Puerto Rico: la tragedia económica

El Huracán María es tan sólo la punta del iceberg

Puerto Rico: la tragedia económica 

Read in English: Puerto Rico: an economic tragedy

Donald Trump lanzó toallas de papel a un grupo de puertoriqueños que se reunió a escuchar las declaraciones de su presidente luego del Huracán María. El desastre natural causó un gran daño a la isla que tiene ahora 3.15 millones de personas sin energía y comunicaciones.

La tormenta se desató nuevamente cuando el presidente de Estados Unidos anunció que la deuda de Puerto Rico debía saldarse prontamente.

 

El origen de la déuda

Cuando un país tiene un plan de desarrollo coherente es muy probable que salga al mercado abierto para buscar recursos económicos en cuyo caso tiene dos opciones. La primer opción es imprimir dinero a cambio de inflingirse inflación, la segunda opción es emitir bonos.

En el 2000, Puerto Rico inició un proceso de actualización en su economía. Para financiarse vendió bonos a Franklin Templeton, Oppenheimer, Aurelius Capital y Goldman Sachs Asset Management. La buena impresión que causó la venta de bonos atrajo inversión extranjera que tuvo operaciones consistentes hasta el 2006.

En 2006, la isla se sometió a una reforma en la política de impuestos que causó la salida masiva de las compañías estadounidenses y que condujo a una recesión económica de la que actualmente no ha salido. Puerto Rico debe 74 billones de dólares a diferentes fondos de inversión

 

Pensiones

Adicional a la crisis de deuda soberana que atraviesa Puerto Rico, hay otra deuda que permanece latente y es con la misma sociedad. A los baby boomers puertoriqueños se les debe 53 billones de dólares pues las nuevas generaciones no han generado suficiente dinero como para cubrir las promesas pensionales que gobiernos anteriores realizaron a su fuerza laboral

El gobierno de Puerto Rico se enfrenta a una deuda total de 127 billones de dólares.

 

Respuesta de los mercados

El presidente Donald Trump anunció que se tomarán acciones definitivas respecto a la situación en Puerto Rico. A pesar de no ser declaraciones definitivas, el director del presupuesto estadounidense hizo saber que el país no intervendrá en el pago de la deuda de la isla.

De cualquier modo, es claro que los llamados de Wall Street fueron escuchados y que su proceso para recuperar su dinero está en proceso. Medios internacionales anticipan que los recursos de la isla serán vigilados por organismos internacionales tal que se alcance prosperidad de largo plazo en el territorio.

Los mercados internacionales absorbieron la noticia casi inmediatamente, luego de conocerse las declaraciones del presidente norteamericano anunciandp que el precio de los bonos de Puerto Rico a 2035 cayó en 45%, indicando que invertir en el país es menos riesgoso y por tanto menos rentable.

 

 

Latin American Post | David Eduardo Rodriguez Acevedo

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…