Bolivia: El próximo epicentro del comercio y el transporte

El país latinoamericano replantea su estrategia económica

Bolivia: El próximo epicentro del comercio y el transporte

Read in English: Bolivia: the largest commercial hub?

Bolivia está cambiando a un ritmo vertiginoso. A través de un préstamo de 120 millones de dólares por parte del Banco Interamericano de Desarrollo, el país latinoamericano optimizará su capacidad institucional para mejorar los sistemas de trasporte y modernizar su infraestructura en los próximos 40 años. En 2015, el sector de transportes generó el 7.83% del Producto Interno Bruto y ofreció empleo al 5.8% de la población boliviana.

El país latinoamericano ha optado por sacar provecho de su posición geográfica con el objetivo de posicionarse como un punto de encuentro estratégico para el comercio entre Brasil, Perú, Chile, Argentina y Paraguay – todos países colindantes con Bolivia. Esta decisión también considera a Colombia como una parte interesada, ya que el 5% de las exportaciones de Bolivia llegan al país del norte del sub-continente.

La decisión del gobierno de Evo Morales por aplicar al préstamo internacional responde a la agenda nacional 2016-2020, cuyo objetivo principal es fortalecer el desarrollo integral de Bolivia a través de crear fuentes sostenibles de trabajo. La agenda 2016-2020 es la continuación del proceso vivido entre 2004-2014, el cual tenía como objetivo generar erradicar la pobreza.

Entre 2004 y 2014, el país creció 4.9% anual en promedio y su GINI se redujo 0.13 puntos hasta un total del 0.47.

El plan de acción del gobierno boliviano para enfrentar el sub desarrollo implicó una primera etapa donde atacar la pobreza fue la primera prioridad; entre 2004 – 2014, el gobierno del país latinoamericano disminuyó la pobreza en 20%. Luego, una segunda etapa implicaría aumentar los ahorros fiscales del país al 15% con el objetivo de apalancar grandes volúmenes de crédito que gestarían una tercera etapa de generación de trabajo masivo

El impacto de la incorporación de la nueva fuerza laboral al sector primario llegó a su punto más alto en 2013 cuando el país creció a una tasa de 6.8%. Sin embargo, ante la caída del nivel general de precios en el sector primario la economía se contrajo a crecer 4% en 2016. El súbito cambio en la economía implicó que los esfuerzos del país para frenar la pobreza se estancasen y se necesitase de mayores canales internacionales de cooperación

A manera de respuesta, tanto el Banco Inter-Americano de Desarrollo como el Banco Mundial financiaron operaciones que aumentarán la capacidad de transportes del país en un 53%, la eficiencia del sector rural y agricultural en 24%, desarrollo urbano en 5%, ambiental en 4%, y de empleo en 2%. Bolivia espera con la incorporación de estas medidas un crecimiento sostenido de 5% y el objetivo de reducir la pobreza extrema en 10% para el año 2020

El país del cono sur está orientado a integrarse eficientemente con el resto del continente y a actuar en conjunto con su sector privado. Sumado a los recientes esfuerzos de gobernanza se encuentra el aval de la comunidad internacional que ve con buenos ojos los planteamientos sociales y económicos del país.

Bolivia está rompiendo con su imaginario de ser un país socialista que se mantiene alejado de las tendencias internacionales. Lejos de ser un país dependiente del cultivo de hojas de coca, la nación se convertirá en un epicentro del comercio y el transporte en América Latina.

 

Latin American Post | David Eduardo Rodríguez

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…