número de domicilio o a través de correo electrónico. La decisión surge a raíz de tres tutelas presentadas por ciudadanos que consideraron que al no ser notificados se les estaba violando su derecho a la defensa.

La Corte estableció que las notificaciones que no se hagan en los tres días hábiles siguientes a la infracción podrán ser anuladas por jueces administrativos. Sin embargo, lo que contempla la ley poco se cumple y casi siempre, por no decir siempre termina ganando la Secretaría de Movilidad. Al final los infractores que reconocen su error, deben pagar cifras con intereses elevadísimos. Los privados celebran argumentando que la responsabilidad de no ser notificados es culpa del infractor quien no revisa todos los días la página del SIMIT.

 

Latin American Post | Andrés Duque Gutiérrez

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…