Emprendimiento juvenil en Colombia

Los gobiernos regionales necesitan mejorar las condiciones e incentivos para el desarrollo de PYMES

Emprendimiento juvenil en Colombia

Según el Organismo Internacional de Juventud, los jóvenes entre los 18 y 34 años son quienes más interés manifiestan para ser emprendedores.

Según el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico (2017), Colombia se ubica en el primer puesto en cuanto al capital humano emprendedor.

Sin embargo, el panorama del mercado laboral en Colombia y en la región no es bueno. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el desempleo este año alcanzará una tasa del 8,4%, lo que quiere decir que 25 millones de latinoamericanos no tendrán trabajo. En Colombia, la situación es un poco más compleja dado que el país se encuentra entrando en la época de postconflicto, y de las filas de las FARC saldrán decenas de excombatientes, muchos de los cuales son jóvenes.

En Colombia, se registran alrededor doce millones de ciudadanos entre los 14 y 28 años de edad y representan la fuerza laboral más grande del país. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) para septiembre de 2017 la tasa de desempleo juvenil era del 16.1%, una cifra superior comparada con la del año anterior para el mismo periodo (15.5%), esto se debe a que los jóvenes tienen problemas para acceder al mercado laboral por su formación o falta de experiencia.

Es por esto, que el gobierno nacional y organismos internacionales han manifestado que el emprendimiento es la principal salida para este problema. No obstante, el emprendimiento informal, no tiene el mismo impacto en la economía que las ideas o empresas orientadas no solo a la creación de capital económico, sino a una transformación social y ambiental en los entornos donde se desarrollan.

En este sentido, son diversas las organizaciones e iniciativas que están articulando esfuerzos para dar apoyo al emprendimiento juvenil, tal es el caso de las Cámaras de Comercio al rededor del país, que a través de la ley 1780 de 2016 otorgan beneficios a los menores de 35 años que decidan emprender y formalizar sus ideas de negocio.

Entre los beneficios que se otorgan están: la exención del pago en la matrícula mercantil y su renovación para el primer año; y descuentos en el pago de los aportes a las cajas de compensación. Así como la rebaja en algunas de las obligaciones tributarias ante el Departamento de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN)

Estas acciones lo que buscan, es promover el emprendimiento y dinamizar la economía a través de la generación de capital, generación de empleo y mejora de la calidad de vida. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, se estima que los emprendimientos, las micro, las pequeñas y medianas empresas aportan el 80,8 % del empleo en el país.

Apostarle a la creación de empresas en Colombia y en Latinoamérica contribuirá no solo al bienestar de un particular, sino también al del común y al fortalecimiento de las economías locales lo que se verá reflejado en las mejoras de la calidad de vida de la comunidad.

 

Latin American Post | Valeria Morales

Copy edited by Carlos Eduardo Gómez Avella

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…