"La Alborada" una herencia mal habida

En Medellín el mes de diciembre inicia con una celebración heredada del narcotráfico y el paramilitarismo

En Medellín, Colombia, cada amanecer del primero de diciembre se celebra con pólvoraSin embargo, la celebración tomó más fuerza desde el año 2003 cuando se oficializó la desmovilizaron de 855 integrantes del grupo paramilitar Bloque Cacique Nutibara de las AUC. Esta fecha coincide con el natalicio del fallecido narcotráficante Pablo Escobar Gaviria, aunque poca gente conoce esta realidad.

Medellín es heredera del paramilitarismo y el narcotráfico, ya que la región fue epicentro de actividades ilegales en las décadas de los años 80 y 90. Debido a la actividad criminal se crearon bandas delincuenciales dedicadas a realizar hechos que atentaban contra las personas de cualquier barrio de la ciudad o municipios aledaños.

Los juegos pirotécnicos fueron el modo de celebración de los ‘narcos’ o ‘paras’ para conmemorar los hechos antes mencionados. No obstante, para la gente del común la razón por la que utilizaban dichos elementos era para dar inicio a la época más feliz del año: La Navidad; por lo que inherentemente, se aceptó la herencia dejada por grupos al margen de la ley sin conocer las razones reales.

Pese a campañas de sensibilización, multas económicas y mayor vigilancia, la práctica continua. La situación es preocupante no sólo por lo que connota esta práctica, si no por el número de quemados que deja esta actividad. El número de personas afectadas por el material explosivo este año fue de sólo ocho personas lesionadas, siete de éstas se presentaron en Medellín y el área metropolitana. La anterior cifra es significativa pues representa una reducción del 70% con respecto a los años anteriores, cuando el número de afectados llegaba a 17 o 20 quemados.

La reducción de estos hechos tienen relación con la conciencia de la ciudadanía en dejar atrás la cultura del narcotráfico que ha tenido Medellín. Asimismo, se ha generado la cultura de sensibilización de la protección de los niños y adultos quemados por la pirotecnia  y ha influido el homenaje a los fallecidos del fatal accidente aéreo del equipo de fútbol brasileño Chapecoense.

Aunque la cultura narco de Medellín está cambiando y la promoción de campañas para evitar las consecuencias del uso de la pólvora han aumentado, el pasado 30 de noviembre al amanecer del primero de diciembre  se realizó la famosa ‘La Alborada’, una cuestionada práctica que año a año da la bienvenida a la temporada decembrina.

Alejandra Espinal, habitante de la región, considera que es de muy mal gusto que se siga practicando la famosa ‘Alborada’ porque se sigue recordando esa parte del narcotráfico y el paramilitarismo que afectó tanto a Medellín y que sigue haciéndolo.

Sandra Escobar opina que 'La Alborada' está ligada en gran parte a la ignorancia que tiene la comunidad frente al tema, pues desconocen los motivos reales que crearon esta actividad que desencadenó en una “doble moral” en las personas.

Adicionalmente, para contrarrestar la mala herencia de los grupos ilegales con La Alborada, el Área Metropolitana del Valle del Aburrá, entidad que agrupa a los diez municipios conformados por Medellín y los de su alrededor, ha creado una campaña animalista para la protección de los perros y gatos. Estos animales también sufren por esta actividad y por esto se ha convocado a la llamada “La Huellatón”. La actividad consiste en que los dueños inscriban a sus mascotas registrando sus huellas, para así hacer un llamado para la protección de estos animales con la pólvora.

Todas las campañas que se han creado para la reducción del número de quemados por la pólvora, la atención a perros y gatos, y dejar atrás la cultura de las bandas criminales en los años 80`s y 90`s, han sido efectivas.Estas acciones contra la pólvora permiten que se reconozcan las consecuencias de su uso. Sin embargo, falta más apropiación del cambio de cultura, de pensamiento y desarraigo a acontecimientos que generaron dolor a Medellín y Colombia.

 

Latin American Post | Mariana Parra

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…